Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

25
Sep
2022

Lo primero que hace la Virgen María

3 comentarios
liriomaria

El primer texto que nos habla de la Virgen María es el relato de la Anunciación del evangelio de Lucas. Por tanto, ahí tenemos el testimonio de lo primero que le ocurre, dice o hace María. Una lectura piadosa del relato podría hacernos pensar que lo primero que hace la Virgen es decir la famosa y conocida expresión: “he aquí la esclava del Señor”. Pero no es así, pues siguiendo la literalidad del texto, lo primero que hace la Virgen es preguntar. María pide explicaciones. Y pide explicaciones precisamente porque lo que se le anuncia es un misterio que sólo puede ser acogido desde la fe. Algunos piensan que la fe requiere renunciar al pensamiento y exige una obediencia ciega. No es así. La fe requiere el pensamiento porque la fe es lúcida. Supone la inteligencia. No es para tontos y para crédulos. Porque Dios no prefiere a los imbéciles. Eso son los imbéciles los que lo dicen.

María, mujer piadosa y creyente, se encuentra ante el misterio. Por eso se hace preguntas, por eso no acaba de comprender, por eso pide explicaciones. Y una vez que las ha recibido, entonces es cuando puede hacer un acto de fe. No porque en la explicación haya encontrado la claridad, pues entonces tampoco habría fe, sino aceptación de lo evidente. Junto con las explicaciones, María recibe un signo que las apoya. No olvidemos que María es judía, y los judíos piden signos para creer. Pero la grandeza de María se manifiesta en que, tras haber oído el anuncio del signo que, racionalmente puede interpretarse de muchas maneras y, por tanto, no es un signo impositivo (“Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez”), la grandeza de María, digo, está en que cree antes de ver el signo.

Hay ambientes oficialmente religiosos en los que se tiene miedo a las preguntas. Este miedo denota, en ocasiones, la falta de respuestas. Pero cuando no hay respuestas la fe corre el riesgo de convertirse en algo absurdo, impropio del ser humano. En una fe inhumana, por tanto. Y una fe inhumana no puede ser divina. Acoger con confianza una respuesta que no desvela el misterio, pero le ofrece un sentido; aceptar un signo que tiene su punto débil, porque no es impositivo, eso es estar abierto a la fe y, por añadidura, al amor. Pues el amor no se impone ni se demuestra, pero muestra su amabilidad. La fe tampoco se demuestra, pero muestra su credibilidad.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Valero
25 de Septiembre de 2022 a las 17:59

Ya dice el libro de Isaías "no dije a la estirpe de Jacob: buscadme en el vacío" y les recuerda que el salvó a Israel y que los dioses de madera y piedra no hablan ni salvan. Es decir, el mismo Dios revelado en Isaías da razones para que crean en él, pero como dice Martín, Dios nunca es impositivo, es decir respeta nuestra libertad y por tanto los signos que ofrece pueden ser rechazados porque no se manifiestan de forma tangible. Y esto es así porque de esta forma nuestra elección por él, es verdaderamente libre y amorosa.

Bruno Chirinos
26 de Septiembre de 2022 a las 02:58

La Virgen cree y ama al Señor porque conoce Su voz

Mildred Alemán.
26 de Septiembre de 2022 a las 05:31

Gracias Fray Martín.
La fe no debe tener un sentido impositivo, sino explicativo, razonable, porque la fe y la razón no compiten, se complementan, se sustentan.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo