Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

28
May
2021

El amante, el amado y el co-amado

3 comentarios
trinidadimagen

Decía con toda razón San Justino: “si alguien se atreve a decir que hay un nombre que expresa lo que es Dios, es que está rematadamente loco”. Y, sin embargo, hay algunos nombres que nos orientan mejor que otros hacia lo que es Dios. La definición de Dios como Amor (1 Jn 4,8.16) es reconocida como el punto culminante de la revelación del Nuevo Testamento. Aquí no se dice que Dios posee el amor, sino que Dios es Amor. Dios y el Amor son inseparables y se califican el uno al otro. El amor no es una actividad de Dios entre otras; es lo determinante de su ser y, por tanto, el motivo de todo lo que hace. Ahora bien, el amor supone siempre una relación. Si Dios “es” Amor, entonces esa relación no se da solo hacia fuera de él, en el sentido de que Dios ama a los seres humanos; la relación es constitutiva de su ser Amor. Y ahí está el fundamento de lo que la dogmática católica y la tradición de la Iglesia ha calificado como misterio trinitario: Dios es uno en tres personas distintas.

Una imagen sugerente (aunque imperfecta) para explicar este misterio divino de relación tripersonal es la relación que hay entre el amante, el amado y el co-amado. La relación entre el amante y el amado es bidireccional: uno ama al otro, y el otro ama al uno con la misma intensidad. Ahora bien, un amor auténtico es necesariamente un amor abierto. El amor no puede convertirse en un egoísmo de dos. De ahí la necesidad de un tercero: el fruto del amor entre el amante y el amado es el co-amado, el tercero que es amado con el mismo amor por los dos primeros y que ama a los dos primeros por igual. Es lo que ocurre en una familia: madre, padre, hijo o hija. La familia es el mejor reflejo del misterio trinitario.

“Serán dos en una sola carne”: esta palabra de Jesús referida al amor esponsal puede ser un pálido reflejo del misterio trinitario: tres personas en una sola naturaleza. Eso que en la pareja humana (dos en una carne) nunca se realiza del todo, en el misterio de Dios (tres en una sola naturaleza) se realiza con total perfección. Así se manifiesta que el amor une profundamente, pero no disuelve: siguen siendo dos, pero una sola carne; siguen siendo tres, aunque una es la naturaleza divina. El amor potencia y personaliza tanto más cuanto más une.

Dado que el ser humano ha sido creado a imagen de Dios, el misterio trinitario ilumina el misterio de la persona humana. Una persona solitaria no es una buena imagen de Dios, porque Dios no es un ser solitario. Dios no ha conocido nunca la soledad; es un misterio de intercomunicación, de relaciones personales. Tres vidas se fusionan en una. Este misterio divino abre perspectivas cerradas a la razón humana: “que todos sean uno, como nosotros también somos uno” (Jn 17,21-22), al manifestar que el ser humano no puede encontrar su propia plenitud si no es en la entrega sincera de sí mismo a los demás (tal como dice Gaudium et Spes, 24) .

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
Maria
31 de Mayo de 2021 a las 13:01

Después de leer, meditar el blog, sólo una palabra, gracias Fr. Martín, no se puede expresar mejor, más profunda y claramente, más bella y cercana el misterio insondable de la Trinidad. GRACIAS

2
SUSANA LUCIA ERRA
31 de Mayo de 2021 a las 16:07

Fray Martin gracias por esta reflexion , reconozco que la tuve que meditar varias veces,, pero es perfecta Gracias de nuevo

3
Kléver Calle
1 de Junio de 2021 a las 05:33

Gracias por tan bella reflexión. Nos ayuda a comprender con la razón y el corazón, que también son uno.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo