Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

16
Oct
2019

Sínodos, lugares de escucha

1 comentarios
sinodo

Está bastante avanzado el Sínodo sobre la Amazonía, que se está celebrando en Roma. Falta ver qué proposiciones se votarán y de qué modo serán aceptadas por el Papa, porque el Sínodo es consultivo y no decisivo. En este Sínodo se están tratado problemas muy serios, que tienen que ver con la vida y la dignidad de los pueblos indígenas, que sufren la explotación de sus tierras por grandes compañías occidentales, ante la indiferencia de gobiernos locales, o peor aún, ante las razones interesadas económicamente de los gobiernos locales. También el Sínodo trata cuestiones relacionadas con la vida litúrgica, y la formación humana y espiritual de las comunidades cristianas. No hay que ver ahí, en lo referente a la dignidad humana y a las necesidades religiosas de las personas, ninguna oposición. Los dualismos no son cristianos. Dios ama a la persona toda entera, cuerpo y alma, corazón y voluntad. Lo que tiene que ver con el cuerpo afecta al alma, y lo que tiene que ver con el espíritu repercute en la carne.

Otro Sínodo más cercano es el que se ha convocado en Valencia que, ayer, fiesta de Santa Teresa, se inauguró con una solemne Eucaristía. En otras diócesis españolas también se ha convocado un Sínodo, como por ejemplo en Vic. El Sínodo es una invitación y una oportunidad que se ofrece a los cristianos de una diócesis para caminar juntos y tratar cuestiones que a todos interesan. Es posible que en las distintas etapas de un Sínodo se oigan voces, que a lo mejor hasta sorprenden. Es de esperar que sean escuchadas y bien escuchadas. En todo caso, no debemos desaprovechar la ocasión que se nos ofrece para levantar nuestra voz y exponer, con toda normalidad y fraternidad, las cuestiones que nos preocupan.

Pero si queremos que nuestra voz se convierta en un clamor responsable, es necesario que sepamos aportar también soluciones realistas y comprender que quizás haya otros puntos de vista distintos a los nuestros. Los distintos puntos de vista no tienen porque separarnos. Al contrario, si los escuchamos con atención nos enriquecerán. Las diferencias, en la Iglesia, nunca se dan a propósito del Evangelio, sino de las aplicaciones del evangelio a situaciones que no todos juzgamos de la misma manera. En todo caso, los Sínodos son una oportunidad. Deberíamos aprovecharla.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Manuel Ignacio Palacios Monroy
16 de Octubre de 2019 a las 21:40

Totalmente de acuerdo. Es un puente de diálogo con todos los hermanos, pero es importante recalcar que el Papa nos recuerda lo que nos vino a enseñar y no desvirtuar o tergiversar de la Ley Mosaica o los Profetas, ya que el hombre en la necedad humana no hemos hecho caso al Padre,si bien tenemos la historia en el antiguo testamento, queriendo hacer un Dios de bolsillo y para hacer nuestra voluntad y no lo que nuestro Padre considera para el bien de la comunidad; por eso Cristo nos enseñó la oración por excelencia para que también el Espíritu Santo sea el que ilumine el resultado que conviene a la Humanidad y no aprobar lo que es malo como bueno, que se ha dado en la historia y menos en este momento de Apostasia. Que Dios nos colme de bendiciones 🙏🙏🙏.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo