Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

19
Jun
2015

Encíclica que avala predicciones catastróficas

4 comentarios

“Las predicciones catastróficas ya no pueden ser miradas con desprecio e ironía. A las próximas generaciones podríamos dejarles demasiados escombros, desiertos y suciedad. El ritmo de consumo, de desperdicio y de alteración del medio ambiente ha superado las posibilidades del planeta, de tal manera que el estilo de vida actual, por ser insostenible, sólo puede terminar en catástrofes, como de hecho ya está ocurriendo periódicamente en diversas regiones”. Es difícil sintetizar en pocas palabras la encíclica del Papa Francisco sobre “el cuidado de la casa común”, que es esta hermosa tierra que Dios nos ha regalado. Las que acabo de citar sirven para darse cuenta de cuál es su orientación. Se trata de un grito de alarma, de una llamada profética que, como todas las buenas profecías no busca destruir sino construir, no busca condenar sino convertir, no busca alarmar sino mejorar.

Esta encíclica no gustará a todos. No gustará a los que niegan el calentamiento global, a las grandes petroleras, al sector del carbono y de la minería, y a los políticos que les protegen. Tampoco gustará a los bancos, las instituciones que más se han enriquecido con la crisis financiera de 2007-2008. Pero quizás esta sea una prueba más de la oportunidad y necesidad de la encíclica. A veces el valor de una denuncia o de una propuesta se mide por la oposición y el rechazo que suscita.

La encíclica es una defensa del medio ambiente. Pero es sobre todo una defensa de la humanidad. Especialmente de los más pobres, de los que más sufren las consecuencias de este crecimiento desmesurado, de esta explotación indiscriminada de los recursos. Esta defensa requiere un cambio del paradigma tecnoeconómico, consumista y de rentabilidad inmediata, por otro de diálogo, colaboración y solidaridad.

Una clave: Todo está relacionado, los distintos componentes del planeta, las especies vivas. Esta relación alcanza dimensiones personales cuando se trata de la relación del ser humano con Dios, de los seres humanos entre sí y de los seres humanos con el conjunto de la naturaleza. La clave del universo es la comunión, porque Dios es comunión. Pero esta comunión hay que entenderla en sentido fuerte. No es una mera relación desde fuera. Es una interpenetración, en el sentido de que nos pertenecemos mutuamente; por eso dependemos unos de otros.

Un principio tomista dice que el conocimiento de la fe presupone el conocimiento natural. La encíclica es una buena aplicación de este principio. El Papa ha tenido bien en cuenta los datos más seguros y fehacientes de la ciencia que, en los últimos decenios, han llevado a la conclusión de que “esto no puede seguir así”, porque si sigue así nos quedaremos sin casa. Y si nos quedamos sin casa, no tendremos dónde vivir.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Jorge
20 de Junio de 2015 a las 16:48

es deber de todo cristiano difundir la enseñanza de esta encíclica. Este jueves aré una exposeción sobre esta encíclica en la universidad donde estudio, ante los jóvenes cristianos y no cristianos. hojalá que todos los cristianos defundan esta enseñanza. Gracias Padre Martín por tus artículos.

Jorge
20 de Junio de 2015 a las 19:59

Una buena síntesis y un buen resumen de los objetivos de la Enciclica, unos objetivos prácticos y para toda la humanidad, cuidar la casa común es cuidar nuestra propia supervivencia y la de la tierra.

Juan
21 de Junio de 2015 a las 00:47

Cuando el papa dice que el derecho a la propiedad privada no es un derecho absoluto, pues Dios hizo el universo para beneficio de todos los humanos, que' entienden los encargados del gobierno del mundo? Los catolicos de este país tildan al papa Francisco de comunista y le aconsejan que deje la ciencia a los científicos y que se dedique a asuntos morales..!Que asunto mas moral que el hecho de millones de seres humanos esten en la miseria, mientra unos pocos se hacen mas ricos! Es hora de poner en practica lo que consideramos principios fundamentales y dejar a un lado toda hipocresia. Gracias, fray Martin por tu excelente resumen.

JM Valderas
22 de Junio de 2015 a las 02:29

Del poliedro de la Evangelii Gaudium al ecologismo de la Laudato si.Ecologismo no es lo mismo que ecología. Eso lo sabe cualquier alumno que estudie la disciplina sistemáticamente. En estas páginas comenté que la idea de una encíclica y el proyecto sobre la relación del hombre con la naturaleza se lo debemos a Benedicto XVI, que recogía un clamor general abanderado por el padre de la sociobiología Edward O. Wilson. Convendría saber que el Pontífice no dice qué criterio sigue para declarar que se basa en los datos científicos más consistentes. Eso lo podría afirmar Penyuelas con su trabajos sobre la influencia del calentamiento en el adelantamiento de la maduración de las plantas, por dar un ejemplo. Por otro lado, la naturaleza ha conocido numerosas extinciones en masa, sin que interviniera el hombre. Pudiera ser, o no ser, que la séptima se debiera al hombre. Esperemos a ver cual es la reacción de la científicos. Por temperamento, a uno no le gusta demasiado que se use el nombre de Dios en vano. A a los cientificos tampoco les gusta el abuso de su lenguaje técnico y riguroso. En varios párrafos he sustituido el t'ermino ecología por física nuclear. Es un divertimento que da mucho juego.