Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor


Filtrando por: 2009 quitar filtro

7
Dic
2009
Inmaculada, por lo menos una
9 comentarios

Resulta estimulante hacer una lectura del dogma de la Inmaculada Concepción de María a la luz de una nueva comprensión de la transmisión del pecado original. Pues el pecado original no se transmite como si fuera una especie de ADN. El seno de María era genéticamente igual con o sin pecado original. No podía “manchar” a Jesús. El verdadero influjo de unos sobre otros es de tipo cultural y espiritual. Así como la gracia de Cristo no se transmite físicamente, tampoco se transmite así la influencia del pecado. Por otra parte, nuestra humanidad tiene no solo influencias pecaminosas, sino sobre todo influencias positivas, divinas, gracias a Cristo. La humanidad no solo vive una historia de pecado, sino una historia de salvación. María sería el modelo acabado de una humanidad capaz de dar una respuesta positiva al amor de Dios y, en este sentido, la cúspide de una humanidad que se trasciende a sí misma por gracia de Dios.

En María se realiza la más alta posibilidad humana: acoger a Dios. Se convierte así en modelo de creyente. Ella es la que pone todo su ser al servicio de una vida divina que no le pertenece. María estaba preparada “de entrada” para esta acogida, a la que todos podemos acceder por el bautismo. Si esta historia no es solo historia de perdición, sino sobre todo historia de salvación, es lógico que en ella haya modelos de la perfecta realización de esta historia salvífica que Dios quiere hacer con cada ser humano. María es uno de estos modelos, no necesariamente el único.

Los que piensen que esta comprensión desvaloriza a María, porque supuestamente así dejaría de ser privilegiada, tienen una estrecha comprensión de lo que son los privilegios de Dios y un pobre concepto del amor de María a sus hermanos los hombres. La gracia de Dios no solo no empequeñece cuando se universaliza, sino que entonces adquiere su verdadero carácter de gracia: un regalo no deja de ser menos regalo porque sean muchos sus beneficiarios. Y la Virgen no está celosa de ninguno de sus dones; al contrario, se alegra de que muchos puedan compartirlos.

Ir al artículo

4
Dic
2009
Centros escolares sin cruz
15 comentarios

Por ahora es una iniciativa parlamentaria. Es posible que por ley se obligue a retirar la cruz de todos los centros escolares estatales y concertados. Se creará un conflicto innecesario. Pero si así ocurriera, ¿qué van a hacer los centros concertados, además de protestar? ¿Mantener las cruces? Les quitarán el concierto. Y entonces se convertirán en centros elitistas, solo para ricos. Tendría gracia que la cruz solo pudiera estar en lugares para gente adinerada. Sería una contradicción.

Este asunto de los símbolos puede tener otras consecuencias conflictivas. ¿Y si alguien en nombre de la neutralidad política pidiera que por ley se retiraran las banderas o el retrato del Jefe del Estado? Ya puestos, se podría prohibir la exhibición pública de los colores futbolísticos, porque no son culturalmente neutrales. El mundo está lleno de símbolos, todos respetables, siempre que no se utilicen para ofender y no pretendan exclusividad. La cruz ni quiere ofender ni ser exclusiva. Por otra parte, la neutralidad es imposible: si la presencia de un símbolo es significativa, también lo es su ausencia. La retirada de las cruces coloca otro símbolo, que hasta puede resultar beligerante.

Apelar a que se trata de un símbolo cultural para defender la permanencia de la cruz, resulta una apelación pobre. Cultural aquí parece ideológico. Si es símbolo cristiano, porque en la cruz fue martirizado Jesús, su única defensa posible es la religiosa, que se aprende mirando al Crucificado: cuando le insultaban no devolvía el insulto, en la cruz no profería amenazas. Tampoco vosotros, dice un texto muy antiguo refiriéndose a los cristianos, debéis devolver mal por mal, ni insulto por insulto; al contrario, responder con una bendición.

Ser cristiano no es fácil, porque no lo es renunciar al poder, que es una de las caras de la cruz. Si un día hay retirada pública de cruces, ¿por qué no ver ahí una llamada para que los cristianos seamos signos de un amor que perdona? ¿O un estimulo para que las familias eduquen a sus hijos en el amor al Crucificado, que no se manifiesta en el comer  y el vestir, sino en la alegría, gozo y paz que transmite una vida animada por el Espíritu del Crucificado?

Ir al artículo

2
Dic
2009
Mezquitas sin alminares
7 comentarios

En Suiza se celebran con frecuencia consultas populares sobre iniciativas ciudadanas. La última ha sido sobre la prohibición de construir alminares en las mezquitas. La prohibición ha contado con la mayoría del voto popular. El gobierno suizo mostró su decepción por el resultado. “Es una señal de alarma, un sentimiento de repliegue, de autodefensa de los ciudadanos”, declaró la Ministra de asuntos exteriores. A mi entender es un signo de rechazo de lo desconocido o, peor, de lo mal conocido. Un signo de miedo al diferente. Signo que hasta puede interpretarse como rechazo al Islam, sino como religión, al menos como cultura que supuestamente fomentaría la intransigencia y sometería a la mujer. En todo caso, un mal síntoma, un mal precedente, un obstáculo para la buena comprensión del Islam, una dificultad más para mantener relaciones cordiales entre pueblos, personas, religiones y culturas.

Se podía haber ido más lejos, votando contra la construcción de mezquitas. Puestos a buscar argumentos hubiera bastado recordar que en algunos países islámicos están prohibidos los lugares de culto cristianos, o que la considerada propaganda cristiana está penalizada fuertemente; más aún, que las conversiones de musulmanes al cristianismo pueden pagarse con la pena de muerte. Pero este tipo de consideraciones nos coloca al nivel de lo que consideramos malas consideraciones, nos pone a la altura (o a la bajura) de lo que rechazamos. Aparte de que siempre se puede aducir que hay países árabes en los que la convivencia entre el Islam y el cristianismo es sino modélica, al menos, aceptable.

En Suiza prohibir los alminares es una provocación que ni cambia ni arregla nada. Pensemos en España: ¿qué pasaría si, basándose en el artículo 87 de la Constitución, se presentasen iniciativas populares con leyes alternativas a las que patrocina el Gobierno? Es difícil predecir el resultado, pero se clarificaría lo que piensa la mayoría del pueblo español. Siempre sería posible manifestar el desacuerdo con lo votado, del mismo modo que es posible considerar que lo votado por los ciudadanos suizos no favorece la buena convivencia.

Ir al artículo

30
Nov
2009
Víctima de un error y de un mal titular
6 comentarios

El pasado sábado los lectores de prensa “seria” se encontraron con un titular sorprendente y desafortunado: “La mirada del asesino de una niña de tres años”. En el periódico ABC, a toda página, aparecía la fotografía de un joven, cuya cara y mirada reflejaba estupor, desconcierto, tristeza, impotencia. Pero como la policía le detuvo como presunto asesino, la prensa aprovechaba para colocar titulares sensacionalistas y, en este caso, injustos. El mismo periódico de la fotografía a toda plana, al día siguiente, domingo, en un pequeño recuadro de la portada, publicaba la misma fotografía, bajo el título: víctima de un error.

Todos estamos en contra de la violencia. Resulta especialmente repugnante la violencia cometida sobre los niños. Pero hay muchos modos de manifestar nuestra repulsa. Y, sobre todo, hay que tener cuidado con las afirmaciones no probadas. Porque resulta  que este joven el sábado estaba acusado de malos tratos y vejaciones sexuales a una niña; el domingo parecía claro que todo era un error, que la niña cayó de un columpio y murió a causa de los daños causados por la caída. ¿Qué decían los informes médicos? Alguien se ha columpiado sobre la verdad y la justicia. Y sobre este pobre hombre siempre quedará una sombra de sospecha de maltratador.

Con este asunto de los malos tratos todos salimos malparados. No solo los niños y las mujeres. También hay varones injustamente acusados y no se puede presuponer, de entrada, que siempre tiene razón la acusadora, como parece que se tiende a presuponer. Hay mujeres que se aprovechan de esta sensibilidad cultural y judicial para sacar ventajas económicas en procesos de divorcio, aludiendo a malos tratos, cuando no poniendo a hijos por medio. Conozco algunos casos. Daría algún detalle, pero me da miedo que algún lector pueda reconocer a las personas. El hecho es que algunos varones también son víctimas de malos tratos por parte de mujeres sin escrúpulos, que pretenden seguir viviendo a costa del divorciado, dejándolo sin casa, con la mitad del salario, y poniendo a los hijos de su parte, en vez de ponerse a trabajar. Eso también hay que decirlo y denunciarlo.

Ir al artículo

29
Nov
2009
Dudas de fe en sentencia judicial
1 comentarios

Una sentencia judicial argumenta con supuestas dudas sobre la fe de los padres para justificar la exclusión de los hijos de un colegio católico concertado. La historia es la siguiente: unos padres de familia han recurrido al juzgado para que se aumente el cupo de alumnos por aula y así sus hijos puedan entrar en el Colegio Portacaeli de Sevilla. Aquí hay un problema legal: la ley establece un número máximo de alumnos por aula y permite a los solicitantes de plaza escolar que marquen una segunda opción por si no puede atenderse la primera solicitud. Unas familias de Sevilla, al quedar excluidas de la primera petición, recurrieron al juzgado para que se ampliase el número de alumnos en las aulas.

El juez argumenta que, al ser la segunda opción un colegio público, eso plantea dudas sobre las convicciones católicas de los solicitantes. Me parece un razonamiento discutible y poco fundamentado. Puestos a sacar el tema “católico” el juez podría haber argumentado que con la segunda opción del colegio público no se daña la educación católica de los niños, porque el colegio público tiene obligación de impartir la clase de religión católica. Y quizás esta hubiera sido una buena ocasión para que los padres reclamasen que se impartiera con dignidad y altura. Más aún, podía haber dicho el juez, la educación católica no es solo ni principalmente asunto del colegio, sino sobre todo de la familia.

Los motivos por los que se solicita plaza en centros confesionales son variados. Unos buscan educación católica, otros la comodidad de la cercanía, otros se fijan en la calidad de la enseñanza. Aquí, como en otros aspectos de la vida, hay una amplia gama de grises. Pero me parece que deben quedar claras algunas cosas: la inoportunidad de un argumento judicial que plantea dudas sobre la fe del demandante; la necesaria clarificación, por parte de los padres, de los motivos por los que piden el ingreso en un colegio católico; y la urgencia, por parte de las familias católicas, de educar a sus hijos con el propio ejemplo y la madurez necesaria para que puedan afrontar las dificultades con las que, aún sin quererlo, se encontrará su fe.

Ir al artículo

26
Nov
2009
Corrida de toros, ¿catequesis católica?
9 comentarios

Un comentarista del blog me ha hecho prestar atención a un artículo reciente publicado en ABC, “en defensa de los toros”. Llama la atención la relación que el periodista hace entre “ser católico” y “disfrutar plenamente de la fiesta de los toros” o, por el contrario, “ser católico del revés” y “anhelar su prohibición”. En este blog puede leerse mi respuesta a la intervención del amable lector, en la que me ratifico tras conocer el artículo: Me parece un planteamiento inadecuado, y un querer llevar el agua a un molino supuestamente católico en el que caben muchas aguas, pero en la que el agua de los toros no es la que mejor le conviene al molino.

El articulista hace consideraciones, al menos sorprendentes. Por ejemplo, que las corridas de toros serían una catequesis de la religión católica, que afronta la muerte “con gallardía, porque cree en la resurrección de la carne” y por eso, puede tomar a la muerte “muy en broma”. Bueno, bueno, bueno. Yo, como católico, prefiero no bromear con la muerte y no la afronto con gallardía, sino con una mezcla de temor y esperanza.

Este artículo es una muestra de la apropiación de “lo católico” y de la manía que tienen algunos de repartir certificados de “buen católico”. Lo peor de esas apropiaciones y de este reparto de certificados es la descalificación de los que no comulgan con la política o los gustos que subyacen en los apropiadores. En la Iglesia cabemos todos y es importante que nos respetemos todos. Caben los aficionados a los toros y los que prefieren ver suprimido ese espectáculo, los que juegan a la lotería y los que preferirían destinar ese dinero a obras de caridad, los partidarios de una mayor autonomía política y los defensores de una España más uniforme, los que votan a opciones políticas de derechas o de izquierdas; caben incluso los que no están de acuerdo con determinadas líneas pastorales de algún obispo.

El que identifica el ser católico con un determinado voto manifiesta que, para él, la política es más importante que el ser cristiano. Por si acaso aclaro que no pretendo aplicar una consideración similar al que piensa que solo un buen católico puede disfrutar de los toros.

Ir al artículo

25
Nov
2009
Tristeza e ira de Dios
1 comentarios

El comunicante del que les hablaba en un post anterior, me lanzaba dos preguntas más: 1) ¿Dios se entristece con nuestros pecados o es impasible?; 2) ¿Qué es la santa ira de Dios? Esta persona, que ha estudiado teología, me añade que cuando realizó el examen final del primer grado de estudios teológicos, en el temario aparecía esta tesis: “la ira de Dios”.

Les cuento mi respuesta: Juan Pablo II, en una de sus encíclicas, habla del dolor que, como consecuencia del pecado, se encuentra en el corazón mismo de la inefable Trinidad. Este dolor podríamos entenderlo como la tristeza que Dios siente al ver que el hombre se pierde a sí mismo. No se trata de un Dios irritado porque se siente ofendido, sino de un Padre que sufre cuando ve lo mal que lo pasan sus hijos queridos. Lo que entristece a Dios es el daño que me hago a mi mismo o que hago a los demás. Hay algo en Dios que se corresponde al sufrimiento que se siente por el amado, el sufrimiento de la madre al ver sufrir a su hijo, al verle enfermo, al ver que se pierde, al ver que no ama a sus hermanos. Dios es misericordioso y se siente afectado por nuestra situación, porque su amor hace que se implique en nuestra realidad. Dios no es un legislador distante al que no afecta la situación de las personas.

Otra cosa es la posible ira de Dios. La ira es un pecado. Pero como en Dios no hay nada que sea equiparable al pecado, no puede haber ira en él. Cuando en la Escritura se encuentren expresiones de este tipo, hay que entenderlas como antropomorfismos que recuerdan la seriedad del pecado o como expresiones del apasionamiento con el que Dios mira al ser humano. Pero la Escritura deja claro que Dios no da curso al furor de su cólera, precisamente porque no es como los hombres (Os 11,9).

Todo lo que decimos de Dios es inadecuado para reflejar lo que “es”. Quizás sabemos algo de lo que Dios “no es”, pero no lo que “es”. Y, aunque hay que ir con cuidado al aplicar a Dios nuestros sentimientos, me atrevo a afirmar a propósito de la pena y de la ira en Dios: Un Dios apenado, sí. Un Dios irritado, al menos  en el sentido que solemos dar a esta palabra, no.

Ir al artículo

22
Nov
2009
¿Qué belleza salvará al mundo?
11 comentarios

A veces se cita así una frase de Dostoiewsky: “la belleza salvará al mundo”. Situada en el contexto de su novela El idiota, se trata más bien de una pregunta: “¿qué clase de belleza salvaría al mundo?”. La pregunta, más que la afirmación, orienta en la buena dirección. Pues en sí misma y en la percepción que el hombre hace de ella, la belleza es ambigua, lo hermoso puede ser engañoso y sus encantos esconder lo inmoral. Como advierte el libro de la Sabiduría (13,1-10) los encantos del universo pueden conducirnos a preguntar por la belleza de su Autor o podemos quedarnos en las cosas creadas, precisamente seducidos por su belleza.

Por su insuficiencia y ambigüedad la belleza del mundo no puede ser salvadora. Ella es la que necesita ser salvada y protegida. La belleza que salvará al mundo es la del bien y la verdad. No hay otra verdadera belleza. Porque el bien, la verdad y la belleza son indisociables. Pero puesto que la belleza despierta lo mejor que hay en nosotros, puede provocar la pregunta por el Misterio. ¿Por qué la rosa es bella?, se preguntaba Eckhart. ¿De dónde proviene su misterioso fulgor?

Cuando miramos la naturaleza con ojos egoístas nos preguntamos por su rentabilidad y utilidad. La naturaleza se convierte así en un lujo para ricos y poderosos. Cuando nuestra mirada es contemplativa surgen otro tipo de preguntas que nos orientan hacia lo profundo del ser, hacia la gratuidad y el misterio de lo real y, en definitiva, por decirlo con palabras de Tomás de Aquino, hacia el “Dios hermoso, causa de la armonía y del brillo del universo” (II-II,145,2). Este Dios, Hermosura tan antigua y siempre nueva (San Agustín), nos invita a cuidar razonablemente de los recursos naturales y a una práctica efectiva de la solidaridad interhumana.

(Escrito antes y publicado con ocasión del encuentro de Benedicto XVI con los artistas en la Capilla Sixtina este pasado sábado).

Ir al artículo

20
Nov
2009
Hay hambre y sobra comida
8 comentarios

Esta semana se ha celebrado en Roma una cumbre mundial sobre seguridad alimentaria, organizada por la FAO. El Secretario General de la ONU y el Papa Benedicto XVI se han hecho presentes. No han asistido los líderes de los países ricos, tampoco ha asistido el Sr. Rodríguez Zapatero. ¿Será que el asunto no les interesa?

En su discurso, el Papa, tras constatar el incremento dramático del número de personas que sufren el hambre, ha dejado claras dos cosas: una, no hay relación de causa-efecto entre el incremento de la población y el hambre, lo cual se confirma por la deplorable destrucción de excedentes alimentarios en función del lucro económico. O sea, sobran alimentos, pero no hay voluntad política de que lleguen a todos, porque la voluntad que prima es la económica; no se busca alimentar a los hambrientos, se busca obtener el máximo beneficio, aún a costa de los hambrientos. Esta mala política, llega a decir el Papa, tiene repercusiones en la consecución de otros derechos, empezando por el derecho primario a la vida. Si entiendo bien, eso significa que para asegurar dignamente el derecho a la vida es necesario previamente, o al menos simultáneamente, erradicar la pobreza y sus causas.

En segundo lugar, el Papa ha dejado clara la responsabilidad de los unos sobre los otros, fundamentada en la común pertenencia a la familia humana universal. Esto hay que entenderlo bien: no se trata solo de que como todos somos hermanos, nos tenemos que ayudar. Se trata de que los bienes de la tierra son de todos para ser repartidos entre todos. Por eso el Papa habla no solo de una solidaridad animada por el amor, sino de una justicia que induce a dar al otro “lo que es suyo”, lo que le pertenece como miembro de una familia en la que los bienes son comunes. Algo de eso decía Tomás de Aquino, como bien ha notado Bernardo Pérez Andreo. La consecuencia es clara: si un pueblo necesitado se apropia de los bienes superfluos de otros pueblos, no roba porque toma lo que es suyo. ¿Cómo traducir eso políticamente? Por ahora no hay traducción, lo que hay son represalias y tribunales internacionales para castigar a los que se atreven a tomar lo “suyo”.

Ir al artículo

17
Nov
2009
El placer está en tu mano
18 comentarios

La Junta de Extremadura, y parece que el Gobierno de Andalucía pretende imitarles, ha publicado un libro para la educación sexual de los adolescentes, con el ingenioso y malintencionado título de “el placer está en tu mano”. Ni lo he leído, ni tengo interés en hacerlo. El libro no ha gustado a todos. Lo comprendo. Porque introducir en el libro un taller sobre la utilización de juguetes eróticos, entre otras lindezas, no es precisamente educativo. Por tanto, es perfectamente legítimo que algunos padres no estén de acuerdo con que estos procedimientos sean aprendidos por sus hijas e hijos sin el necesario control paterno-materno.

Cosa distinta es la necesidad de una buena educación sexual, que ya se imparte en centros educativos, estatales y concertados. En principio no hay nada que oponer a esta educación. Los padres católicos buscarán, como es lógico, que se imparta según los principios de la moral católica. Tiempo atrás no se impartía educación sexual. La consecuencia era que los niños y adolescentes aprendían por otros medios lo que puede enseñarse desde la dignidad y la belleza. Porque el cuerpo humano es santo, digno y bello, imagen de Dios. Este cuerpo está sexuado y la sexualidad tiene implicaciones en todo lo que hacemos. Vivida cristianamente no solo resulta más humanizadora, sino incluso más placentera.

Convendría que diésemos al término placer toda su nobleza. La Biblia califica las relaciones con Dios de auténtico placer: “sea el Señor tu placer y él te dará lo que pide tu corazón”, se lee en el libro de los Salmos. Porque efectivamente, hay placeres de todo tipo, y los corporales, siendo muy dignos, no son los mejores. Hay también placeres espirituales, que llenan el corazón: el placer de pasear, de escuchar música, de leer un libro, de conversar con un amigo. Todos necesitamos el placer como compensación de las tristezas de la vida. Por eso es importante ampliar su ámbito, para que nuestros jóvenes no lo identifiquen solo con el sexo. Y situar la sexualidad en el contexto del amor, para que nuestros jóvenes la disfruten dignamente y, disfrutandola, progresen en humanidad.

Ir al artículo

Posteriores Anteriores


Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo