Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

23
Feb
2018

¿Dios tiene preferencias?

4 comentarios
iglesiasanmartín

Desde los Estados Unidos de América un amable lector me pregunta: “Moisés nos habla de un Dios que prefiere al pueblo de Israel sobre los otros pueblos. ¿Qué tipo de Dios es ese? Se parece a nuestro presidente. ¿Un Dios que discrimina?”

Cierto, a lo largo de la Escritura, sobre todo en el Antiguo Testamento, hay algunos pasajes de los que parece deducirse que Dios tiene preferencias: Israel es su pueblo elegido. En otros pasajes se dice que elige a uno y rechaza a otro: Isaac en lugar de Ismael o Jacob en lugar de Esaú (cf. Gen 21,12; 25,23). Si Dios elige a un pueblo o un hombre en vez de a otro, parece que tiene preferencias. Si el único motivo de su preferencia o de su elección es su voluntad (cf. Ex 33,19), cabe la pregunta de qué clase de justicia es esa, al menos visto desde nuestro punto de vista: “¿hay injusticia en Dios?”, preguntaba el autor de la carta a los Romanos (9,14).

Lo que la Biblia presenta como privilegios o elecciones en realidad hay que entenderlo como responsabilidades. Quién ha conocido mejor a Dios, está más obligado a darlo a conocer. Cuanto más consciente es uno del favor divino tiene mayores motivos para estar agradecido, y su infidelidad resulta más difícil de comprender. Además, la Biblia se expresa “como puede”, en un lenguaje que no es el nuestro, condicionado por una cultura y unos moldes de pensamiento que no le permitían expresarse de otra manera. De ahí la necesidad de encontrar “las líneas de fondo” de todo el conjunto y, a la luz de estas líneas de fondo, releer los pasajes particulares.

A lo largo del Antiguo Testamento Israel va cobrando cada vez más conciencia de que Yahvé es el único Dios y, por tanto, es el Señor de todos los pueblos. Y a todos llama a participar de su gloria que se manifiesta en Jerusalén. Llegará un día, anuncian los profetas, en que todas las naciones confluirán hacia la Casa de Yahvé (Is 2,2-3). Pues el mismo Dios que sacó a Israel de Egipto es el que saca a los filisteos de Caftor y a los arameos de Quir (Am 9,7). Israel no tiene que jactarse de su elección, ya que Dios ejerce igualmente su solicitud sobre los demás pueblos, incluidos los más acérrimos enemigos de Israel: Egipto conocerá a Yahvé, y él le será propicio, y junto con Asiria e Israel será objeto de la misma bendición (Is 19,21-25). Yahvé cuenta entre sus fieles a Egipto y Babilonia, a filisteos, tirios y etíopes (Sal 87).

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Juan
23 de Febrero de 2018 a las 17:49

Quizás el mayor delito del hombre, a lo largo de la historia humana, sea el no reconocer al otro como hermano. Tenemos un mismo origen y un mismo destino, una misma esperanza escatológica en un nuevo cielo y una nueva tierra: si no queda explícitamente bien definido en el Antiguo Testamento, Jesús nos lo recuerda en el Nuevo. Gracias, fray Martín.

2
Martín Gelabert
27 de Febrero de 2018 a las 13:59

He borrado los dos últimos comentarios publicados y no he dejado pasar un tercero, porque no quiero que en este blog se creen polémicas. Lo siento y, si es necesario, pido disculpas. Ruego que en los comentarios no se hagan alusiones personales.

3
Mercedes
1 de Marzo de 2018 a las 11:45

Le agradezco profundamente haya retirado mi comentario ; pido disculpas si el otro señor se ha sentido ofendido . No era mi intención . Al fin y al cabo , hay multitud de opiniones , todas respetables .. pero, solamente una verdad, y es la que nos viene de Dios .

4
Rafael Mass E.
5 de Julio de 2018 a las 11:19

Lo cierto es que la participacion de Dios dentro de la historia de Israel es evidente, desde la promesa que le hizo a Abraham, hasta nuestros días, al punto que hoy tiene al pueblo de la palestina confinado a unos Miles de kilómetros cuadrados de tierra.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo