Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

7
Ene
2017

Los dominicos y Lutero

7 comentarios
lutero

Estando próxima la semana de oración por la unidad de los cristianos, en este año en el que se recuerdan los 500 años de la Reforma protestante, cuento pequeñas historias, que en su momento tuvieron relevancia, sobre la relación de la Orden de Predicadores con Martín Lutero.

Una vez que Lutero publicó sus tesis sobre las indulgencias, el Obispo de Brandeburgo y los dominicos fueron los primeros en denunciarle. Pero no se puede decir que todos los dominicos tomaron partido contra Lutero, pues un joven teólogo dominico, Martín Bucero, fue uno de sus primeros seguidores. Por el contrario, el cardenal dominico Tomás de Vio, conocido como Cayetano, en el interrogatorio que le hizo en Ausburgo, viendo que Lutero no cedía en nada en el aspecto doctrinal, terminó apelando a la autoridad de la Iglesia. El Dr. Lutero respondió rápidamente que ni el Papa ni el concilio son los dueños de la Palabra de Dios. Cayetano comprendió que la ruptura era inevitable.

Posteriormente otros dos dominicos, desde posiciones distintas, hicieron avanzar la comprensión católica de Lutero. A principios del siglo XX, el dominico Heinrich Denifle, subdirector del archivo secreto vaticano, y profundo conocedor del mundo medieval, escribió una obra muy crítica, pero bien documentada, sobre Lutero, que terminaba con un terrible veredicto que se hizo famoso: ¡Lutero, en ti nada hay de divino! Paradójicamente esta obra provocó que, en el mundo protestante se originaran serios estudios sobre la persona de aquel “olvidado padre espiritual”; y en el mundo católico nació un increíble deseo de conocer quién era realmente Martín Lutero.

Desde otro clima espiritual, uno de los pioneros del ecumenismo, el también dominico Yves Congar, sin negar las limitaciones que, a su juicio, se encuentran en Lutero, dejó de lado simplificaciones injustas y ofreció una visión equilibrada sobre la teología y la persona del Reformador. Según el P. Congar el camino ecuménico exigía hacer un esfuerzo para comprender verdaderamente a Lutero y hacerle justicia histórica, en vez de condenarlo simplemente. No hay crítica eficaz si no se asume la parte de verdad de las posiciones que se critican. “Lutero, dejo escrito Congar, no es el Evangelio. Lo importante es ir hacia el Evangelio, juntamente con él”.

Dos conclusiones rápidas: una, lo que Lutero consideraba fundamental en su teología hoy ya no es motivo de división. Católicos y luteranos confesamos juntos que Dios nos justifica. Y dos, a pesar de este acuerdo importante y fundamental, nos sigue separando nuestra distinta comprensión de la Iglesia y de los sacramentos. Lo que importa es que esas cuestiones que nos separan no sean obstáculo para que juntos podamos confesar a Jesucristo como salvador de todos y cada uno. Y tampoco sean obstáculo para trabajar juntos en beneficio de tantas personas hambrientas de Dios y hambrientas de pan. Lo que nos une es, sin duda, más que lo que nos separa.

Posterior Anterior


Hay 7 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Juanjo
7 de Enero de 2017 a las 12:32

Todavía observo con pena radicales posturas dentro de la Iglesia católica, sobre Lutero. Para muchos sigue siendo poco menos que "el demonio en persona" y el MAYOR HEREJE que pueda haber existido nunca.
Al menos habría que leerle con espíritu crítico.
Ya que se ha citado a Congar conservo una frase del dominico francés, “Jamás podremos hacer por nuestra parte, algo realmente serio hacia el protestantismo sin antes haber hecho el esfuerzo de comprender de verdad a Lutero. Y hacerle justicia históricamente, en vez de condenarlo sin más. Estoy dispuesto a dar gozosamente mi vida por esta convicción”
Y otra del valenciano Juan Bosch O.P. "Lo que con toda verdad puede afirmarse de Lutero es que nunca hubiese permitido la “creación” de iglesias luteranas. Su intento por el que luchó toda su vida fue la reforma de la única Iglesia de Cristo"

2
Antonio Saavedra
7 de Enero de 2017 a las 13:52

Limitar el estudio a las relaciones de Lutero con dominicos, ha dejado fuera las de Lutero y Erasmo, que fueron tan importantes, y han sido recogidas en el artículo de Freijó que cuelgo para su conocimiento:

La invitación de Martín Lutero
El monje agustino inició hace cinco siglos la Reforma, aunque nunca pretendió fundar otra Iglesia separada de Roma. Hereje en otros tiempos, su confrontación con Erasmo dio esplendor a la reflexión sobre la libertad, la religión y la ética.
Ver en http://elpais.com/elpais/2016/12/13/opinion/1481628802_630290.html

3
vicente
7 de Enero de 2017 a las 14:09

Lutero no es Cristo y hay que ir hacia Cristo.

4
JM Valderas
7 de Enero de 2017 a las 16:04

Fray Martín, he tenido que restregarme varias veces los ojos para ver si lo que leía en su post era deformacion de mis cataratas o eran realmente palabras suyas. Poir razones ajenas a la teología, en concreto la historia de la ciencia, he dedicado algún tiempo, y algunos artículos, publicados en Collectanea Botanica, a los primeros protestantes dedicados al cultivo de la materia médica. Algunos de ellos, ex-cartujos y de otras órdenes. El odiuoque rezuman contra la Iglesia es antológico.

En la web de los jesuitas defensores del actual Pontífice he expuesto y razonadp erl disparate teológico del Papa al celebrar el centenario de Lutero. Disparate al que se ha sumado otra metedura de pata antológica del cardenal del ecumenism o al hablar, cabe suponer por indicación del Pontífice, que Lutero fue un testimonio del Evangelio. Nada menos.

Hay que hacer mucho contorsionismo teológico para pronunciar ese doble dislate. Algo así como mosdtrar que Satanás canta las glorias de Dios porque, ontológicamente es un ser y todos los seres, en cuanto tales, cantan la obra de Dios.

Más o menos es lo que dice usted de los sacramentos. Como si los sacramentos fueran actos administrativos y no Cristo actuando a través de su Iglesia. Teológicamente, uno de los errores más profundos de la Amoris Laetitia es confundir un acto administrativo con un acto sacramental. Usted parece abonarse a esa idea a propósito de Lutero.

En una revista alemana del grupo en el que yo trabajaba cuando estaba en activo apareció un artículo firmado por la presidente.obispa de la Conferencia Evangélica Alemana en la que explica el contecto de loa traducción de la Biblia: una moza joven casada con un noble católico mayor a la que Lutero había llevado en secreto a la causa y aprovechado la confianza del marido para esa labor. Cierto es que el trabajo supouso un poderoso impulso a la cultura alemana, pero es falso de arriba abajo que los fieles no conocían la Escritura hasta Lutero.

Por mor de cohonestar los dislates teológicos de Francisco parece como si nos hubiéramos vueltos todos zombies y empezáramos a reescribir una teología sistemática que, para mayor vergüenza, algunos consideran incluso tomista.

En Verdaderas y falsas Reformas, Congar hace un esfuerzo de acercamiento, con las suaves palabras y la mirada tierna de sus ojos azules, que yo ví brillar en Le Saulchoir un verano parisino de comienzos de los setenta. Congar había sido ganado para el ecumenismo cuando en su niñez vio cómo el cura de su parroquia dejaba espacio eclesial al pastor cuya iglesia había sido destruida por los alemanes en la Primera Guerra. Pero a Congar nunca se le hubiera ociurrido confundir el sacramento con un acto administrativo. O limitar la justifcación a la fe.

5
Martín Gelabert
7 de Enero de 2017 a las 17:09

Como muestra de que la línea del ecumenismo, del entendimiento, del encuentro, del tender puentes y del buscar lo que nos une es la buena, ahí dejo estas palabras de Juan Pablo II, dichas en Maguncia en 1980: "los fundamentos de nuestra fe común son profundos. El diálogo intenso que, de algún tiempo a esta parte y siguiendo la normativa del Vaticano II hemos empezado con los luteranos, está demostrando que estos fundamentos comunes de nuestra fe cristiana son verdaderamente sólidos y profundos”.

6
Claudio
8 de Enero de 2017 a las 15:27

San Lutero... Ora pro nobis!!! La historia es madre y maestra... dicen. Se ve que no se aprende de la historia. San Juan Pablo ll pidió perdón por la esclavitud y al poco tiempo dijo: "Nosotros pedimos perdón a todos y a nosotros nadie nos pide perdón". Cuando fue lo de Malvinas no suspendió su viaje a Inglaterra pues decía que era ecuménico y programado. Respuesta anglicana: al poco tiempo ordenaron mujeres. Cuando la reina de inglaterra visitó a Francisco no puso en su auto la bandera del estado vaticano, fue con las dos inglesas.
¿Lutero Varón Evangélico? Pregunten a los judíos que opinan al respecto. O lean lo que escribió sobre ellos. Gran parte del antisemitismo alemán se lo deben a este varón evangélico. Efecto dominó de lo que escribió fueron 6000000 millones de judíos exterminados. ¿Y su apoyo a los príncipes protestantes frente a la rebelión de los campesinos? 100000 muertos. Dijo que había que matarlos sin piedad. Solo querían ser coherentes con eso de la libre interpretación. Claro que no aclaro que era la libre interpretación de él no de otro. ¿Y si no su discusión con Ulrico Zuinglio sobre la eucaristía? Que intervino Bucero para reconciliar!!! Tanta libre interpretación....
Dicen que tradujo la biblia al alemán. Ja ja. Para el Nuevo Testamento usó la traducción de Erasmo. Dicen que era un gran teólogo, pero el gran teólogo fue Melancton (tierra negra). Era doctor en teología como hoy lo son tantos. Lutero fue un fraude. Los pecados de la Iglesia eran muchos como lo siguen siendo hoy también.
Me da pena que en nombre de la diplomacia se mate la verdad. No maten la verdad. Sean la orden de la verdad aunque haya que luchar como los dominicos en dos frentes como lo hicieron contra el emperador y el papa.
Otro gran dominico fue Juan Teztel, el de las indulgencias. Ese sí era teólogo. Lo retó a Martin a discusión pública y no apareció. No tengan vergüenza de hablar de Teztel o de Torquemada, hablen. Torquemada decía: Si me dejan media hora a solas con el papa le encuentro por lo menos tres herejía.

7
Luis Sanchez
9 de Enero de 2017 a las 15:11

Lo expresa el cántico: "en lo fundamental tengamos unidad; en lo secundario libertad; pero en todo reine el amor". Si lo consideraremos, tendríamos serenidad en amor para ver al pueblo de Dios con animo de unidad.

Comparto el comentario de Juanjo; al decir: "hay que hacer el esfuerzo de comprender de verdad a Lutero". No olvidemos, que querramos o no, las cosas tienen su razón de ser. Existe la ley de la causa y el efecto. Hoy aparte de Lutero y las jerarquías eclesiásticas; debemos de trabajar por la restauración de su iglesia y prepararla para el encuentro glorioso con El Señor. En la convicción de que Cristo sea visto en todos nuestros actos. De eso si debemos estar muy afanosos.

Gracias por la iglesia, por Lutero y por todos los hombres de buena voluntad que están conscientes de su llamado hacia la salvación y la vida eterna.