Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

25
Ene
2021

Cuando abusan de su estado los prelados

3 comentarios
prelados

Tomás de Aquino dice que hay mayor perfección en contemplar y dar a conocer lo contemplado, o sea, en orar, estudiar y meditar la Palabra de Dios y luego anunciar lo estudiado y orado, que si nos quedamos solo en la primera parte del binomio, o sea, si nos quedamos solo en la oración. Orar es bueno y meritorio; pero orar y dar testimonio, por medio de la palabra y de la vida, es todavía mejor. En uno de sus escritos, Tomás de Aquino elogia a “los prelados y los predicadores de la fe”, diciendo que ellos alcanzan el más alto grado de perfección cristiana, ya que tienen como especial encargo anunciar el Evangelio después de haberlo orado y estudiado. Este elogio podría extenderse a todo cristiano, pues todos estamos llamados a ser testigos de la fe y a proclamarla con nuestras palabras.

Lo que me interesa del escrito al que me estoy refiriendo es que Tomás de Aquino, con una gran perspicacia, añade que no quita fuerza a lo dicho el que algunos predicadores o prelados “abusen” de su estado y aspiren al cargo, no precisamente buscando el bien de la predicación, sino el propio provecho, incluso económico. Los que buscan el honor o el cargo eclesiástico para su propio beneficio o su propio egoísmo, no desmerecen la bondad de los que cumplen con su misión apostólica y se mantienen fieles a Dios.

Importa recordar estas cosas, en unos tiempos como los nuestros, donde el abuso de poder o la corrupción no sólo provoca escándalo en creyentes y no creyentes, sino incluso, a veces, mucho desánimo en los creyentes. El demérito de unos no es representativo de los méritos de tantos otros. No cabe duda de que los prelados deben buscar siempre la concordia y el buen entendimiento. Pero en todas partes hay excepciones; es lo propio de la condición humana. Una reflexión llena de fortaleza sobre estas excepciones la dijo una famosa víctima sobre sus victimarios: “estos hombres no me van a ganar”.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Hormias ñ
25 de Enero de 2021 a las 18:10

Nunca pensé que en la iglesia ocurriera lo mismo que en la vida civil. Pero se ve que la debilidad humana no difiere de consagrados y laicos

2
Rosa Lucrecia Miguel
25 de Enero de 2021 a las 19:23

Que buena reflexión padre Martín!!! Me encanta aprender y es por eso que lo leo siempre y un santo que siempre me llamó la atención es Santo Tomás de Aquino, es verdad, tenemos ( me incluyo como catequista) que servir a Dios, no debemos servirnos de Dios. Y como dice la Palabra...las palabras convencen pero las obras arrastran. Todo va de la mano...orar la Palabra y ponerla en práctica en nuestra vida del día a día. Bendiciones desde la provincia de San Juan, Argentina padre Martín!!!!

3
liliana-delrocio@hotmail.com
26 de Enero de 2021 a las 02:53

Gracias por sus enseñanzas Padrecito Dios lo Bendiga

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo