Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

11
Oct
2020

Las redes sociales en la encíclica del Papa

5 comentarios
rueda

Entre los muchos temas que aparecen en la encíclica Fratelli tutti está el de las redes sociales y el uso de internet. Como todo lo humano, internet es ambiguo. Puede servir para hacer el bien y utilizarse para hacer el mal. Destaco algunas de las cosas que el Papa dice. Como en el post anterior utilizo con abundancia las propias palabras de la encíclica.

Por una parte, tanta comunicación puede redundar en una pérdida de intimidad. Todo se convierte en espectáculo que puede ser espiado, vigilado, y la vida se expone a un control constante. En la comunicación digital se quiere mostrar todo, y cada individuo se convierte en objeto de miradas que hurgan, desnudan y divulgan, frecuentemente de manera anónima. El respeto al otro se hace pedazos y, de esa manera, al mismo tiempo que lo desplazo, o ignoro y lo mantengo lejos, sin pudor alguno puedo invadir su vida hasta el extremo.

Más aún, a veces imaginamos tener muchos amigos a través de estos medios. Es posible que esas amistades sean una ilusión y estemos más solos de lo que pensamos. Los medios nos pueden hacer perder el contacto con la realidad concreta, obstaculizando el desarrollo de relaciones interpersonales auténticas. La buena comunicación no puede darse por medio de una pantalla. “Hacen falta gestos físicos, expresiones del rostro, silencios, lenguaje corporal, y hasta el perfume, el temblor de las manos, el rubor, la transpiración, porque todo eso habla y forma parte de la comunicación humana. La conexión digital no basta para tender puentes, no alcanza para unir a la humanidad”.

Voy con lo que me parece más grave. Parece que, de pronto, estamos todos muy comunicados, pero en esta super comunicación provoca mucha separación y distanciamiento, a base de insultos, agresividad y actitudes intolerantes, muchas veces anónimos. Esto sería imposible en el contacto cuerpo a cuerpo, porque terminaríamos destruyéndonos entre todos.

Por desgracia, los fanatismos que llevan a destruir a otros son protagonizados también por personas religiosas, sin excluir a los cristianos, que “pueden formar parte de redes de violencia verbal a través de internet y de los diversos foros o espacios de intercambio digital. Aun en medios católicos se pueden perder los límites, se suelen naturalizar la difamación y la calumnia, y parece quedar fuera toda ética y respeto por la fama ajena. ¿Qué se aporta así a la fraternidad que el Padre común nos propone?”

El criterio para valorar positiva o negativamente la vida humana es el amor.  Sin embargo, nota el Papa, hay creyentes que piensan que su grandeza está en la imposición de sus ideologías al resto, o en la defensa violenta de la verdad, o en grandes demostraciones de fortaleza. Todos los creyentes necesitamos reconocer esto: lo primero es el amor, lo que nunca debe estar en riesgo es el amor, el mayor peligro es no amar (cf. 1 Co13,1-13).

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Loreto
11 de Octubre de 2020 a las 10:55

1 Co 10, 23
Todo es lícito, pero no todo es de provecho. Todo es lícito, pero no todo edifica..

2
Borja
12 de Octubre de 2020 a las 14:07

Ni tan siquiera las personas religiosas están libres de "Matrix" donde incluso las personas se convierten en cosas. Todo parece lo que es pero nada es lo que parece, en principio, porque no es real, es virtual. Y así, la paradoja es que lo que no es, se supone que no puede ser, que no es, que no es nada, que no hay nada, y donde no hay nada es imposible que haya algo. Y aún así, desde una virtualidad que se puede ir convirtiendo en posesiva, si se olvida la ética en un@ mismo y hacia lo demás, puede ir originando una realidad paralela desde precisamente la virtualidad misma hasta convertir la virtualidad en algo tan real como la realidad misma si desentendemos la ética de todo lo que hay en Internet.

3
Rut
13 de Octubre de 2020 a las 09:32

Me gusta mucho y me parece muy importante que a través de sus comentarios resalte, profundice, nos llame la atención sobre distintos aspectos de la encíclica, pues despierta el interés de leer atentamente el texto. Lo consigue, Fr. Martín. Gracias.

4
Jorge Pérez
18 de Octubre de 2020 a las 22:26

Gracias Fr. Martin.

5
Juan viejo
25 de Octubre de 2020 a las 09:53

Mil gracias fray Martín

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo