Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

17
Mar
2014

Alegato por un San José sin tópicos

6 comentarios

San José es una figura muy querida en la Iglesia. Son pocos los datos que tenemos sobre él. Es lógico que la piedad popular haya querido suplir estos vacíos. Y así han aparecido algunos tópicos sin mucho fundamento, que se repiten como si fueran grandes verdades. Si ahora me muestro crítico con algunos de estos tópicos es precisamente para ensalzar la figura de San José, situándola más en consonancia con los datos bíblicos y con lo que se ajusta más al ambiente en el que vivió.

Primer tópico: la edad que tenía cuando se casó. A veces, lo han presentado como un anciano para asegurar mejor la falta de relaciones sexuales con su esposa y como figura necesaria para ocultar la concepción extramatrimonial de María. Puestos a conjeturar sobre la edad hay que sostener que José y María eran dos jóvenes hebreos, con la edad más adecuada para casarse.

Otro tópico: su oficio. Decir que era carpintero, y suponer que eso implicaba ser dueño de un pequeño negocio, no parece que responda a lo que dicen los Evangelios. La palabra griega tekton, utilizada por el evangelista Mateo, es más exacto traducirla por constructor. Algunos creen que José y Jesús pudieron haber trabajado en la reconstrucción de la ciudad de Séforis. Por otra parte, Jesús no habla de carpintería, pero sí habla de las piedras de los constructores, quizás porque sabía de eso por propia experiencia. José debía ser un obrero por cuenta ajena, un pobre entre los pobres. En aquella sociedad de campesinos, dueños o arrendatarios de pequeñas tierras, había gente más pobre que ni siquiera tenía un pedazo de tierra, en ocasiones porque se habían endeudado y habían tenido que venderla. Jesús conocía por experiencia familiar la realidad de la pobreza.

Finalmente, no parece muy acorde con el ambiente de la época decir que José, junto con su esposa, habría hecho voto de virginidad. En aquella sociedad religiosa esto resultaba inconcebible. Además, ¿cómo se entiende que dos jóvenes prometidos que, por tanto, pensaban casarse, hicieran voto de virginidad? Tampoco resulta muy coherente este voto con eso que dicen algunos escritores cristianos de los primeros tiempos: que los llamados hermanos de Jesús eran hijos de José.

Resultaría más coherente con el amor que se profesaban María y José, y con la acendrada piedad de estos dos jóvenes, que una vez constatado el embarazo de María, ambos hablasen largamente. El amor que José tenía por María facilitaría que creyese la explicación de que ella no había tenido relaciones con otro varón. Y su profundo sentido religioso haría que ambos se inclinasen ante el misterio y vieran, sin comprender, la mano de Dios en este acontecimiento. Ellos, como buenos israelitas, sabían que Dios habla por medio de la historia. Y a partir de este acontecimiento, acogido con fe y sobre la base de su mutuo amor, emprendieron la difícil aventura de vivir de cara a Dios, poniéndose incondicionalmente en sus manos.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Pepe E.
18 de Marzo de 2014 a las 13:46


San José nos perdona por pintarle vejete, no ponerlo en la lista de los grandes ni
en las fiestas importantes. De El no decimos que su fe fue como la de Abraham. Nos quedamos cortos con El, es un marginado un eclasial marginado, el mejor patrono de todos los marginados.

vicente
18 de Marzo de 2014 a las 13:54

gracias al doctor gelabert,

Anónimo
18 de Marzo de 2014 a las 19:57

Suscribo su alegato P. Gelabert. Trata usted un tema " dificil": si José y María se "conocieron " en sentido bíblico despues del parto de Jesús ¿ Cómo se compajina con la virginidad de María despues del parto?. Las posturas están perfiladas.
La figura de José necesita de esta vuelta a las fuentes bíblicas. Sale revitalizado, como hombre, marido y padre. Los idealismos artísticos y figurativos son otra lectura que atienden a otros fines. Como las devociones populares.

Gracias P. Gelabert

Anónimo
18 de Marzo de 2014 a las 20:59

Importante el matiz que introduce Fray Martín, sobre la extracción social de José. A la mentalidad pequeño burguesa ,occidental, lo de un carpintero autónomo de clase media, con su negocio, aún se tolera. Pero esa baja en la escala social, un trabajador por cuenta ajena, un currante ...nos debería hacer pensar sobre el mensaje evangélico y su reflejo en el cristianismo actual. Sobre los apoyos a veces demasiado unilaterales a determinada clase social. Que a la vista está, no es la de José ni su familia.

Gracias Fray Martín. Felicidades a quienes celebren su onomástica

felicidades
19 de Marzo de 2014 a las 12:03

Hoy festividad de Jan José, felicidades Padre Martín Gelabert, por su paternidad espiritual. Por su magisterio teológico y acompañamiento espiritual. Por su disponobilidad, servicio y amistad. A veces no sabemos agradecer como merece su dedicación y la de tantos sacerdotes y religiosos . Hoy especialmente, un recuerdo especial en nuestro afecto y oración. Mil gracias por todo

Sia
19 de Marzo de 2014 a las 14:33

Los tópicos no son como las moras que la mancha de una con otra verde se quita.
Tan "topico" es lo de que José y Jesús fueron carpinteros como obreros eventuales... (A.Nolan en su "cristología" ( ¿Quien es este hombre? Jesús antes del cristianismo) expone y argumenta con causa que la "sagrada familia" era de clase media...otra cosa es donde y desde donde se sitúa Jesús en su "vida pública"... Y qué decir del "casto" José?... Tan tópica es la imagen heredada de los evangelios apócrifos con su varita de azucenas como intentar presentarlo "lo más normalito posible..."porque la castidad y la virginidad no están de moda" ... entre otras cosas porque el "autor´bíblico" las comunidades que hay detrás no tienen la intención de ensalzar ni desprestigiar ciertas virtudes cuanto presentar su(s) vivencia(s) recordadas y "acordadas" sobre Jesús a quien a pesar de sus "presentaciones a veces contrapuestas" reconocen como El Señor.