Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

25
May
2021

No hay Dios, ¿afirmación necia o inteligente?

5 comentarios
zarzafuego

Las letras cobran sentido cuando forman palabras. Las palabras tienen sentido dentro de las frases, y las frases dentro de su contexto. Si afirmo que la Biblia dice: “no hay Dios”, por una parte, digo algo exacto, pero por otra digo una tremenda falsedad. Digo algo exacto porque esas tres palabras, seguidas y en este orden, pueden encontrarse en el libro de los Salmos (14,1). Pero digo una falsedad porque tal como el libro de los salmos emplea estas palabras, lejos de afirmar que Dios no existe, lo que hace es decir que quién lo afirma es un necio: “dice en su corazón el insensato: no hay Dios”.

¿Vamos entonces a calificar de “necios” a todos los ateos? De ningún modo. El texto del salmo no dice que el ateo es necio. Afirma que el necio dice “en su corazón” que Dios no existe. Importa notar que lo dice “en su corazón”, porque el inteligente sólo lo puede decir “en su cabeza”. O sea, necio es el que no quiere que Dios exista; inteligente es el que no encuentra razones para afirmar que existe. Los necios actúan movidos por la pasión, los inteligentes buscan razones. Dice, a mi modo de ver con acierto, Miguel de Unamuno: “no creer que haya Dios es una cosa; resignarse a que no le haya es otra, aunque inhumana y horrible; pero no querer que le haya, excede a toda monstruosidad moral”.

Un creyente puede comprender perfectamente al que no cree en Dios, porque el ateo se apoya en el mismo presupuesto que tiene el creyente para sustentar su fe, a saber: Dios no es una evidencia. Y como no es una evidencia, es posible decir que no existe. De ahí que un ateo coherente no es un “anti”, no está en contra de las religiones. Sencillamente no encuentra motivos para afirmar lo que afirman los creyentes.

Otra cosa es el necio o el insensato, para utilizar el lenguaje bíblico. Es una insensatez no desear que Dios exista. Al menos es una insensatez desear que no exista el Dios cristiano, un Dios lleno de amor, de misericordia y de bondad, que quiere que todos los seres humanos sean felices. Si partimos de este concepto de Dios, entonces se puede no creer en él, pero parece una insensatez no desear que exista. Evidentemente, si se tienen otros conceptos de Dios (por ejemplo un Dios que pide sacrificios humanos), podría ser comprensible desear que no exista. Por eso, una buena predicación cristiana debería llevar a los ateos a una conclusión parecida a esta: “es muy bello, muy estimulante y muy esperanzador este anuncio, pero desgraciadamente yo pienso que tanta belleza no es verdad”.

Más aún, después de pensar con buenas razones que tanta belleza no puede ser verdad, el ateo serio debería añadir: “Ojalá fuera verdad tanta belleza”. Si nuestra predicación logra llevar a los no cristianos a este “ojalá fuera verdad tanta belleza”, es claro que hemos hecho una buena predicación y hemos puesto al no creyente en el umbral de la fe.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
SUSANA LUCIA ERRA
25 de Mayo de 2021 a las 17:03

FRAY MARTIN , gracias por esta reflexion , ultimamente en estos tiempos raros no me siento necia ,pero a veces en medio de tanto dolor me cuesta creer que Dios permita esto ,Se que le haran comentarios eruditos basados en la Biblia, analizando su escrito yo solo puedo decir que en medio de este pais que se cae a pedazos mi Argentina me siento muchas veces defraudad a por las injusticias, Veo la Cruz y me pregunto que paso , porque y para que No se si Dios me iluminara en mi fe pero asi me siento , Gracias por todo , por lo menos no me siento una necia

2
Juanjo
25 de Mayo de 2021 a las 19:23

Acertada y afinada reflexión. Hay motivos personales para creer y para no creer. La fe es un acto totalmente libre, ¡Gracias a Dios!
Y el tema del ateísmo es poliédrico (como casi todo). Complejo y discutible. Además del problema del mal, yo creo que una de las razones actuales es la de la equivocada idea sobre Dios. Lo que interesa es la utilidad, ¿Me sirve para algo? ¿Gano algo con ello?. Generalmente quien se lo plantea piensa en algo práctico, tangible, manda el ideal materialista. Todavía persiste la idea de un Dios, que exprime, que exige, que me obliga, que no permite vivir bien, que me limita, que me corta mis ansias de autonomía. Mejor entonces ser ateo que creer en ese dios. Pero es ahí donde los cristianos tenemos la misión de mostrar el “verdadero rostro” de Dios.

3
Mercedes
25 de Mayo de 2021 a las 21:36

Dios respeta la libertad humana . Para eso hemos sido hechos a su imagen y semejanza . El hombre , usando de su libertad puede hacer todas las maldades que quiera , así como las bondades . Dios , nos crea y nos cria , pero somos nosotros , ejerciendo nuestra libertad , quienes optamos por el bien o el mal .
Quienes creen o quieren creer que Dios no existe , es porque no lo conocen .

4
José Rosario (México)
27 de Mayo de 2021 a las 19:10

"Dice el necio para si, no hay Dios que me pida cuentas..." La necedad de los hombres es la sabiduría de Dios y la sabiduría de Dios puede llegar a ser necedad para el hombre.
Hoy en día, pareciera que el necio ha dejado de existir, por lo menos el necio que afirma que no hay Dios que le pida cuentas, porque hoy en nuestros tiempos ¿Quién piensa en las cuentas de Dios? El necio implícitamente reconoce la existencia de Dios en su afirmación y actúa conforme a sus criterios, en cambio el hombre de fe, el creyente actual, aunque crea en la existencia de Dios, ni siquiera se preocupa por que Dios le pudiera pedir cuentas, vive peor que el necio. Por lo tanto, la frase "No hay Dios", resulta sabia ante el corazón del necio por el ejercicio de la plena libertad humana, en cambio, de frente a la inteligencia del hombre de fe, resulta necia por que el corazón de fe aunque reconoce a Dios vive con la necedad practica del necio. ¿Acaso la voz de la pandemia COVID-19, no es la misma voz de Dios "la voz del Espíritu" que nos pide cuentas, tanto a necios como a creyentes?

5
Ofelia Olvera
31 de Mayo de 2021 a las 06:32

Claro que Dios Existe, si no existiera nosotros tampoco existiríamos ni creyentes ni ateos ,y debemos de creer porque Dios es Fé no Razón 🙏

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo