Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

6
Jun
2017

Ecología: responsables de hoy y de mañana

3 comentarios
bicicleta

La cuestión ecológica es mucho más que una preocupación por el equilibrio y la belleza de la naturaleza. La ecología tiene serias repercusiones humanas. ¿Qué mundo vamos a dejar a nuestros hijos? ¿Será un mundo habitable, en el que habrá suficiente comida para todos? ¿Será un mundo en el que habrá espacios sanos para todos? Estamos consumiendo recursos limitados, que no son sólo nuestros, también son de las generaciones futuras. Pero nosotros nos estamos quedando con ellos, sin pensar en los que vendrán después. El criterio de nuestra actuación es el egoísmo puro y duro.

La ecología no es sólo un asunto que afecta al futuro. Ahora mismo estas preguntas están plenamente vigentes: ¿por qué las casas de los ricos están afincadas en lugares sanos y seguros, mientras que los pobres deben vivir en viviendas miserables y en lugares insalubres? ¿Por qué cuando hay un terremoto en Japón las consecuencias son mínimas mientras que un terremoto similar en Perú o en Filipinas produce muertes sin fin? ¿Por qué cuando se desborda el rio Paraguay los asentamientos que hay en sus márgenes quedan totalmente destrozados, mientras otros pueden vivir en lujosos palacios, también construidos al lado del agua, pero con una seguridad, limpieza y protección adecuadas?

Ahora mismo, el uso de los recursos y la contaminación del ambiente ya está afectando a los pobres directamente, y los ricos sacan provecho de este hecho vendiendo productos que alivian muy parcialmente los males que ellos mismos han provocado. No estamos hablando sólo del futuro de nuestros hijos, estamos hablando del presente de nuestros hermanos. Porque si todos somos hijos de Dios, entonces todos somos hermanos, “miembros unos de otros” (Ef 4,25).

No es extraño que el Papa Francisco insista en la necesidad de un cambio de paradigma, de nuevas políticas y nuevos modos de hacer funcionar la economía, si queremos encontrar caminos de esperanza y de futuro para la humanidad. No se trata de que la técnica sea mala. Al contrario, la técnica puede ser un modo de colaborar en el proyecto creador de Dios. Pero la técnica tiene sus límites. Más aún: puesta al servicio del poder, sus efectos pueden ser desastrosos. Como dice Francisco “nunca la humanidad tuvo tanto poder, y nada garantiza que vaya a utilizarlo bien… ¿En manos de quién está y puede llegar a estar tanto poder?”.

El aumento del poder debe ir acompañado de un desarrollo del ser humano en responsabilidad, valores y conciencia. Y ahí, precisamente ahí, es dónde debería manifestarse el compromiso cristiano en pro de una nueva economía y, por supuesto, ahí debería incidir la predicación y la catequesis que se imparte desde nuestras parroquias.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Juan
6 de Junio de 2017 a las 19:10

Posiblemente sea un error tratar la naturaleza desde el mismo punto de vista teológico, filosófico y científico. Sin embargo,las diferentes situaciones en las que viven una mayor parte de la humanidad, y que fray Martín comenta acertadamente, deben ser tratadas por teólogos, filósofos y científicos. Es urgente que el papa, fray Martín, Mr. Valderas y todo el que se considere residente de este mundo tome conciencia de la necesidad de una ecología más justa para todos, respetando siempre las diferencias ideológicas.

2
Micaela
6 de Junio de 2017 a las 20:37

Es verdad lo que usted dice, fray Martín, aunque sucede que los que denunciamos vivimos en condiciones de privilegio respecto a nuestros hermanos más vulnerables, y siempre con mayores garantías. No sé si no hay en este mundo sitio suficiente y seguro para todos, o lo que no hay es corazón, como nos sugiere la extraordinaria publicidad de Manos Unidas.

3
Luciana
7 de Junio de 2017 a las 12:31

Admiro al P.Martin su valentía en tratar estos temas cruciantes y reales en favor de los pobres y abandonados de la humanidad.
Pero me vienen las palabras de Jesús cuando reunidos en un banquete acudió una mujer y postrándose a sus pies derramó sobre ellos un valioso perfume que envolvió a todos los circunstantes,Jesús escuchó el murmullo de los presente acu-
sando a la mujer de tal despilfarro" cuando,ese perfume se podía haber vendido para sacar dinero a favor de los pobres".Jesús defendiendo a la mujer les dijo" a
los pobres los tendreis" Siempre con vosotros" y siguió diciendo:" dejadla,se ha
adelantado a embalsamar mi cuerpo en la sepultura".pero es cierto que Jesús
nació pobre,en un establo con animales,y fue tenido "por el hijo del carpintero"
nos dio ejemplo a seguir.Dice el P.Martin: el criterio de nuestra actuación es el
egoismo puro y duro".El compartir y pensar en el que no tiene,es todo un programa a seguir"El de Jesús fue el de la misericordia y comprensión.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo