Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

7
Sep
2020

El demonio del mediodía

12 comentarios
solmediodia

El salmo 91 es la oración confiada de quienes “habitan al amparo del Altísimo y viven a la sombra del Omnipotente”. Esos se sienten seguros y, por eso, no temen cuando aparece el peligro. El salmo califica poéticamente el peligro de “espanto nocturno, flecha que vuela de día, peste que se desliza en las tinieblas”, y (ahí está la última metáfora que me interesa) “epidemia que devasta a mediodía”. Pues bien, si ustedes van al texto latino de la traducción conocida como Vulgata, hecha por san Jerónimo, verán que no habla de epidemia, sino de “demonio meridiano”.

Los monjes, que rezaban el breviario en latín, se encontraban con esta expresión todos los domingos en el rezo de completas. Sin duda hay muchos tipos de “demonios”, sobre todo si nos atenemos al significado de otra de las palabras que los designan: diablo. Etimológicamente diablo es “el que separa”, el que miente para crear discordia y desunión, el que crea odio y pone a unas personas contra otras. Su presencia, por tanto, resulta muy fácilmente detectable. El “demonio del mediodía” crea un tipo especial de discordia.

¿Qué es el demonio meridiano? No es la lascivia, como pretende Umberto Eco en su novela “El nombre de la rosa”. Se trata de una experiencia que hacían los monjes de los siglos IV y V, que vivían en los desiertos y descubrieron que, a la hora del mediodía, cuando el sol aprieta con más fuerza, resultaba difícil seguir rezando. El monje ya no siente la alegría de cantar las alabanzas divinas, puesto que le invade el sopor y anda triste y malhumorado. Su voluntad decae, pierde la alegría. Este detalle explica que los teólogos medievales, como Tomás de Aquino, identificaran el demonio meridiano con la acedia, la falta de empuje, la desgana para hacer el bien, la pereza.

Las personas afectadas por el demonio meridiano nunca están contentas, viven inquietas, siempre cansadas, siempre huyendo de sus responsabilidades: necesitan cambiar de casa, de trabajo, de lugar, de amistades. Nada les satisface, todo les aburre. Según el Papa Francisco una de las tentaciones que acechan a los agentes de pastoral es la acedia, el cansancio, la falta de motivaciones, que se manifiesta en la búsqueda de proyectos irrealizables, en no aceptar la costosa evolución de los procesos y querer que todo caiga del cielo, en la falta de paciencia y en no saber esperar. Y también en gobernar a base de documentos, prestando más atención a sus “hojas de ruta” que a las personas. “El inmediatismo ansioso de estos tiempos, concluye Francisco, hace que los agentes pastorales no toleren fácilmente lo que signifique alguna contradicción, un aparente fracaso, una crítica, una cruz”.

Posterior Anterior


Hay 12 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
J. Garcia
7 de Septiembre de 2020 a las 12:21

Ahora me explico porque las gentes que trabajan -o trabajaban- el campo en mi tierra, toman una gran siesta en verano..Cosas del "demonio meridiano". Gracias, fray Martín.

2
Jos
7 de Septiembre de 2020 a las 16:56

Muy interesante. Gracias.

3
Lorena González
7 de Septiembre de 2020 a las 19:14

Su presencia, por tanto, resulta muy fácilmente detectable. El “demonio del mediodía” crea un tipo especial de discordia.
Nos invade el sopor, andamos tristes y malhumorado. Nuestra voluntad decae, Hemos perdido la alegría. NOS URGE RECUPERARNOS!!! Cuál es la medicina para el mal que nos aqueja? Cuál es la vacuna para combatir la epidemia?

4
Hormias
8 de Septiembre de 2020 a las 09:36

Un articulo esclarecedor.. Qué razon tiene el santo padre acerca de la ansiedad por tener.. Poseer... Seamos humildes..
Muchas gracias fray Martín

5
Rute
9 de Septiembre de 2020 a las 10:42

Estupenda aclaración del "demonio meridiano", una actitud que se da hacia la mitad del día y hacia la mitad de la vida.
Orar, confiar humildemente porque es grande nuestra debilidad.
Acuérdate de mi, Señor, en esa hora.

6
Juan viejo
9 de Septiembre de 2020 a las 20:07

A veces cuando deseamos el mal a nuestros semejantes el demonio se manifiesta y nos hsce hasta desear lo peor..... Pero gracias a ls oracion y ls hracia de dios logramos qué pase... Muchas gracias fray Martín

7
Mayor Thompson
10 de Septiembre de 2020 a las 16:47

Gracias de todo corazón por su blog fray Martín

8
JUAN JOSÉ DE LEÓN LASTRA
10 de Septiembre de 2020 a las 18:14

Magnífico, Martín

9
Mario Gómez
12 de Septiembre de 2020 a las 16:52

Muchas gracias.

10
María Teresa Ramírez Hernández
12 de Septiembre de 2020 a las 20:40

Pregunta : ¿Todos en algún momento de nuestra vida
experimentamos ese "demonio meridiano"?... ¿cuando los proyectos no salen como queremos, cuando fácilmente nos desilusionados, cuando pensamos que Dios nos ha abandonado.?....

11
eduardo martinez
13 de Septiembre de 2020 a las 21:29

Si es verdad,este desganamiento es como una flojera y decaimiento interior que llega al cuerpo sin aviso y que nos hace flaquear en la oracion,Es fuerte,pero debemos sacar fuerzas y aferrarnos a la Virgen Maria y logramos vencerlo,la oracion fluye y se aleja todo aquello que nos inquieta el alma.pero debemos tener mucha fuerza y coraje personal,una fuerza grande de fe,

12
D'TERUKKey
14 de Septiembre de 2020 a las 03:46

Me confunde,por qué si el sacerdote si es Carismático es por que ha profundizado lo que es el amor de Dios y sus enseñanzas y las intención de Dios es que se de a conocer su misericordia; me confunde por qué el sacerdote de mi localidad , en redes sociales leo y veo que está presente para destacar el actuar del vandalismo y protestas etc. En Pandemia esperaba ser guiada para los más pequeños que no han alcanzado a ser bautizados o enseñanza de como dirigirnos a Dios y estar en común unión desde el destierro.....se olvidaron de las palabras de Jesús " Dejad que los niños vengan a mi " y la frace cliché es que " No les alcanza el tiempo " Pero si para comentar accidentes y tragedias como protestas.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo