Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

14
Dic
2015

Cristo, perfección de lo humano

6 comentarios

Cuando el Vaticano II califica a Jesús de “hombre perfecto” está dando un paso adelante en relación a lo que decía el Concilio de Calcedonia. Cristo no es solo perfectamente humano, verdadero hombre; es también la perfección de lo humano, el hombre que Dios, desde siempre, ha querido y buscado. En la humanidad de Jesús, Dios se ve reflejado. Pero precisamente por esto, la humanidad de Jesús es la humanidad más lograda, más acabada, mejor realizada, la que se corresponde totalmente con el proyecto de Dios. Por eso, Cristo, Hombre perfecto, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación. Mirándole a él, sabemos a qué atenernos para realizar la imagen de Dios con la que todos hemos sido creados.

Jesús revela en su persona la verdad del hombre, al mostrarse él mismo como el “verdadero hombre”. Insisto: no se trata solo de que Jesús haya sido humano, semejante en todo a nosotros, aunque esto sea necesario para mantener la verdad de la Encarnación. Es necesario, además que en su humanidad, en su manera de existir y de comportarse, estemos ante un hombre verdadero, es decir, un hombre cuyas reacciones más espontáneas sean auténticas, justas, de modo que cualquier testigo de su vida se sienta movido a hablar y obrar como él, puesto que Jesús revela en su persona lo mejor del ser humano. Lo que cada uno de nosotros siente como una posibilidad lejana y hasta utópica, aunque deseable, Jesús lo revela realizado como si fuera lo más natural del mundo.

Como bien dice el Vaticano II “Cristo es principio y modelo de esa humanidad renovada, a la que todos aspiran, llena de amor fraterno, de sinceridad y de espíritu de paz”, porque él “nos enseña que la ley fundamental de la perfección humana, y, por tanto, de la transformación del mundo, es el mandamiento nuevo del amor”. Nunca un hombre ha sido más hombre que Cristo, el Hijo de Dios.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
14 de Diciembre de 2015 a las 16:37

QUIEN FUE JESUS.?
Todo depende de quien lo dice.
Para unos, un Judio marginal, para otros un simbolo de Dios, para otro la historia de un viviviente, etc.... es decir todo depende de quien da el concepto.
Cual es la realidad? Tambien depende. Una realidad teologica o una realidad historica.
Muy poco sabemos de su vida. Su obra esta narrada en los evangelios, pero como estos aparecieron despues de los cincuentra, sesenta años de su muerte, cuando sus discipulos divulgaban sus enseñanzas, estas se acomodaron a su tiempo y a las circunstancias, por lo tanto no siempre dijeron o contaron la verdad o realidad de los hechos o acontecimientos. Lo que queda en evidencia es su comprmiso con los pobres, los marginados de la sociedad, las prostitutas en fin con aquellos desamparados y necesitados.
Hoy como ayer, es poco lo que se practica al respecto de los que se dicen ser sus seguidores. Mas aun, el papa Francisco que pretende dar vida al evangelio, no puede, no lo permiten todos aquellos que detentan un gran poder y gozan de prebendas y riquezas que no las quieren dejar. Una cosa predican y otra cosa muy distinta practican.
Jesus, en realidad fue un ser totalmente y verdaderamente humano, que puso en practica y enseño una doctrina divina.
ivan

2
Anonima
14 de Diciembre de 2015 a las 18:21

La fe no depende del punto de vista en que se mire o de quien la tenga. O se tiene fe o no se tiene. Lo que sabemos de la vida de Jesús es lo que los primeros cristianos consideraron que se debía saber para la fe. Toda la Biblia es un libro de creencias, y allí encontramos sólo algunas cosas no todas las que sucedieron.
Volviendo a los Evangelios; no son biografías de Jesús, los autores tenían una intencionalidad al escribirlos, es ahí donde hemos de reparar. Son escritos inspirados por eso son Palabra de Dios, pero escritos en un lenguaje de su época y cultura. Por eso hay que conocer la hermenéutica bíblica y continuar en formación.
Si no seremos capaces de decir muchas barbaridades en nombre de Dios.
La Biblia es un libro cerrado bajo siete sellos y si no tienes fe no la entenderás de todas formas, está velada para los ateos. El cristianismo no lo podemos tildar con un color de relativismo, aunque sea poético y personal. La Verdad es absoluta no relativa, o se conoce o no.
Ánimo para descubrirla! La Iglesia no engaña, engañamos las personas que la constituimos.

3
Juanjo
14 de Diciembre de 2015 a las 20:54

Creo recordar que fue Leonardo Boff quien pronunció la frase; "Humano como Cristo, solo Dios".

4
Juan
14 de Diciembre de 2015 a las 21:16

Un gran tema para meditar precisamente en la fiesta de San Juan de la Cruz, para quien Cristo era una mina llena de tesoros inagotables. Ciertamente Jesús es el prototipo humano perfecto a Quien estamos llamados a imitar, pero nunca lo lograremos. Gracias, fray Martín.

5
Anónimo
14 de Diciembre de 2015 a las 23:01

Que es la Fe.?
Nadie que se sepa ha nacido con fe.
La Fe se va adquiriendo a medida que se va aprendiendo, y ya sabemos, nunca conoceremos la verdad absoluta. Pues esta supera el entendimiento humano. Que es la verdad? pregunto Pilatos a Jesus, y este se quedo sin recibir respuesta.
Lo que si puedo asegurar es que la verdad en este mundo es relativa, a excepcion de la muerte, que jamas persona alguna la ha nagado.
Sugiero que hay que dejar de ser fundamentalista cuando de interpretar la Biblia se trata.
ivan

6
Anonima
15 de Diciembre de 2015 a las 13:31

La Fe es don de Dios, y por mucho que se quiera estudiar o aprender, es Dios quien la concede y tal vez el camino más adecuado sea pedirla a Dios, que siempre es Misterio y que no lo podemos entender en sentido estricto, ya que dejaría de ser Dios. Sí podemos decir sobre Dios, y decir racionalmente, de manera clara y concisa sin titubeos de su existencia, en razón no solamente intelectual sino experiencial.
Insisto en que la Biblia se ha de conocer su hermenéutica para llegar a una correcta comprensión y entendimiento. Se puede estudiar en una Facultad de Teología, por ejemplo. Y esta hermenéutica es la aceptada por la Iglesia católica y ratificada por sus documentos, a la luz de Concilio Vaticano II. Y esto no es fundamentalismo, insisto.
No se es especialita en todo, tal vez en alguna área, pero de religión y Biblia todo el mundo parece que es gran conocedor y especialista, con esto de pueden decir muchas simpleces.
Jesucristo dice: Yo soy el camino, la Verdad y la vida" ¿Cómo lo entendemos? relativamente o absolutamente, o depende del día, o de la circustancia.
No seamos memos.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo