Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

5
Mar
2014

Mujer, tema sensible

9 comentarios

Cada 8 de marzo se celebra el día internacional de la mujer, recordando que en 1857 un grupo de obreras salió por las calles de Nueva York a protestar por las míseras condiciones en las que trabajaban. ¿Tiene sentido continuar celebrando el día de la mujer en pleno siglo XXI? No cabe duda de que los avances en el terreno de los derechos de la mujer han sido importantes en los últimos años. Cierto, todavía queda mucho por conseguir. Pero eso que queda por hacer resulta especialmente urgente y necesario en aquellos lugares donde no sólo la mujer, sino la mayoría de las personas, tienen carencias de todo tipo. Es claro que la mayoría de las mujeres africanas necesitan mucha ayuda, pero no solo ellas, también tantas personas que no tienen lo necesario para vivir y que se juegan la vida montándose en unas malas pateras, pensando que si pisan tierra española o europea habrán encontrado el paraíso.

Si aparcamos, aunque solo sea metodológicamente, estas situaciones extremas, que nunca debemos dejar de lado, y centramos nuestra mirada en las mujeres con las que convivimos en nuestros prósperos países europeos, ¿tenemos hoy algo que reclamar que concierna específicamente a las mujeres? Tenemos muchas cosas que reclamar todos juntos sin distinción alguna entre varón y mujer. Por ejemplo, una mayor limpieza en la política, un mejor empleo del dinero público, un reparto más equitativo del trabajo, y tantas otras cosas. Cierto, las estadísticas indican que, en algunas cosas, las mujeres resultan desfavorecidas con respeto a los varones. Por el mismo trabajo, cobran más ellos que ellas. En esta reclamación de un salario más justo para todas y todos, los varones de bien deberíamos ocupar la primera línea de la reclamación.

¿Hay motivos para pensar que en la Iglesia las mujeres tienen todavía derechos no atendidos? Sin duda. El problema se plantea a la hora de indicar esos derechos. El Papa, en la Evangelii Gaudium, tras reconocer el trabajo pastoral de las mujeres y sus aportes a la reflexión teológica, dice que es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia y, más en concreto, en aquellos lugares eclesiales dónde se toman las decisiones importantes. Se ha publicado que alguna mujer será nombrada para presidir algún Secretariado de la Santa Sede. Veremos. ¿Es posible encontrar otras mediaciones operativas para que la presencia de la mujer en la Iglesia sea de verdad efectiva? Este es un tema sensible, en el que las tomas de posición, no solo entre los varones, sino también entre las mujeres, están condicionadas por la experiencia y la mentalidad de cada uno. Tenemos ahí un largo camino por recorrer. Un camino que exige tiempo, paciencia, diálogo y mucha comprensión.

Posterior Anterior


Hay 9 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


À
6 de Marzo de 2014 a las 14:43

Sintetizado, pero completísimo y extraordinario, gracias.

Sorprendido
6 de Marzo de 2014 a las 18:16

Suposición A: Las mujeres hacen el mismo trabajo que los hombres (en iguales condiciones)
Suposición B: Las mujeres cobran menos que los hombres (en iguales condiciones).
Suposición C: Los empresarios son explotadores y buscan el máximo beneficio.
Conclusión: Todas las mujeres estarán empleadas y los hombres en el paro (en iguales condiciones).

Reducción al Absurdo: Si la Conclusión es falsa, alguna, al menos, de las suposiciones A, B, C es falsa.

Elvira C.
8 de Marzo de 2014 a las 13:33

Gracias Fray Martín por dedicar a las mujeres unos pensamientos en su escrito. Felicidades a todas las mujeres por ser mujeres, por su dignidad como personas; a las mujeres trabajadoras, las emigrantes que luchan por vivir y dar a su familia lo que pueden, por todas las mujeres del mundo…Somos diferentes de los hombres, tenemos nuestras características propias del ser femenino, sin ser inferiores a ellos.
Merece la pena que el nuestro siglo se siga celebrando el “día de la mujer” para recordar y rememorar a todas las mujeres que a lo largo de la historia han hecho posible que disfrutemos de nuestros derechos: el derecho al voto, igualdad laboral y profesional, libertad de decisiones, independencia económica etc. Es importante que las mujeres por medio de asociaciones reflexionen por ellas mismas y trabajen para que no se vulneren sus derechos y haya discriminaciones sexistas. Se han escrito muchos libros, pero les recomiendo uno que tengo a mano: “Mujeres filosofas en la historia” Desde la Antiguëdad hasta el siglo XXI. De Ingeborg Gleichauf. En nuestra Iglesia conviene reflexionar al respecto y ayudar a las necesitadas.

Pepe E
8 de Marzo de 2014 a las 13:46


Las mujeres todavía son las que transmiten la fe a los hijos, fieles a la jerarquía,algunas estudian teología, piensan por su cuenta,son jefes de gobiernos ...
que no pase como con los intelectuales,obreros,jóvenes y convirtamos la iglesia en zona desértica.

isshah
8 de Marzo de 2014 a las 17:34

a las que la vida les da la espalda y se empeñan en verle la cara
a las que son empujadas, caen, y se levantan
a las que siguen caminando después de ultrajes y vejaciones
a las que sueltan lastre y reciben con los brazos abiertos la novedad de cada día
a las que cuidan y sostienen la vida de otros con una sonrisa
a las que investigan, estudian, trabajan y abren nuevos caminos
a las que oran por todos
a las que perseveran en su vocación y tienden puentes entre la sociedad y su tradición religiosa.
a las que alzan su voz en la Iglesia y a quienes comienzan a escucharlas, no solo oirlas.
a las que aman sin medida como Dios las ama

y a los que codo con codo con ellas trabajan cada día para hacer de nuestro mundo un espacio más justo y libre para todos.

Felicidades

Gracias Fray Martín

mar
8 de Marzo de 2014 a las 20:36


Felicidadesss a todas las mujeres currantas ( ya sea en trabajo, casa, dedicada a familia o dnde sea pues no hace falta tener nomina para ser una curranta) a las mujeres con ganas de vivir, de superarse, de hacer de todo o intentarlo, con propositos, con autoestima, con personalidad, a las deportistas, a las luchadoras, a las divertidas, a las coquetas, a las soñadoras, a las que no tienen miedo a nada y a nadie, a las que saben poner fin a una mala etapa de su vida y empezar de nuevo, a las positivas, a todas ellas y muchisimas mas felicidadesss!!
Gracias....Fray Martin

anónimo
8 de Marzo de 2014 a las 23:51

. en el sexo debe ser suprimida y eliminada como contraria al designio de Dios (GS 29) no se pone una nota a pie de página que avise, como en algunas ventanillas de la administración: "Declaración congelada por el momento y hasta nuevo aviso.
Disculpen las molestias"? En resumen: que los cuentos nos cuentan historias de dos mundos distintos. Ellos manejan cetros, espadas. Ellas, varitas magicas, escobas. LA Iglesia tendra que apresurarse en remediar esta situación.
Gracias Fray Martin

anónimo
9 de Marzo de 2014 a las 00:07


Si pudiéramos hacer nuestra pregunta a quién corresponda.
¿Por qué en las ducesivas ediciones de los documentos del Vaticano II y junto afirmaciones como ésta: Cualquierforma de discriminación apoyada en el sexodebe ser suprimiday eliminada como contraria al designio de Dios (GS 29) no se pone una nota a pie de página que avise, como en algunas ventanillas de la administración: "Declaración congelada por el momento y hasta nuevo aviso. Disculpen las molestias"?
En resumen: que los cuentos nos cuentan historias

¿ involución ?
9 de Marzo de 2014 a las 09:59

La historia nos demuestra que la involución puede resurgir en cualquier momento. Las libertades conseguidas por una generación necesitan del relevo vivo, despierto y mantenido de las siguientes. Volver a “ en casa y con la pata quebrada “ a las gruesas celosías conventuales, es una regresión involutiva, un peligro real, hoy, en países que se tienen por desarrollados .

Es necesario mantenernos alertas en pautas educativas que no reproduzcan roles que ya creíamos superados. Demasiadas adolescentes están hoy atrapadas en una relación posesiva y dependiente que no les deja crecer, bajo el influjo de esta sociedad de la imagen. Demasiado síndrome de princesitas en espera del príncipe que las despierte de su dormidera. ¿ Volvemos a la mujer-florero ?

¿ También en la Iglesia? Mujeres, religiosas, algunas con formación igual o mayor se mantienen en minoría de edad bajo la autoridad masculina. Urge instaurar el diálogo paritario masculino-femenino en la Iglesia.

Necesitamos una educación en valores que ofrezca los recursos necesarios para que poder y saber elegir. Y elegir bien. Solo así alejaremos el peligro involutivo, y avanzaremos en libertad de hijas e hijos de Dios.