Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

11
Sep
2020

Nadie puede vivir sin placer

5 comentarios
arcoíris parque

Oímos la palabra “placer” y enseguida la asociamos a sexo. Pero el placer es una realidad mucho más amplia. Hay muchos tipos de placeres. El mejor, el de la amistad. O no, porque hay uno mejor, como dice el salmo 36: “sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón”. El más frecuente, la buena comida y la buena bebida.

Tomás de Aquino afirmó: “Nadie puede vivir sin algún placer sensible y corporal”. Y añade: decir lo contrario “no es razonable”. Lo que Tomás de Aquino rechaza son los placeres inmoderados y contrarios a la razón (placer del incesto, placer del sadismo, placer de la pereza, etc.). El problema, por tanto, no es la dimensión corporal de la naturaleza, que viene de Dios, sino el mal uso que hacemos de los miembros de nuestro cuerpo, sea la mano, sea el sexo.

En la naturaleza hay otras dimensiones además de las corporales, a saber: las intelectuales y espirituales. Tomás de Aquino afirma que el ser humano necesita el placer para aliviar sus múltiples e inevitables males y tris­tezas. Y al respecto aclara: no se trata de que los placeres corporales y sensibles sean mayores que los intelectuales y espirituales. Más bien es lo contrario lo que es verdad. Lo que ocurre es que cada uno está obligado a utilizar los remedios de que dispone. Quién conoce los placeres sensibles se servirá de ellos como reme­dio. Quién conoce los placeres espirituales e intelectuales podrá servirse de ellos.

Los hombres combaten la tristeza de muchas maneras: leyendo un libro, escu­chando música, jugando al tenis o bebiendo alcohol. Por esta razón el remedio contra la droga, el alcohol o el sexo inmoderado no es tanto la condena o la re­presión, sino la búsqueda de las causas que provocan estas situaciones desgracia­das para, en un clima de comprensión y respeto, remediar la causa ofreciendo so­luciones alternativas que, al ser más razonables, resultan también más vivifica­doras. Se trata de saber discernir, por debajo de muchas reacciones desconcertan­tes, la vida que todos buscamos y ayudar a encontrar esa vida a quién, en nuestra opinión, le busca por caminos equivocados.

No hay que olvidar que Jesús era amante de la fiesta. Tanto que fue acusado de comilón y bebedor (Mt 11,19-20). También era sensible a la amistad y se rodeaba de buenas amigas y buenos amigos. De ahí que sólo desde una consideración positiva del placer podrá encontrar audiencia la necesaria crítica a una búsqueda del placer a toda costa, que ya no contribuye a la felicidad, sino a su destrucción, y en cuya vorágine está en peligro de caer el hombre moderno.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
J.García
11 de Septiembre de 2020 a las 16:04

Como tu bien dices, Fray Martín, los placeres de la vida son de diferente naturaleza, placeres de amor y placeres de odio, y cada uno de nosotros los usamos a nuestra manera, ética o unéticamente. Hoy, en América, recordamos las víctimas del "placer destructivo" de los que hicieron del 1-11-01 un día histórico memorable..¿Tenían razón quienes afirmaban que el mayor enemigo del hombre es el mismo hombre?

2
Ofelia Olvera
12 de Septiembre de 2020 a las 06:52

Felicitarlos por enseñarnos a conocer el Evangelio y explicarnoslo para entenderlo mejor gracias saludos desde México .

3
Francisca
13 de Septiembre de 2020 a las 09:55

Un placer extraordinario y que lleva a sentir la presencia de Dios: escuchar la musica de Ennio Morricone con el fondo del Monument Valley algo único.

4
Hormias
13 de Septiembre de 2020 a las 15:31

Haendel... La pasión según san mateo.. Un libro.

Hoy he ido a misa en una iglesia románica

5
Mayor Thompson
14 de Septiembre de 2020 a las 18:21

Yo soy feliz en la iglesia escuchando la misa... No entiendo porqué se aleja la humanidad de dios.... Mil gracias fray Martín

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo