Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

24
Nov
2022

Demasiadas intervenciones

6 comentarios
intervenciones

Las intervenciones o auditorias, o como se quiera llamar, manifiestan que algo no acaba de ir del todo bien. No necesariamente por culpa de los responsables de la institución, aunque la ausencia de culpa no quita que los responsables no hayan sabido gestionar o controlar adecuadamente lo que se les ha encomendado. El Papa, en distintas ocasiones, ha nombrado delegados suyos, a veces solos y a veces acompañados de una pequeña comisión, para revisar el funcionamiento de algunas instituciones eclesiales. El último caso ha sido la intervención de Caritas Internacional. Al parecer no se trata de investigar abusos, sino de mejorar la gestión para que sirva al Papa y a los obispos en el ejercicio de su ministerio con los más pobres y necesitados. Sea lo que sea, algo no acaba de ir bien. Cuando se manejan o administran dineros ajenos, aparecen tentaciones, se requieren controles y la transparencia es necesaria.

Otra intervención conocida es el nombramiento de dos Obispos uruguayos para que visiten los seminarios españoles. Tampoco aquí se trata de buscar abusos, sino de ayudar a que los seminarios cumplan mejor su función de formar a los futuros sacerdotes. El problema concreto es que muchos seminarios tienen tan pocos seminaristas que corren el riesgo de ser un grupo de amigos en vez de un espacio de formación. Cuando hay pocos formandos se corre el riesgo de consentirlo todo, puesto que si uno se pone serio, se tiene miedo a que la diócesis se quede sin vocaciones. Un seminario requiere tener un buen equipo de formación (director y, al menos, uno o dos ayudantes, prefecto de estudios, confesores, director espiritual, encargado del curso propedéutico), y no es normal ni formativo que el número de formadores sea superior al número de seminaristas.

Esto del curso propedéutico, por si alguno no lo sabe, es un curso introductorio, en el que no se cursan estudios reglados en una Facultad o Centro teológico. El objetivo de este curso es formarse espiritualmente, conocer bien la diócesis y sus necesidades, y adquirir una serie de conocimientos elementales sobre biblia, liturgia y documentos eclesiales que, normalmente, los que entran en el seminario desconocen. Por ejemplo, lo que dice el Concilio Vaticano II. A veces los nuevos seminaristas entran con ideas preconcebidas sobre el Concilio. Y es bueno que tengan ideas justas.

Algunas asociaciones y congregaciones religiosas también han sido intervenidas, sobre todo algunas de reciente fundación. Ya sé que no es cuestión de nombres y apariencias, pero los nombres (Heraldos, Cruzados) y las vestimentas suelen ser orientativas de una determinada manera de vivir y de pensar. Al respecto es bueno recordar lo que dice el Código de derecho canónico (nº 304,2) sobre los nombres que, sin duda, por analogía, se aplica también a las vestimentas: “Escogerán un título o nombre que responda a la mentalidad del tiempo y del lugar”.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Marcela Díaz
24 de Noviembre de 2022 a las 14:22

Puede ser los heraldos del evangelio ? Hay una comunidad que se llama los caballeros de la Virgen o heraldos del evangelio q son lo mismo pero lo que no se si son autorizados , podrás asesorarme hermano Martín?.
Abrazos fraternos llenos de Bendiciones Felicitaciones felicidades saludos desde Córdoba Argentina

juan garcia
25 de Noviembre de 2022 a las 10:17

Tu lo dices bien: cuando hay dinero de por medio aumentan las tentaciones y los abusos. Las mejore acciones caritativas son aquellas que se hacen directamente al necesitado.

Maria
26 de Noviembre de 2022 a las 09:02

Me ha iluminado su forma de tratar tan delicado tema: claridad, caridad, y las palabras medidas, llenas de verdad. GRACIAS.

Hormias
26 de Noviembre de 2022 a las 09:43

No se si vendrá al caso.. Y puedi estar totalmente equivocado... Hace años habia unas monjas que profeasin como clarisas franciscanas... Al. Cabo de unos años salen y fundan una orden nueva... Vaqueros. El habit
Qué necesidad habia de fundar... Cuando las clarisas te han abierto su corazón
Lo digo fray Martín pues veo en la iglesia algunos miembros.. Con mucha vanidad y soberbia
Muchas gracias fray Martín

María Elena
26 de Noviembre de 2022 a las 11:42

Que existan auditorías o intervenciones, ya sea en la Iglesia o en otras instancias, me parece que es bueno: es una señal de que hay celo por preservar la esencia de dicha institución. Ahora bien, la cuestión está (creo yo) en analizar con cautela los criterios que se adopten para llevarla a cabo, así como los parámetros que se pretendan examinar.
En todo caso, pienso que no se debería de desconfiar de entrada del sujeto sometido a prueba ni condenarlo a priori: sería realizar un juicio injusto. Dejemos, pues, que las investigaciones sigan su curso: si hay algo que no procede, corregirlo y ya está. Y con esto no me estoy posicionando ni a favor ni en contra de unos o de otros.

Josep
3 de Diciembre de 2022 a las 22:36

Hay seminaristas que desconocen el. Vaticano segundo