Nihil Obstathttp://nihilobstat.dominicos.org/Este blog trata de cuestiones religiosas, teológicas y eclesiales. Busca ser un espacio de reflexión y diálogo.es-esCopyright 2017 Orden de Predicadores. Todos los derechos reservados.Fri, 13 Oct 2017 00:00:00 +020020¿Qué se oculta tras un párrafo opaco?http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/que-se-oculta-tras-un-parrafo-opaco/<p>&ldquo;Tras un p&aacute;rrafo opaco siempre se oculta una ignorancia o una trama delictiva&rdquo; (Sir Peter Medawar, premio Nobel de Medicina).</p> <p>Claridad no es vulgaridad. La claridad es limpia, la vulgaridad sucia. Claridad no es simplismo. La claridad es profunda, el simplismo es superficial. Claridad tiene que ver con capacidad de adaptaci&oacute;n, de hacerse comprender, de decir las cosas m&aacute;s serias y profundas de modo que el otro las entienda.</p> <p>Cuando se habla o escribe, m&aacute;s importante que la correcci&oacute;n ling&uuml;&iacute;stica, es que los destinatarios entiendan lo que se dice. Si entienden se ha logrado el objetivo de la comunicaci&oacute;n. Si no entienden se bloquea la comunicaci&oacute;n. Cierto, en ocasiones uno habla buscando precisamente que no le entiendan. Es el caso del delincuente que, en vez de explicarse, lo enreda todo. O del que quiere ocultar algo. Cuando le piden explicaciones todo lo tergiversa.</p> <p>En ocasiones se escribe para &ldquo;lectores inteligentes&rdquo;, utilizando una terminolog&iacute;a o unas im&aacute;genes que parecen inocuas, para decir algo muy serio. Por ejemplo, en mi anterior post tuve la ocurrencia de proponer una peregrinaci&oacute;n de cat&oacute;licos catalanes a la Virgen del Pilar y una peregrinaci&oacute;n de cat&oacute;licos del resto de Espa&ntilde;a a la Virgen de Monserrat. Si alguien pens&oacute; que hab&iacute;a postergado a la Virgen de los Desamparados no entendi&oacute; la buena o la mala intenci&oacute;n con que me expresaba. Porque, en las actuales circunstancias, las peregrinaciones buscaban ser un s&iacute;mbolo de la necesaria fraternidad entre los distintos pueblos del estado espa&ntilde;ol.</p>Martín Gelabert Ballester, OPFri, 13 Oct 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/que-se-oculta-tras-un-parrafo-opaco/Virgen del Pilar y de Monserrathttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/virgen-del-pilar-y-de-monserrat/<p>En el a&ntilde;o 1950 Juan de Ordu&ntilde;a dirigi&oacute; una pel&iacute;cula titulada &ldquo;Agustina de Arag&oacute;n&rdquo;. En un momento dado aparece un militar arengando a la gente concentrada en la plaza, llamando a la resistencia contra las tropas invasoras. Y enseguida un cantante canta la famosa jota: &ldquo;La Virgen del Pilar dice que no quiere ser francesa, que quiere ser capitana de la tropa aragonesa&rdquo;. Tras los v&iacute;tores de la multitud aparecen tres personajes en di&aacute;logo, un catal&aacute;n y dos aragoneses. El primer aragon&eacute;s se dirige al catal&aacute;n y le dice: &ldquo;que peque&ntilde;ica es la Virgen del Pilar, pero que grande es&rdquo;. El catal&aacute;n replica: &ldquo;si, pero no pierdas de vista a la moreneta de Monserrat, que tampoco es manca&rdquo;. Entonces interviene un tercero que dice: &ldquo;no se&aacute;is brutos, que las dos son la misma&rdquo;.</p> <p>Me parece una escena divertida e inteligente. Las dos son las misma, claro est&aacute;. Pero no es menos cierto que este icono universal (al menos en el mundo cat&oacute;lico y ortodoxo), que es la Virgen Mar&iacute;a, precisamente porque es universal, o sea de todos, cada uno la quiere hacer suya, y la particulariza, la pinta con los rasgos propios de su lugar y de su cultura. As&iacute; se explican las m&uacute;ltiples adjetivaciones que recibe Mar&iacute;a, la mayor&iacute;a de ellas ligadas a lugares o culturas. Porque es de todos, es de cada uno. Pero porque es de todos, nadie se la puede apropiar, ni pretender que uno de los t&iacute;tulos es el m&aacute;s adecuado. Ella es lazo de uni&oacute;n, nunca de divisi&oacute;n. Las im&aacute;genes de la Virgen del Pilar y de la Virgen negra de Monserrat representan a la misma mujer sencilla y humilde, cuya vida estuvo totalmente al servicio de Dios y de sus hermanos, los seres humanos. Ella es la esclava del Se&ntilde;or y la servidora de los hombres.</p> <p>Recuerdo con emoci&oacute;n la primera vez que, siendo ni&ntilde;o, visit&eacute; la bas&iacute;lica del Pilar. A mi hermano y a mi nos llev&oacute; all&iacute; mi padre. Todav&iacute;a tengo en la memoria las palabras con las que nos invit&oacute; a rezar ante la imagen. Cada vez que he tenido ocasi&oacute;n de volver a Zaragoza suelo visitar la bas&iacute;lica del Pilar. All&iacute;, en dos ocasiones, he predicado la novena del Pilar. Y una vez celebr&eacute; una Misa en lengua francesa, para un grupo de religiosas catalanas y francesas. Por cierto, la Virgen del Pilar quiere ser francesa y no quiere ser capitana de ninguna tropa, porque a todos nos llama a ser hermanos. Y para ser hermanos sobran todas las armas. Bastan las manos abiertas y los cuerpos dispuestos a abrazarse.</p> <p>Hablando de hermandad y pensando en los tiempos que corren, &iquest;c&oacute;mo no se le ha ocurrido a nadie con autoridad eclesi&aacute;stica montar una gran peregrinaci&oacute;n de cat&oacute;licos catalanes al Pilar y de cat&oacute;licos del resto de Espa&ntilde;a a Monserrat?</p>Martín Gelabert Ballester, OPMon, 09 Oct 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/virgen-del-pilar-y-de-monserrat/¿Qué significa que el Padre está en el cielo?http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/que-significa-que-el-padre-esta-en-el-cielo/<p>En la oraci&oacute;n que Jes&uacute;s nos ense&ntilde;&oacute;, lo primero que se dice de &ldquo;nuestro Padre&rdquo;, antes de pedirle nada, es que est&aacute; en el cielo. Sin duda, esta imagen espacial indica que Dios est&aacute; m&aacute;s all&aacute; de todos los esfuerzos humanos, de todas nuestras intuiciones, de todos nuestros deseos, de todos los productos de nuestro esp&iacute;ritu, por muy sublimes que sean. La realidad de Dios sobrepasa todo lo que el hombre puede alcanzar.</p> <p>Y, sin embargo, este Dios que est&aacute; en el cielo penetra los abismos. Comentando estas palabras referidas a Mar&iacute;a, &ldquo;Dios ha mirado la humillaci&oacute;n de su esclava&rdquo;, Lutero dice: Dios nunca mira hacia arriba, porque no hay nada por encima de &eacute;l; tampoco mira a su alrededor, porque nada le iguala. Necesariamente tiene que mirar hacia abajo, y cuanto m&aacute;s abajo est&aacute; uno, mejor le ve Dios. Luego, Lutero se explaya hablando de la humilde Mar&iacute;a, a la que Dios mira con amor precisamente por su peque&ntilde;ez.</p> <p>Tom&aacute;s de Aquino, comentando estas palabras del Padrenuestro, dice: &ldquo;que est&aacute;s en los cielos&rdquo; indica la cercan&iacute;a de Dios hacia nosotros, su prontitud para escuchar. E interpreta &ldquo;estar en los cielos&rdquo;, como &ldquo;estar en los santos, en los cuales habita Dios&rdquo;. Teniendo como referencia el salmo 118 (&ldquo;los cielos proclaman la gloria de Dios&rdquo;), Tom&aacute;s de Aquino afirma que &ldquo;los santos son denominados cielos&rdquo;. En efecto, quienes proclaman la gloria de Dios son los santos.</p> <p>Me parece profunda esta intuici&oacute;n de Santo Tom&aacute;s: Dios est&aacute; en los cielos, es decir, en aquellos que han hecho de su vida una vida conforme a la de Dios, una vida celestial. El todopoderoso, el que nada ni nadie puede retener, el Se&ntilde;or de la gloria, se hace presente en la persona justa. El cielo, m&aacute;s que un lugar, es una manera de ser, una actitud. &iquest;No dice el amante que su amada es un &ldquo;cielo&rdquo;? En los que se comportan divinamente, all&iacute; est&aacute; Dios.</p> <p>As&iacute; concluye Tom&aacute;s de Aquino su interpretaci&oacute;n de estas palabras del Padrenuestro: &ldquo;como a causa de su excelsitud algunos han afirmado que Dios no se preocupa de las cosas de los hombres, conviene tener presente que es alguien cercano, &iacute;ntimo; de &eacute;l se dice que est&aacute; en los cielos, es decir, en los santos, a los cuales se les llama cielos&rdquo;.</p>Martín Gelabert Ballester, OPThu, 05 Oct 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/que-significa-que-el-padre-esta-en-el-cielo/Francisco de Asís: todo bien, sumo bienhttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/francisco-de-asis-todo-bien-sumo-bien/<p>Francisco de As&iacute;s es un extra&ntilde;o personaje que inquieta y atrae al mismo tiempo. Inquieta porque nos recuerda la gravedad y seriedad del evangelio. Y atrae porque vemos en &eacute;l un ideal humano y cristiano que tambi&eacute;n quisi&eacute;ramos realizar nosotros.</p> <p>Lo que de verdad interesa de San Francisco viene expresado sint&eacute;ticamente al comienzo de las <em>Florecillas</em>: &ldquo;Primeramente es de advertir que el glorioso Padre San Francisco en todos los hechos de su vida fue conforme a Jesucristo&rdquo;. Recordar a san Francisco es un est&iacute;mulo para conformar nuestra vida a Jesucristo. Lo que Francisco recomienda a sus hermanos es seguir la doctrina y la vida de Nuestro Se&ntilde;or Jesucristo y guardar el Santo Evangelio del Se&ntilde;or Jes&uacute;s. La vida y escritos de Francisco son una clara confesi&oacute;n de fe y una descripci&oacute;n de su itinerario ininterrumpido hacia Dios: &ldquo;T&uacute; eres santo, Se&ntilde;or Dios &uacute;nico, que haces maravillas. T&uacute; eres fuerte, T&uacute; eres grande. T&uacute; eres alt&iacute;simo. T&uacute; eres el bien, todo bien, sumo bien&rdquo;, escribi&oacute; en un papel que entreg&oacute; a fray Le&oacute;n. Si el Se&ntilde;or es el &uacute;nico bien, no hay tierras que sean sagradas, no hay negocios que sean intocables, no hay estandartes que se defienden a cualquier precio, no hay partidos que nunca se equivocan, no hay pasiones que siempre me dominan, no hay intereses que me hacen perder la cabeza.</p> <p>En este contexto se entiende su amor a la pobreza. Ella no es un fin, sino un medio para vivir mejor el evangelio, para hacer verdadero el &ldquo;T&uacute; eres santo, t&uacute; el sumo bien&rdquo;. Para Francisco la pobreza va unida al amor. Ella nos libera de nuestro ego&iacute;smo, de nuestro af&aacute;n de posesi&oacute;n, de toda inquietud, confunde toda codicia, toda avaricia (<em>Saludo a las virtudes</em>), y nos permite estar pendientes del otro, atentos a su persona. Hay una hermosa leyenda que narra los desposorios de Francisco y sus hijos con la pobreza. Cuando la dama pobreza comprende que ha topado con sus m&aacute;s fieles servidores, abre su cofre y obsequia a los hermanos. Y entonces los hermanos &ldquo;se hartaron de amor y de paz en aquella pobre mesa, llena de promesas de lealtad&rdquo;. La pobreza es un camino de amor: nada puede interponerse entre el otro y yo. Ponte siempre en lugar del otro, dice Francisco a sus hermanos, sobre todo si tienes poder de mandar. Cuando recib&iacute;a a un joven postulante, daba gracias a Dios, diciendo: &ldquo;Gracias, Se&ntilde;or, por el amigo que me has dado&rdquo;.</p>Martín Gelabert Ballester, OPSun, 01 Oct 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/francisco-de-asis-todo-bien-sumo-bien/¿Cómo supo el apóstol que Dios es Amor?http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/como-supo-el-apostol-que-dios-es-amor/<p>El autor de la primera carta de Juan dice que &ldquo;Dios es Amor&rdquo;. Aqu&iacute; no se dice que en Dios hay amor, sino que Dios es amor. El amor es determinante de todo lo que es y hace Dios. Dios y el amor son inseparables y se califican el uno al otro. El ser de Dios es irrevocablemente definido como amor. Y de la misma forma que &ldquo;Dios es luz y en &eacute;l no hay tiniebla alguna&rdquo; (1Jn 1,5), Dios es amor y en &eacute;l no hay nada m&aacute;s que amor, sin ning&uacute;n asomo de no amor.</p> <p>El amor no es una actividad m&aacute;s entre otras de Dios (Dios crea, juzga, gobierna, etc). Es la raz&oacute;n de ser, el motivo de todo lo que hace, lo que connota toda su actividad y todas sus relaciones. Todo su ser es ser amor. No es algo suyo, es Dios mismo, su substancia, de modo que es imposible que Dios no ame. Si en Dios, el amor fuera una actitud o realidad m&aacute;s entre otras, si fuera &ldquo;algo de Dios&rdquo;, entonces Dios no ser&iacute;a amor.</p> <p>&iquest;C&oacute;mo lleg&oacute; el autor de la primera carta de Juan a esta conclusi&oacute;n? No especulando sobre la naturaleza divina, sino contemplando las manifestaciones de Dios a trav&eacute;s de la historia, sobre todo en la persona y vida de Jes&uacute;s: &ldquo;En esto se manifest&oacute; entre nosotros el amor de Dios, en que Dios envi&oacute; al mundo a su Hijo &uacute;nico&rdquo; (1Jn 4,9). Ya a lo largo del Antiguo Testamento, Dios se manifest&oacute; como la bondad misma, que socorre a los suyos en la aflicci&oacute;n y que perdona a cu&aacute;ntos se arrepienten. Pero en Jes&uacute;s, el amor del Padre se manifest&oacute; con una generosidad inigualable: en Cristo, Dios ama a sus enemigos, llega a decir Rom 5,10.</p> <p>Los escritos atribuidos al ap&oacute;stol Juan descubren qui&eacute;n es Dios en funci&oacute;n del misterio de Cristo, puesto que el Padre y el Hijo son una sola cosa (Jn 10,30), y viendo al Hijo se ve y se conoce al Padre (Jn 8,19; 14,7-9). As&iacute;, pues, &ldquo;el disc&iacute;pulo que Jes&uacute;s amaba&rdquo;, habiendo comprendido todo el amor que exist&iacute;a en el coraz&oacute;n de Cristo (Jn 13,1), manifestado en su muerte (Jn 15,13), ha concluido que en Dios exist&iacute;a un amor id&eacute;ntico al que &eacute;l hab&iacute;a descubierto en Jes&uacute;s. Por eso afirma sin dudar: &ldquo;Dios es Amor&rdquo;.</p>Martín Gelabert Ballester, OPWed, 27 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/como-supo-el-apostol-que-dios-es-amor/Los buenos matices del Magisteriohttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/los-buenos-marices-del-magisterio/<p>Los matices impiden radicalismos, posibilitan la creaci&oacute;n de puentes, facilitan el encuentro. Cuando desaparecen los matices, el di&aacute;logo se hace dif&iacute;cil y las personas suelen terminar enfrentadas. Quisiera notar en este peque&ntilde;o art&iacute;culo que las posturas del Magisterio cat&oacute;lico son m&aacute;s matizadas de lo que muchos piensan. Hay qui&eacute;n considera que una postura es tanto m&aacute;s ortodoxa cuanto m&aacute;s intransigente o anticuada es. Lo normal es lo contrario.</p> <p>Pienso en algunos ejemplos poco conocidos en los que el Magisterio adopta posturas matizadas que no se suelen notar. El Concilio de Trento, cuando habla de la eucarist&iacute;a dice que hay un t&eacute;rmino muy adecuado para expresar la conversi&oacute;n de la sustancia del pan y del vino en la sustancia del cuerpo y la sangre de Cristo. El Concilio dice literalmente que a esta conversi&oacute;n &ldquo;la Iglesia cat&oacute;lica apt&iacute;simamente la llama transustanciaci&oacute;n&rdquo;. O sea, el t&eacute;rmino &ldquo;transustanciaci&oacute;n&rdquo; es muy adecuado, muy apto, pero no se dice que sea el &uacute;nico posible. Es un t&eacute;rmino muy conveniente, pero no necesario. &iquest;Ser&iacute;a posible encontrar explicaciones que prescindieran de este t&eacute;rmino, deudor de una determinada filosof&iacute;a que, por supuesto, no puede entenderse desde modelos f&iacute;sicos?</p> <p>Otro ejemplo: seg&uacute;n el Concilio Vaticano II en &ldquo;las comunidades eclesiales separadas&rdquo; hay un &ldquo;defecto&rdquo; en el sacramento del orden y, por este motivo, no han conservado &ldquo;la integridad&rdquo; de la sustancia del misterio eucar&iacute;stico. La Iglesia cat&oacute;lica reconoce la separaci&oacute;n. Pero en unos t&eacute;rminos que pueden posibilitar el di&aacute;logo. Seg&uacute;n piensa la Iglesia cat&oacute;lica, el sacramento del orden en las iglesias reformadas tiene un &ldquo;defecto&rdquo;. No es lo mismo no tener mano, que tener una mano defectuosa. Si no hay mano, entonces habr&aacute; que concluir que no hay eucarist&iacute;a. Si la mano es defectuosa, algo ocurre, quiz&aacute;s lo que ocurre no es del todo perfecto, pero puede servir como punto de partida para la b&uacute;squeda de caminos m&aacute;s &iacute;ntegros.</p> <p>No entro en el fondo de las cuestiones ecum&eacute;nicas, que necesitan m&aacute;s estudio y profundizaci&oacute;n. Quer&iacute;a solamente hacer notar estos matices que permiten el di&aacute;logo y abren caminos para entenderse y encontrarse. Caminos que no descalifican, sino que invitan a seguir buscando.</p> <p>Los sabios son conscientes de que las cosas suelen tener distintas vertientes, de que no se puede juzgar desde un s&oacute;lo punto de vista. La verdad nunca suele ser blanca o negra, sino gris. Entre el blanco y el negro hay una amplia gama de grises, que facilitan el encuentro.</p> <p>Cambiando de tema: &iquest;no ser&iacute;a bueno para los ciudadanos que nuestros pol&iacute;ticos fueran capaces primero de situarse y luego de encontrarse en esta amplia gama de grises?</p>Martín Gelabert Ballester, OPFri, 22 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/los-buenos-marices-del-magisterio/Política, fe y fanatismohttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/politica-fe-y-fanatismo/<p>Este pasado domingo, en la &uacute;ltima p&aacute;gina de &ldquo;El Pa&iacute;s&rdquo;, se publicaba una columna titulada &ldquo;<a href="https://elpais.com/elpais/2017/09/15/opinion/1505471886_748298.html" target="_blank" rel="noopener">Raz&oacute;n y fe</a>&rdquo;. Estoy convencido de que la mayor&iacute;a de los fil&oacute;sofos y te&oacute;logos dif&iacute;cilmente podr&aacute;n aceptar los conceptos de raz&oacute;n y fe que subyacen en este art&iacute;culo. Aunque quiz&aacute;s muchos puedan estar de acuerdo con la reflexi&oacute;n final del autor, dirigida claramente a algunos pol&iacute;ticos de nuestra tierra espa&ntilde;ola &ldquo;pose&iacute;dos por pasiones pueblerinas, incapaces de someter sus problemas pol&iacute;ticos a la raz&oacute;n, est&uacute;pidos dispuestos a aniquilarse una vez m&aacute;s por un ideal imaginario de unidad o independencia de una patria hipot&eacute;tica, sin saber que esa monta&ntilde;a que la fe es capaz de mover, les puede caer encima&rdquo;.</p> <p>Pero para realizar esta cr&iacute;tica a pol&iacute;ticos de uno y otro bando, no hace falta partir del dicho evang&eacute;lico de que &ldquo;la fe mueve monta&ntilde;as&rdquo;, y deducir de &eacute;l estas afirmaciones: la fe &ldquo;es f&aacute;cil de obtener, no necesita ser probada, no admite fisuras&rdquo;; &ldquo;a causa de la fe se mata y se muere&rdquo;; la fe es &ldquo;una reacci&oacute;n psicofisiol&oacute;gica ante lo real o lo imaginario, que nos convierte en visionarios y en fan&aacute;ticos. De esa ciega pasi&oacute;n nacen las xenofobias, el odio o el miedo al otro, las banderas, las patrias y las fronteras&rdquo;.</p> <p>Me temo que el articulista ha confundido fe con fanatismo. Cierto, la fe puede desvirtuarse; y en demasiadas ocasiones se la ha confundido con el fanatismo y la intolerancia. Mientras el fanatismo desprecia la inteligencia, la buena fe es cr&iacute;tica, muestra su credibilidad, porque tiene buenas razones para creer. No cree sin motivos. Est&aacute; sometida a controles, el control de la raz&oacute;n, de la historia, de la antropolog&iacute;a y de la psicolog&iacute;a. Por tener, la fe hasta tiene algo equiparable a la duda; por eso, la buena fe se plantea preguntas y est&aacute; dispuesta a aceptar las cr&iacute;ticas razonadas, porque busca siempre la verdad.</p> <p>Si entramos en los terrenos de la fe cristiana, hay que decir que el amor, el perd&oacute;n y la misericordia son sus criterios necesarios. Es imposible, si se entiende bien, que de la fe cristiana puedan nacer &ldquo;xenofobias, odio, miedo al otro, banderas, patrias y fronteras&rdquo;. Pues el cristiano no tiene m&aacute;s patria que la celestial (&iexcl;a ver si nos enteramos!). Cuando la fe cristiana ha prescindido del amor se ha convertido en intransigencia. Y cuando ha prescindido de la raz&oacute;n se ha convertido en fanatismo.</p> <p>Juzgar a las religiones por sus desviaciones o sus distorsiones no es un buen criterio de juicio. Quiz&aacute;s es un motivo de cr&iacute;tica, pero no a la religi&oacute;n, sino a sus distorsionadores. A veces, esta cr&iacute;tica la hacen los de fuera (confundiendo a la religi&oacute;n con lo que dicen de ella algunos de sus peores representantes), cuando los primeros interesados en hacerla deber&iacute;amos ser los de dentro.</p>Martín Gelabert Ballester, OPTue, 19 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/politica-fe-y-fanatismo/Mejor no hablar y así no pecamoshttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/mejor-no-hablar-y-asi-no-pecamos/<p>La expresi&oacute;n &ldquo;mejor no hablar y as&iacute; no pecamos&rdquo; suele emplearse, normalmente con delicadeza y caridad, para cortar una conversaci&oacute;n que corre el riesgo de terminar siendo una cr&iacute;tica a determinas personas o situaciones.</p> <p>Esta raz&oacute;n para no hablar da que pensar. Efectivamente, hay que ser prudentes a la hora de juzgar. Pero hay casos en los que es necesario hablar, precisamente para no pecar. Hay pecados de omisi&oacute;n, hay silencios que son resultado de la cobard&iacute;a. A veces uno no habla porque tiene miedo. El miedo paraliza. A veces uno no habla porque no quiere complicarse la vida, o peor a&uacute;n, porque no quiere enfrentarse a los poderosos. Este silencio es comprensible, pero cuando puede interpretarse como una aprobaci&oacute;n de la injusticia, entonces es pecado. El no hablar podr&iacute;a ser complicidad con la injusticia.</p> <p>Eso vale a todos los niveles (pol&iacute;ticos, religiosos, sociales) donde se encuentra un grupo m&aacute;s o menos numeroso y organizado. No es menos cierto que hay silencios m&aacute;s elocuentes que las palabras. Si no se habla es porque, se diga lo que se diga, nadie quedar&aacute; contento. O porque el asunto del que se trata es complejo y deben resolverlo otros. En algunos casos es mejor &ldquo;no meterse&rdquo; a redentor, porque como se dice vulgarmente, se puede acabar crucificado.</p> <p>Cierto, los relatos evang&eacute;licos ponen en boca de Jes&uacute;s esta palabra: &ldquo;no juzgu&eacute;is&rdquo; (Mt 7,1). Esto no significa perder el sentido de los valores, sino no transformar el amor en acusador. El juicio del que habla Jes&uacute;s equivale a condenar. Y condenamos cuando solo vemos las cosas malas del pr&oacute;jimo, cuando somos incapaces de ver sus cosas buenas, cuando actuamos sin misericordia, cuando tenemos las decisiones tomadas antes de escuchar. Todas aquellas palabras que conducen a condenar al pr&oacute;jimo son &ldquo;juicio&rdquo;. En el fondo, las palabras de condena retratan al que las pronuncia: &ldquo;Porque de lo que rebosa el coraz&oacute;n habla la boca. El hombre bueno, del buen tesoro saca cosas buenas y el hombre malo, del tesoro malo saca cosas malas&rdquo; (Mt 12,35).</p>Martín Gelabert Ballester, OPSun, 17 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/mejor-no-hablar-y-asi-no-pecamos/La señal del cristiano es la santa cruzhttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/la-senal-del-cristiano-es-la-santa-cruz/<p>El d&iacute;a 14 de septiembre muchos cristianos (no s&oacute;lo cat&oacute;licos) conmemoran la &ldquo;exaltaci&oacute;n de la cruz&rdquo;, ya que ese d&iacute;a es el aniversario de la consagraci&oacute;n de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusal&eacute;n. Es una buena ocasi&oacute;n para recordar que la se&ntilde;al del cristiano es la santa cruz. La se&ntilde;ales tienen sus limitaciones. Y la cruz, como signo del cristiano, tambi&eacute;n las tiene. &iquest;No hubiera sido m&aacute;s apropiado decir que la se&ntilde;al del cristiano es el amor? Ese es el gran signo que Jes&uacute;s recomend&oacute; a los suyos: &ldquo;en eso, en que os am&aacute;is los unos a los otros, reconocer&aacute;n que sois mis disc&iacute;pulos&rdquo;.</p> <p>Resulta oportuno hacer alguna reflexi&oacute;n sobre el signo de la cruz. En primer lugar para notar que el signo de la cruz es una manera de hacer presente el signo del amor, pues en la cruz en la que fue martirizado Jes&uacute;s se manifest&oacute; el amor m&aacute;s grande, el amor de Dios a todos los humanos. All&iacute; Jes&uacute;s muere perdonando a sus enemigos y amando a sus amigos, manifestando as&iacute; el amor universal de Dios, amor incondicional. Por eso, porque es incondicional, ama a sus enemigos.</p> <p>La cruz es un instrumento de tortura. Algunos se preguntan qu&eacute; hubiera ocurrido si Jes&uacute;s en vez de ser crucificado hubiera sido colgado. &iquest;Hubiera sido la horca el signo del cristiano? &iquest;O se hubieran venerado sogas en las Iglesias? Hay preguntas que no tienen sentido, porque son tan hipot&eacute;ticas e imaginativas que, se responda como se responda, siempre es mala la respuesta.</p> <p>Cuando un cristiano respeta y venera la cruz no lo hace porque es un instrumento de tortura, sino porque ve en ella un signo que remite m&aacute;s all&aacute; de s&iacute; mismo: orienta hacia el Crucificado y hacia el amor que en el Crucificado se manifiesta. Un amor que hay que acoger y extender, para que nuestra vida sea una prolongaci&oacute;n de la vida de Jes&uacute;s. Extender el amor de Jes&uacute;s implica estar precisamente en contra de todas las torturas y a favor de los crucificados de la tierra, de todos aquellos que son tratados injustamente.</p> <p>La cruz no vale por s&iacute; misma. Vale en tanto que signo de amor, de entrega, de perd&oacute;n, de reconciliaci&oacute;n. Una cruz que remite a Jes&uacute;s y que nos debe mover a nosotros a vivir como Jes&uacute;s, con su esp&iacute;ritu, su talante, su entrega. Si no nos mueve a vivir as&iacute;, entonces la cruz deja de ser signo del cristiano y se convierte en cualquier otra cosa. En un elemento decorativo, por ejemplo.</p>Martín Gelabert Ballester, OPWed, 13 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/la-senal-del-cristiano-es-la-santa-cruz/Enseñanza directa o provocadahttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/ensenanza-directa-o-provocada/<p>Es posible distinguir entre lo que Jes&uacute;s ense&ntilde;a directamente y lo que ense&ntilde;a como respuesta a alguna pregunta que le formulan. Todo lo que Jes&uacute;s dice es importante. Pero se dir&iacute;a que lo que uno ense&ntilde;a directamente, sin necesidad de que le provoquen, es m&aacute;s importante para &eacute;l que aquellas ense&ntilde;anzas provocadas por una pregunta concreta. Lo que uno ense&ntilde;a directamente es lo que le interesa transmitir, lo que quiere que los oyentes escuchen y retengan. La ense&ntilde;anza provocada por una pregunta tambi&eacute;n es interesante, pero si no hubiera habido la pregunta, tal ense&ntilde;anza se hubiera quedado sin expresar y, en alg&uacute;n caso, el pensamiento del maestro no hubiera quedado privado de nada esencial.</p> <p>Hay en la ense&ntilde;anza de Jes&uacute;s una jerarqu&iacute;a de verdades. Aunque todas son importantes, no todas tienen la misma importancia. Algunas verdades (las que dice porque as&iacute; le nacen sin necesidad de que le pregunten) parecen m&aacute;s fundamentales y centrales que las que ofrece como respuesta a un inter&eacute;s particular del que pregunta. Un ejemplo de estas &uacute;ltimas es lo relativo al matrimonio. Cuando Jes&uacute;s habla del matrimonio siempre es respondiendo a una pregunta formulada por los oyentes. Se comprende que los oyentes de Jes&uacute;s est&eacute;n interesados en este tema, porque la mayor&iacute;a deb&iacute;an estar casados y en los matrimonios suele haber problemas que requieren buenas orientaciones. Pero es significativo que esta ense&ntilde;anza no sea la que brota &ldquo;espont&aacute;neamente&rdquo; de Jes&uacute;s, ni la que parece interesarle m&aacute;s.</p> <p>Un ejemplo de ense&ntilde;anza que Jes&uacute;s considera imprescindible y sin la cual su mensaje quedar&iacute;a distorsionado es lo relativo al reino de Dios o a las bienaventuranzas. Jes&uacute;s habla de estos temas sin necesidad de que le pregunten, porque son temas centrales, fundamentales. Sin ellos, el mensaje de Jes&uacute;s quedar&iacute;a vac&iacute;o. Tambi&eacute;n son temas fundamentales, de los que Jes&uacute;s habla sin que le pregunten, los relativos a los pobres y al dios-dinero o al dios-poder como adversarios del Dios verdadero, del Dios amor, misericordia y perd&oacute;n.</p> <p>Esta distinci&oacute;n entre lo que Jes&uacute;s dice directamente y lo que dice ocasionalmente, no puede tomarse r&iacute;gidamente, (habr&iacute;a mucho que matizar, y lo que dice como respuesta a alguna pregunta tiene aspectos coincidentes con lo que dice sin que le pregunten), pero es un buen criterio para distinguir lo esencial en la vida cristiana y lo que debe ser esencial en la predicaci&oacute;n de la Iglesia. La Iglesia debe responder a las preguntas planteadas por los fieles, pero si esas preguntas olvidan lo fundamental del Evangelio, hay que decir: eso que usted pregunta tiene su inter&eacute;s, pero siempre que no olvidemos lo fundamental, que es el bien de las personas, la solidaridad con los necesitados, la b&uacute;squeda del Reino de Dios y su justicia. As&iacute; respondi&oacute; Jes&uacute;s cuando le preguntaron por los diezmos: &ldquo;Ay de vosotros, hip&oacute;critas, que pag&aacute;is el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuid&aacute;is lo m&aacute;s importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto es lo que hab&iacute;a que practicar sin descuidar aquello&rdquo; (Mt 23,23).</p>Martín Gelabert Ballester, OPSat, 09 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/ensenanza-directa-o-provocada/Jesús asumió una carne de pecado: ¿verdadero o falso?http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/jesus-asumio-una-carne-de-pecado-verdadero-o-falso/<p>Si en un examen de teolog&iacute;a se preguntase si es verdadera o falsa esta proposici&oacute;n: &ldquo;Jes&uacute;s asumi&oacute; una carne de pecado&rdquo;, estoy convencido de que la mayor&iacute;a de las respuestas dir&iacute;an: &ldquo;falsa&rdquo;. Y, sin embargo, la respuesta correcta es: &ldquo;verdadera&rdquo;. Nos cuesta aceptar la verdadera humanidad de Jes&uacute;s. Sobre todo, cuesta aceptarla cuando se sacan las &uacute;ltimas consecuencias de la verdad de la Encarnaci&oacute;n.</p> <p>Como los creyentes partimos del presupuesto de que &ldquo;Jes&uacute;s era Dios&rdquo;, nos resulta dif&iacute;cil entender que pudiera ignorar cosas, por poner un ejemplo. Esta ignorancia de Jes&uacute;s es afirmada en Mc 13,32: el Hijo ignora la hora de la parus&iacute;a. Este vers&iacute;culo ha planteado muchas dificultades a los int&eacute;rpretes cristianos. San Agust&iacute;n, por ejemplo, no acepta esta ignorancia del Hijo e interpreta que el texto b&iacute;blico quiere decir que no pod&iacute;a revelarla. Pero afirmar que el saber de Jes&uacute;s tiene sus l&iacute;mites no es negar la confesi&oacute;n de fe en su naturaleza divina, sino comprender que, al hacerse verdaderamente hombre, asume las limitaciones de lo humano.</p> <p>Nos cuesta aceptar, por poner otro ejemplo, que Jes&uacute;s fuera verdaderamente tentado. Pero la tentaci&oacute;n es consustancial a lo humano. Una cosa es ser tentado y otra caer en la tentaci&oacute;n. Precisamente, en las tentaciones de Jes&uacute;s se manifiesta que, desde nuestra condici&oacute;n humana, si nos apoyamos en la Palabra de Dios, es posible vencer a la tentaci&oacute;n. La tentaci&oacute;n es inevitable, pero caer en ella es evitable.</p> <p>Vuelvo a la pregunta que ha motivado esta reflexi&oacute;n: &iquest;Jes&uacute;s asumi&oacute; una carne de pecado? Es correcto decir que Jes&uacute;s asumi&oacute; una carne semejante a la del pecado. Eso afirma Rom 8,3. O sea, Jes&uacute;s asume una humanidad real, no una humanidad ideal. Cuando Jn 1,14 dice que &ldquo;la Palabra se hizo carne&rdquo;, se trata de carne d&eacute;bil y pecadora. Otra cosa es que Jes&uacute;s pecase. No pec&oacute;, pero su humanidad era d&eacute;bil como la nuestra. Por eso, pudo ser tentado de verdad. Puede verse tambi&eacute;n Gal 3,13: Jes&uacute;s se hizo maldici&oacute;n por nosotros; y 2 Cor 5,21: &ldquo;a qui&eacute;n no conoci&oacute; pecado, le hizo pecado por nosotros&rdquo;.</p>Martín Gelabert Ballester, OPTue, 05 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/jesus-asumio-una-carne-de-pecado-verdadero-o-falso/Curso nuevo... para volver a lo de siemprehttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/curso-nuevo-para-volver-lo-de-siempre/<p>En septiembre, despu&eacute;s de un tiempo en el que muchos han disfrutado de unas merecidas vacaciones, en Espa&ntilde;a comienza un nuevo curso. Lo de &ldquo;nuevo&rdquo; es un modo de hablar, porque probablemente para unos y otros, estudiantes y trabajadores, las cosas seguir&aacute;n funcionando con la rutina de todos los a&ntilde;os: mismo calendario, mismos horarios, mismos compa&ntilde;eros, mismos expedientes, mismos clientes. Incluso aquellos que tienen un trabajo que deber&iacute;a ilusionarles porque tiene mucho de &ldquo;vocacional&rdquo;, como es el caso de los sacerdotes, tambi&eacute;n se encuentran con que el nuevo curso repite lo de a&ntilde;os anteriores: mismos horarios de Misa y de catequesis, mismas celebraciones, mismas personas que acuden a la Iglesia.</p> <p>En ocasiones hay alguna novedad, alg&uacute;n acontecimiento importante para celebrar. Pero la verdad es que la rutina es lo habitual en nuestra vida. El cambio de fechas cambia pocas cosas en la vida. Deber&iacute;amos acostumbrarnos a llevar la rutina con elegancia. Cada momento puede ser ilusionante si hacemos el trabajo con alegr&iacute;a, con esp&iacute;ritu de servicio, pensando que lo que hacemos redunda, de un modo u otro, en beneficio de los dem&aacute;s. Lo nuevo no son las horas. Lo nuevo es la cara siempre renovada con la que acogemos al hermano.</p> <p>Hay dos acontecimientos eclesiales que pueden resultar relativamente novedosos en este curso 2017-2018. Uno es el final de las celebraciones con motivo de los 500 a&ntilde;os de la Reforma luterana, el pr&oacute;ximo 31 de octubre. Llevamos un a&ntilde;o conmemorando este acontecimiento. Algunas cosas se han hecho en Espa&ntilde;a. Quiz&aacute;s la m&aacute;s interesante fue el Congreso ecum&eacute;nico que tuvo lugar en Salamanca el pasado junio. Uno de los frutos de este Congreso, cuyo resultado tendremos ocasi&oacute;n de ver en los pr&oacute;ximos meses (probablemente antes de que acabe el a&ntilde;o 2017) ser&aacute;n las actas, que se publicar&aacute;n en &ldquo;Di&aacute;logo Ecum&eacute;nico&rdquo;, prestigiosa revista de la Universidad Pontificia de Salamanca.</p> <p>Otro acontecimiento ser&aacute; el pr&oacute;ximo S&iacute;nodo de los Obispos sobre &ldquo;los j&oacute;venes, la fe y el discernimiento vocacional&rdquo;. La encuesta preparatoria del S&iacute;nodo ten&iacute;a un plazo que ya ha terminado. No estar&iacute;a mal aprovechar la ocasi&oacute;n de este S&iacute;nodo para plantearnos, en nuestros coloquios &ldquo;internos&rdquo; (tanto entre los religiosos como entre el clero secular), algunas preguntas que no se encuentran en la encuesta y que quiz&aacute;s podr&iacute;an ayudarnos a comprender m&aacute;s a los j&oacute;venes y a mejorar la pastoral vocacional.</p> <p>Podr&iacute;amos preguntar a los que se van, a los j&oacute;venes que nos dejan, cu&aacute;l es el motivo de su salida. Podr&iacute;amos preguntar a los que acuden a nuestros centros vocacionales y luego no entran, cu&aacute;l es el motivo por el que no entran. A lo mejor encontrar&iacute;amos algunas respuestas para facilitar la llegada de vocaciones. Sin duda, hay quien nos deja despu&eacute;s de habernos visto ilusionados y contentos, porque entiende que su vida debe seguir otros derroteros. Pero hay otros motivos, desgraciadamente.</p>Martín Gelabert Ballester, OPFri, 01 Sep 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/curso-nuevo-para-volver-lo-de-siempre/En Barcelona: más juntos que unidoshttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/en-barcelona-mas-juntos-que-unidos/<p>La manifestaci&oacute;n contra el terrorismo que hubo la tarde del pasado 26 agosto en Barcelona tuvo muchas cosas buenas. Otras realidades que all&iacute; afloraron me parecieron fuera de lugar. Algunas proclamas ten&iacute;an su parte de raz&oacute;n (la venta de armas, por ejemplo no favorece la paz), pero esta raz&oacute;n parec&iacute;a un pretexto para descalificar y atacar. Lo que deb&iacute;a unir a los manifestantes era decir &ldquo;no&rdquo; al terrorismo, porque lo que queremos es vivir en paz, armon&iacute;a y bienestar. Pues bien, algunos parec&iacute;an m&aacute;s interesados en &ldquo;otros objetivos&rdquo; que, en vez de unir, divid&iacute;an. Estos &ldquo;otros objetivos&rdquo; tienen su lugar y su momento, lugar y momento que no era el de la manifestaci&oacute;n del pasado s&aacute;bado.</p> <p>La manifestaci&oacute;n puso de manifiesto una cosa, que tiene sus aspectos positivos, pero tambi&eacute;n sus aspectos negativos: en la Plaza de Catalu&ntilde;a se junt&oacute; mucha gente, distinta y distante. Hay distinciones que enriquecen; las hay que separan. En este caso, entre algunas de las personas distintas y distantes que se juntaron no hab&iacute;a ninguna unidad, pues sus pretensiones eran excluyentes. En Barcelona hubo mucha gente junta. Pero, entre esta gente junta hab&iacute;a gente desunida. Juntos, porque estaban en un mismo lugar, toc&aacute;ndose incluso. Unidos no, porque sus objetivos no eran los mismos: unos quer&iacute;an hablar de paz y otros aprovecharon para hablar de otras cosas.</p> <p>M&aacute;s all&aacute; de Barcelona, eso de juntos s&iacute;, pero unidos no tanto, hace pensar. Es bueno que personas distintas y hasta distantes, podamos vivir juntas. Es un signo de tolerancia que puede y debe convertirse en motivo de respeto. Pero si estamos juntos porque no queda m&aacute;s remedio y no intentamos unos m&iacute;nimos de entendimiento para poder estar juntos sin pelearnos, entonces no estamos unidos. Ese no estar unidos puede ser el comienzo de la exclusi&oacute;n. Cuando somos excluyentes, cuando el otro estorba, estamos creando la base que puede conducir al odio. Y el odio conduce a la muerte.</p> <p>Como bien dec&iacute;a uno de los carteles de la manifestaci&oacute;n &ldquo;el amor es m&aacute;s fuerte que el odio&rdquo;. Ese es el camino: el amor, que une m&aacute;s all&aacute; de ideolog&iacute;as, gustos, colores, religiones y pol&iacute;ticas. En pol&iacute;tica no deber&iacute;a haber enemigos, sino adversarios. Mientras los enemigos buscan la destrucci&oacute;n del otro, los adversarios buscan objetivos comunes (todos confluyentes en el bien com&uacute;n, en el bienestar de los ciudadanos) por caminos distintos.</p>Martín Gelabert Ballester, OPMon, 28 Aug 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/en-barcelona-mas-juntos-que-unidos/Lutero, ¿qué celebramos?http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/lutero-que-celebramos/<p>De parte cat&oacute;lica, grupos y personas con similar ideolog&iacute;a a los que condenaron la Declaraci&oacute;n Conjunta sobre la doctrina de la justificaci&oacute;n (de la que habl&eacute; en un <a href="http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/lutero-hace-quinientos-anos/">post anterior</a>), no se han cansado de repetir que no hay nada que celebrar con los luteranos. Y lamentan que el pasado a&ntilde;o, el 31 de octubre de 2016, el Papa participara en Lund (Suecia) en una ceremonia ecum&eacute;nica con motivo de los 500 a&ntilde;os de la reforma protestante de Mart&iacute;n Lutero.</p> <p>Evidentemente, si lo que celebramos es una pelea, no hay nada que celebrar. Pero si celebramos que la pelea puede superarse y buscamos comprender las circunstancias hist&oacute;ricas y doctrinales que la provocaron, para aprender a no repetirla, para que si hoy se dieran dificultades encontrar caminos para resolverlas de otra manera, entonces es bueno recordar el pasado y celebrar los caminos que han conducido a un presente de concordia y colaboraci&oacute;n. La Declaraci&oacute;n Conjunta es un buen ejemplo de a d&oacute;nde pueden conducir esos caminos de estudio cr&iacute;tico del pasado, de comprensi&oacute;n y de colaboraci&oacute;n. El Papa Francisco ha reconocido que &ldquo;hoy luteranos y cat&oacute;licos estamos de acuerdo sobre la Doctrina de la justificaci&oacute;n&rdquo;. M&aacute;s a&uacute;n, que &ldquo;sobre este punto tan importante Lutero no estaba equivocado&rdquo;.</p> <p>Lo que nos une es m&aacute;s que lo que nos separa. Si seguimos acentuando lo que nos separa no podremos avanzar. Lo que nos separa, nos aleja cada vez m&aacute;s. Ahora bien, poner el acento en lo esencial, compartido por unos y por otros, que es confesar a Cristo, a trav&eacute;s de quien Dios se da a s&iacute; mismo en el Esp&iacute;ritu Santo y prodiga sus dones renovadores, puede ser compatible con distintas teolog&iacute;as y espiritualidades. De ah&iacute; la importancia que, en el di&aacute;logo ecum&eacute;nico, cobra el principio de la &ldquo;jerarqu&iacute;a de verdades&rdquo;, que no solo se aplica a las &ldquo;verdades de la fe&rdquo;, sino tambi&eacute;n a las explicaciones doctrinales.</p>Martín Gelabert Ballester, OPSat, 26 Aug 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/lutero-que-celebramos/Imanes peligrososhttp://nihilobstat.dominicos.org/articulos/imanes-peligrosos/<p>Hay cl&eacute;rigos corruptos, hay malos directores espirituales y hay imanes muy peligrosos. Por ejemplo, el im&aacute;n de Ripoll, fallecido en la explosi&oacute;n que hubo en el chalet de Alcanar, y seg&uacute;n todos los indicios el cerebro gris (por decir algo, porque su cerebro deb&iacute;a ser muy oscuro) que ha adoctrinado a los j&oacute;venes terroristas de Barcelona y Cambrils. Se han de regular muchos temas: para ser im&aacute;n no se le pidi&oacute; un certificado de penales (que hubiera comprobado que hab&iacute;a estado en la c&aacute;rcel por tr&aacute;fico de drogas), ni qu&eacute; formaci&oacute;n ten&iacute;a.</p> <p>El fanatismo de este cl&eacute;rigo musulm&aacute;n es una buena ocasi&oacute;n para recordar que las religiones y sus textos sagrados no son intolerantes. Los intolerantes han sido algunos de sus cl&eacute;rigos, que han arrastrado a los fieles, como este im&aacute;n arrastr&oacute; a los j&oacute;venes terroristas. Los textos de referencia de las religiones (por muchos motivos) tienen necesidad de ser interpretados. Surgen entonces las grandes preguntas: &iquest;qui&eacute;n y c&oacute;mo interpreta, con qu&eacute; presupuestos, prejuicios, intereses? Cualquier interpretaci&oacute;n de no sea &ldquo;a favor&rdquo; de la dignidad humana es una mala interpretaci&oacute;n. Porque si los textos supuestamente revelados no est&aacute;n a favor del ser humano, no estamos ante un &ldquo;Dios de los hombres&rdquo;. Y un Dios que no es de los hombres y no digamos un Dios &ldquo;contra los hombres&rdquo;, no interesa.</p> <p>Por suerte, la mayor&iacute;a de los fieles suelen darse cuenta de los extremismos de sus dirigentes, como ha quedado claro con los musulmanes, entre ellos amigos y familiares de los terroristas, que se han manifestado en Barcelona, dejando claro que &ldquo;somos musulmanes, somos catalanes, y no somos terroristas&rdquo;. En esta misma l&iacute;nea se ha expresado un representante de las 34 mezquitas que hay en Mallorca, condenando sin paliativos los recientes actos terroristas y convocando a los musulmanes de la isla a una manifestaci&oacute;n, el pr&oacute;ximo viernes, en la plaza de Espa&ntilde;a de Palma. Este portavoz musulm&aacute;n ha dicho, adem&aacute;s, algo sumamente interesante: que cuando viene un nuevo im&aacute;n a alguna mezquita de Mallorca, ellos avisan a la polic&iacute;a, por si tuviera antecedentes que hicieran aconsejable su no venida. La comunidad religiosa (musulmana en este caso), por su propio bien, tiene derecho a controlar a sus dirigentes.</p> <p>A los dioses no hay que temerlos. Hay que temer a algunos de sus int&eacute;rpretes. Pues la religi&oacute;n no se da en abstracto. Siempre se la encuentra vivida en personas concretas. Los cristianos, en todo caso, estamos llamados a vivir el cristianismo en y desde el amor. &iexcl;Ojal&aacute; los fieles de todas las religiones cobren conciencia de este verdad fundamental!: no hay fe religiosa si no se traduce en amor. Este es el criterio de interpretaci&oacute;n de todos los textos sagrados, aunque es verdad que tales textos permiten interpretaciones fundamentalistas, cuando no se es consciente de su historicidad, y no se tiene en cuenta la globalidad del texto y su l&iacute;nea religiosa de fondo.</p>Martín Gelabert Ballester, OPTue, 22 Aug 2017 00:00:00 +0200http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/imanes-peligrosos/