Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

11
Nov
2013

¿De qué modo Dios interviene en Filipinas?

12 comentarios

Me escribe un amigo y me propone provocativamente: “¿podrías detenerte una vez más explicando de qué manera Dios interviene en la historia? No me extrañaría nada que alguien haya hecho ya responsable a Dios de la tragedia de Filipinas”. Cada vez que ocurre una desgracia provocada por los elementos de la naturaleza surge, de una u otra forma, la pregunta por el papel de Dios en la catástrofe. No es tan frecuente que aparezcan preguntas similares cuando se trata de desgracias todavía mayores, aunque quizás menos llamativas, provocadas por la ambición de los seres humanos. Pienso por ejemplo en las víctimas que producen las guerras. Detrás de las guerras hay grandes intereses económicos: si con el dinero destinado a fabricar armas se produjeran alimentos se acabaría el problema del hambre en el mundo.

Pero no quiero desviarme de la pregunta sobre el modo cómo interviene Dios en la historia. Dios siempre interviene a través de los seres humanos. ¿Cómo se hace presente en Filipinas? Por medio de la solidaridad de tantas personas que entregan su saber, su tiempo, su esfuerzo y su dinero para paliar los efectos inevitables de la catástrofe. No está de más recordar que en esta tarea paliativa las instituciones y personas cristianas ocupan un puesto de preferencia. Cierto: si hay que intervenir es porque antes ha habido una catástrofe. ¿Y cómo es que Dios no la evita, siendo el poderoso dueño del universo? Porque no puede evitarla. Porque este mundo es finito, imperfecto, frágil.

Todas las preguntas son válidas, también la de por qué Dios no evita los tifones. Pero aunque de entrada no caigamos en la cuenta, es similar a la pregunta de por qué nos morimos. Se pueden dar explicaciones de tipo científico (el movimiento de las placas tectónicas juega un papel esencial para regular la temperatura y reciclar el carbono; dicho de otra manera: todo está relacionado y todo contribuye a que la vida pueda continuar). Se pueden hacer consideraciones morales o teológicas. Pero esto no consuela a los que sufren. Ni están en condiciones de escucharlo. Son explicaciones que buscamos precisamente los que no estamos afectados por la desgracia, no sé si para sentirnos tranquilos o para justificar nuestra buena suerte. Los que sufren no buscan explicaciones, sino sentirse acompañados.

Desde la fe sabemos que en la mano que nos tienden los hermanos está Dios acompañándonos. También está en nuestras protestas y preguntas, en nuestras lágrimas, lamentos y tristezas. Está presente en la vida y en la muerte, en la alegría y en el dolor. Pero su presencia es empíricamente indetectable. Es un Dios silencioso. Ante este silencio, que resuena clamoroso en estas catástrofes, necesitamos motivos para seguir creyendo. Pero como la fe es individual e intransferible, puede ocurrir que mientras unos reafirman su fe, otros afirmen que Dios no está presente o que nos ha abandonado. Jesús de Nazaret se planteaba algo similar.

Posterior Anterior


Hay 12 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


¿inevitable?
12 de Noviembre de 2013 a las 18:33

Ahora ayuda humanitaria de los más ricos para paliar el dolor de las víctimas, una vez más los más pobres. Paliar la mala conciencia de ser causa de las consecuencias de una mala interpretación del "dominad la tierra". De la depredación que de la naturaleza hace este capitalismo salvaje sin alma, para quien las ¿inevitables? catástrofes naturales son solo efectos colaterales. Científicos ya advirtieron de las consecuencias del efecto invernadero, de la subida y calentamiento d elos oceanos.

No caigamos en la inmadurez de aclamarnos a ese dios-tapa-agujeros de bolsillo. Dios nos pide que cuidemos de su creación. Nos hizo libres a su imagen y semejanza. Respeta nuestra libertad. Aunque llore en sus hijos más débiles. Se nos pedirán cuentas. A todos.

Jaimebal
12 de Noviembre de 2013 a las 22:18

Buena la reflexión. La cuestión siempre estará ahí desafiando nuestro pensamiento y, sobre todo, nuestra actitud. Podemos aportar explicaciones pero siempre serán insuficientes. Jesucristo, "maestro sincero que nos enseña el camino de Dios", no nos resolvió la cuestión. Dijo, sin embargo, "Yo estaré con ustedes todos los días hasta el fin del mundo". Esa es su respuesta: El nos acompaña en todo, también y sobre todo, en los momentos duros, como los que pasan ahora los filipinos. Esa su actitud, la que nos invita a tomar: Acompañar al que sufre, estar junto, como María, al lado del crucificado.

Pepe
13 de Noviembre de 2013 a las 02:01

Si asignamos a la providencia de Dios lo bueno que nos sucede (la salud) por qué no le asignamos también lo malo. Dicho así, lo malo a veces proviene de la libertad de otros seres humanos que nos causan el mal pero hay males como los tifones, los terremotos, etc. en los que no interviene la mano del hombre. He sido curado de cáncer y muchas personas lo atribuyen a Dios o a la Virgen y a las oraciones que con fe han hecho personas que me quieren. Por los mismos motivos habrá que atribuir a Dios o a la Virgen el largo sufrimiento y la muerte de personas que he conocido con la misma enfermedad por quienes también rezaron. Si no es así, qué sentido tiene que recemos para "torcer" la voluntad de Dios, y le atribuyamos lo bueno y lo desresponsabilicemos de lo malo. ¿No parece que razonamos para que la conclusión sea siempre favorable a Dios aunque el razonamiento sea ilógico? Y sí es mal camino razonar sobre Dios, entonces ¿qué valor tiene cualquier explicación teológica?

futuro sostenible
13 de Noviembre de 2013 a las 07:40

“Contribuir a sensibilizar a las instituciones políticas y a los ciudadanos, para que se difundan estilos de vida sostenibles y para que el sistema económico no esté orientado exclusivamente al consumo de los recursos de la naturaleza y de los seres humanos, sino a la promoción de la persona y del desarrollo de la creación”
Papa Francisco. X Forum internacional de la información para la salvaguarda de la creación, en la ciudad italiana de Nápoles, promovido por Greenaccord onlus. (RC-RV)

El Periodico publica que Papa Francisco prepara una encíclica sobre el medio ambiente, y salvaguarda de la naturaleza.

¿ Seguiremos pensando que lo de la ecología es cosa de cuatro marginales ? ¿ No será una de las fronteras inevitables de este tiempo ?. No solo depende nuestra supervivencia. Somos coresponsables de la vida de nuestros hermanos, de la vida del planeta.

Gracias Fray Martín por su oportuna reflexión

Roberto
13 de Noviembre de 2013 a las 14:49

Pues la verdad es que es una cuestión que se las trae....Yo suelo decir que cada creyente tiene (tenemos) nuestras razones para creer, pero ciertamente no es la acción o la presencia de Dios que se manifiesta de una manera nítida y clara (a no ser que medien fenómenos carismáticos o milagrosos), nosotros queremos saber, entender, ver claramente, sin embargo esto de la fe es un misterio que nos envuelve y no podemos controlar, la acción de Dios no es empíricamente controlable,como dice el autor, en caso de catástrofes como esta, solamente desde el misterio de la cruz de un Dios que se hace débil y asume los sufrimientos de la humanidad que ha sido, es y será, se puede encontrar algún sentido a esto.
Dios no se manifiesta con un poder deslumbrante y potente para solucionar nuestros problemas, estamos sujetos a la precariedad, el sufrimiento, accidentes , enfermedades, etc. Y desde ahí Dios nos acompaña en un aparente silencio compartiendo este dolor, no solucionándolo inmediatamente, sino dándole un sentido.

merche
13 de Noviembre de 2013 a las 16:15

El sufrimiento y sobre todo el del inocente, siempre será un Misterio. lo mismo que lo es Dios.
Pienso que nos toca aceptarlo en medio de la oscuridad inherente a la misma Fe... creer todo tiene sentido, aunque no lo alcancemos a entender .....que todo está bien pensado , en la esperanza de un final feliz para la Creación, que como dice San Pablo actualmente gime con dolores de parto ,por eso el dolor está ahí , pero no será inútil ni falto de sentido.
Nos viene bien purificar nuestra imagen de Dios , que no está para sacarnos las castañas del fuego . También nos viene bien para caer en la cuenta de la parte de de responsabilidad que tenemos en los acontecimientos que nos rodean

mar
13 de Noviembre de 2013 a las 18:58

El sufrimiento produce en la humanidad un gran movimiento, saca a las personas de sus posiciones egocéntricas hacia los demás atribulados como en una cruzada general de solidaridad. Por esta razón el Concilio Vaticano II dirá tambièn que el cristiano no puede encontrar su plenitud si no es en la entrega de sí mismo a los demas.
Gracias Fray Martin

mikel india
13 de Noviembre de 2013 a las 19:38

ha Dios se le pueden hacer miles de preguntas de todos los estilos y muy probablemente no tengamos la respuesta deseada. Se me murieron dos hermanas sin llegar a cumplir los dos anos. Me supo mal y me hizo dano. Yo no he dudado del amor de Dios y es un misterio que tambien me toca a mi vivirlo. Le crucificaron...?Llamaremos a Dios para que nos lo explique. Amar es tener mucha fe, una entrega y saber que Dios ha querido que NOSOTROS pongamos nuestro grano de arena. Filipinas necesita de todo; necesita gente entregada y generosa. Si ponemos corazon el Senor cura heridas, las de todos.

Juanjo
14 de Noviembre de 2013 a las 12:32

Yo pienso que la Naturaleza también siente en sus "propias carnes" el influjo del pecado, el influjo del mal, y por ello se producen estas tragedias, desconozco si todas o algunas. Creo que todo bueno que al Hombre le sucede es pura gracia de Dios y todo lo malo, viene de aquel que solo busca nuestra perdición y nuestra desaparición de este mundo, y ese ser maléfico es Satanás, porque HAY QUE PONERLE NOMBRE Y APELLIDO, porque si no caemos en el error de siempre: Lo bueno que me sucede es gracias a mi esfuerzo, o a Dios, y lo malo que me sucede...es porque Dios no es bueno.

Sobre el comentario de Pepe del otro día, creo que Dios hace una elección con nosotros, todos no recibimos las mismas gracias,(aunque El nos quiera a todos por igual), por ello Pepe se curó de su cancer...y otros no se curan, pero intervienen muchos factores que nosotros gracias a Dios, desconocemos. Acordaros del caso de la HEMORROISA en el Evangelio: Jesús rodeado y aplastado por la gente, y de pronto dice: ¿quien me ha tocado.....?...¡sólo una persona!. Esto es otro de los misterios, y nada me estoy inventando...todo esta en la Escritura. EL DIOS DEL AMOR NO PUEDE QUERER NADA MALO PARA NOSOTROS, aunque a veces, necesitamos purificarnos y quitarnos nuestra inmundicia, que nosotros mismos hemos cometido. Por que si no...¿a qué jugamos los cristianos?.

Anónimo
14 de Noviembre de 2013 a las 21:04

Nuestro Padre es perfecto, que hace caer la lluvia sobre buenos y malos, y las cosas malas somo nosotros las que las provocamos, sin embargo en estas situaciones Dios nos da la oportunidad de convertirnos, ayudando a los necesitados, por que si no existieran los pobres, los necesitados, como abririamos nuestros corazones? como nos desprenderiamos, como podriamos saber lo que tenemos en nuestros corazones? Como cristianos nos toca rezar, pedirle al Señor que tenga misericordia de todos y que nos conceda el aceptar su voluntad, que siempre es la mejor.....

Convencida
15 de Noviembre de 2013 a las 01:39

Desafortunadamente es algo innato de los seres humanos estar haciendo juicios al azar, y encontrar siempre al culpable, aunque es pura imaginación de cada uno, aplicando nuestra razón y/o lógica; es por eso que siempre damos nuestra opinión no solo en estos desastres naturales, sino en nuestras propias vidas y la de los demás.
Quiero aprovechar este comentario para darle INFINITAS GRACIAS A DIOS MI AMADO SEÑOR, por haber sanado a mi hermanita de cáncer, El tarda pero nunca nos falla, y cada uno nos da lo que podemos administrar, por eso hoy más que nunca estoy convencida de lo poderoso que es conmigo y con toda mi familia, todo lo solicitado nos lo ha concedido en su tiempo no en el nuestro. Un abrazo a todos, y gracias por sus intenciones... Amen

Francisco
22 de Noviembre de 2013 a las 01:14

¿ Quién es éste que hasta los elementos obedecen? Medito esto....y no puedo comprender.-

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo