Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

20
Nov
2020

Sobre el covid-19: sugerencias e incongruencias

6 comentarios
virus

La responsabilidad es un bien escaso. Si la población fuera responsable se habrían evitado muchos contagios y fallecimientos por el covid-19 y otras enfermedades. Hay que tener en cuenta que los recursos sanitarios son limitados. Por tanto, hay que repartir esos recursos según las necesidades de la población: infecciones, cánceres, enfermedades degenerativas, en prevención, tratamiento, rehabilitación, investigación, personal.

Dicho lo anterior, me hago eco de la sugerencia que me envía una persona amiga, que conoce bien el mundo de la sanidad. Comprendo que su propuesta es difícil de realizar, porque, a veces, no es fácil delimitar responsabilidades. Aún así, creo que vale la pena difundirla. Reproduzco literalmente del texto que me envía:

“Si una persona o varias tienen conductas de riesgo, produciendo un daño a la población, actualmente con el covid-19 se les pone una multa. Pero si son jóvenes, la pagan los padres, y si son insolventes, … Una cuestión que molesta a los usuarios del sistema sanitario es pagar por la sanidad, ya que todos pagamos impuestos para tener una sanidad gratuita. Pero, en el caso de saber que se ha cometido una imprudencia con daño, podrían pagar un 10% del coste de su estancia hospitalaria (utilizar el mismo porcentaje que se utilizó años atrás con las recetas) o pagar el coste de las pruebas PCR. Y/o hacer servicios a la comunidad durante un tiempo determinado, para revertir el daño producido a esta. Es la mejor forma de ver las consecuencias de la enfermedad. Podrían ayudar a nuestros celadores, ya que están controlados y tienen un contacto con los pacientes.

Esto serviría no sólo para la situación actual, sino para otras prácticas de riesgo. Por ejemplo, tenemos pacientes a los que se les ha dado tratamiento para la hepatitis C, se han negativizado y han tenido prácticas de riesgo, con lo que no sólo han vuelto a tener un brote de hepatitis, sino que se han contagiado con VHI. Estos tratamientos por sí ya son suficientemente caros. Y si hay que repartir nuestros recursos limitados para sanidad, ¿en qué utilizamos los presupuestos?”

Y tras la propuesta, algunas preguntas que me parecen interesantes: ¿Cómo es posible que en la documentación que facilita a los sanitarios el Ministerio de Sanidad se diga que exactamente no se sabe cuándo empieza y deja de contagiar el covi-19 y, a la vez, reduzcan los tiempos de aislamiento? Es decir, se ha comprobado que los 14 días de aislamiento tras contacto con positivo, disminuyen los contagios. ¿Por qué se han reducido estos días a 10? Justo en este tiempo, ha habido un aumento de los casos.

Por otra parte, el discurso de nuestro presidente del gobierno incide en la importancia de tener una vacuna. ¿Por qué? ¿Y si no es efectiva como ocurrió con la vacuna de la tuberculosis? Que además se transmite como el covid-19. ¿Y el hoy? ¿Qué hacemos para vivir bien o mejor con el nuevo virus? Me da la sensación de que el gobierno no está asumiendo responsabilidades.

¿Por qué hasta ahora no se han pedido PCR a la gente que entra a nuestro país tanto si es por trabajo, como por ocio? ¿Por qué en nuestros hospitales y residencias de tercera edad, cuando el personal se ha incorporado de vacaciones no se ha hecho PCR para ver en qué condiciones se incorporaban a trabajar? ¿Se han hecho PCR a los profesores antes de empezar las clases? Teniendo siempre en cuenta que la PCR tiene una efectividad del 70%.

Todas las decisiones que se tomen, tienen consecuencias. Pero si hay malas consecuencias, éstas no tienen por qué acarrear otras malas. Por ejemplo, si lo que se ha decidido hasta el momento ha hecho que suban los casos de contagiados, algo se está haciendo mal. Y no por eso hay que sugerir que se quiten días libres al personal sanitario. Hasta el momento, sólo se hizo en plena crisis. Peso se ha vuelto a comentar.

¿Cómo es posible que en los colegios se esté llevando a rajatabla las distancias sociales y en el transporte público no?

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Loreto
20 de Noviembre de 2020 a las 16:21

Un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella.
Séneca.
Esta frase habla sobre que la pasión por algo puede salvar a cualquier persona de la ignorancia, siendo luz contra el oscurantismo.
Hay que pensar antes de abrir la boca y luego actuar, como dicen los expertos.
Gracias, me ha gustado mucho

2
anónimo
21 de Noviembre de 2020 a las 09:29

El covid-19 ha encontrado una sociedad ufana de su estado del bienestar, basado en la competitividad individual, con lazos sociales debilitados. y conciencia laxa sobre el significado del bien común.

Y para hacer frente, al virus, una sanidad pública expoliada durante años en recursos sobre todo en profesionales sanitarios, que no pueden ayudar en su país de origen,ahora que se les necesita, profesionales a los que se ha formado durante años y que han tenido que emigrar en busca de estabilidad profesional y sueldos dignos. Con dolor en el alma por una emigración forzada.

Urge ir a la raíz. Las medidas punitivas contra la transgresión de la ley, es solución momentánea y puntual. Suele implicar reincidencia cuando falta la conciencia social del nosotros. Que el nieto vaya de fiesta- porque yo lo valgo- y luego abrace con el beso de la muerte a su abuela. Llevar mascarilla refleja la vulnerabilidad de lo humano, insoportable para tanto ego hinchado.

Aún a tiempo de tomar conciencia personal y social, de los valores que nos salvaran no solo de esta pandemia, sino como sociedad. Como humanidad. Compasión, solidaridad. Verdad. Bondad. Belleza.

Gracias fray Martín.

cmc

3
anónimo
21 de Noviembre de 2020 a las 09:53

Una posdata a mi comentario anterior

Era de esperar que el IVA rebajado a las mascarillas, se aplicara tambien a las FFP2, aquellas que realmente protegen de los aerosoles, al fín aceptados como potentes transmisores de covid-19. Mascarillas utilizadas por los grupos de riesgo, y sanitarios.
Pues no. Los grupos de riesgo, mayores, y sanitarios siguen estando obligados a realizar un desembolso extra en cuanto a mascarillas, si quieren protegerse debidamente.

¿ Quién se sigue beneficiando de la vulnerabilidad y necesidad ajena ?

cmc

4
Rut
21 de Noviembre de 2020 a las 11:00

Este comentario sobre el Cvid 19 merece ser enmarcado y publicado en prensa y tv para despertar conciencias ante tanta muerte, mentiras, información contradictoria, etc. etc..Nos ha faltado responsabilidad a los ciudadanos, al gobierno...
Gracias, lo haré llegar a otros.

5
Pedro
21 de Noviembre de 2020 a las 22:34

Lo tengo grabado en mi memoria: Allá por loa 50, del pasado siglo, el párroco de mi pueblo pronunció un sermón, que yo con la atención de un niño apté perfectamente. Decía más o menos esto: "Hace ya bastantes años, unos hombres construyeron un barco, inponente, al que pusieron un letrero que decía "Ni Dios ni los mares podran contra él" (yo no había oido hablar del Titanic, en aquellos años) se lanza a la mar y bastó un bloque de hilo, para que el barco se fuera a pique".
Eso mismo está pasando hoy. Cuando nos creimaos, poco menos que inmortales, incluso el año pasado en las "Coversaciones de San Esteban" hubo alguna conferencia que sí lo afirmaba, ha venido un virus y parece que no encontramos solución y lo que es peor, como en el caso del Titanic, la orquesta sigue tocando, mientras el naufragio.

6
Emilio
22 de Noviembre de 2020 a las 20:06

Difícil dar una solución, empezando por el trasporte público, fuente siempre de muchos contagios de otras enfermedades. La responsabilidad personal debería ser siempre la primera medida preventiva, pero como bien se dice, es lo que más falta en la sociedad debido al egoísmo generalizado que en el fondo se vive hoy al igual que la falsa seguridad.
Yo lo pasé al principio y nada más notar los primeros síntomas se lo dije a mi jefe directo, un medico que a la postre ha salido en televisión como gran experto. Me puse una mascarilla, y no solo me dijo que me la quitara porque creaba alarma social, sino que me obligó a seguir trabajando al día siguiente. Estas posiciones de tipo político son en gran medida las que han fomentado que estemos hoy así.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo