Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

29
Sep
2014

Creer como alternativa

5 comentarios

Richard Swinburne, en las primeras páginas de su libro “Fe y Razón” (editado por San Esteban y traducido por Sixto Castro), afirma que “la creencia es relativa a alternativas”. Y añade: “la alternativa normal con la que se compara una creencia es su negación”. En efecto, tanto en el plano antropológico como en el teológico, hay un aspecto de alternativa en el creer. Creer que el equipo de mi ciudad ganará la liga de fútbol es creer que otros no la ganarán. Y creer que existe un Dios es lo contrario de creer que no hay Dios.

Así se comprende que, en el momento de recibir el bautismo, sello y signo de la fe cristiana, el catecúmeno, antes de la triple afirmación: “Creo en Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo”, debe realizar un triple negación: “Renuncio a Satanás, a todas sus obras y a todas sus seducciones”. Volverse hacia Dios es darle la espalda a Satanás; creer en el Dios de Jesús es no creer en otros dioses. Creer en Dios implica que hay una serie de realidades incompatibles con esa fe. El creyente se encuentra ante una alternativa: “o bien una cosa, o bien otra”, pero es imposible quedarse con las dos. De hecho, cuando uno pretende quedarse con las dos, en realidad solo se está quedando con una, con la alternativa contraria a la fe. Desde este punto de vista se comprende la radicalidad de la fe cristiana.

Ahora bien, la alternativa no explica el todo de la fe. Creer que el equipo de mi ciudad ganará la liga, no excluye que crea que otros equipos tienen alguna probabilidad de ganarla. La alternativa no es una evidencia. Creer en algo o en alguien es estar convencido de que las otras probabilidades son menos firmes que aquella en la que se cree. Pero no necesariamente falsas. Por eso el radicalismo de la fe no puede traducirse en fanatismo. Ser consciente de la “alternativa” no significa encontrarse con la evidencia. Puedo creer con firmeza que aprobaré unas oposiciones, incluso que aprobaré con nota muy alta, pero la seguridad de que así suceda no es total. Puedo creer con firmeza que Dios nunca falla, pero esta seguridad no se traduce en una experiencia de triunfo. En la auténtica fe, coexisten la firme seguridad que supone el apoyarse en Dios y la debilidad de vivir este apoyo en las condiciones de lo humano. Cuando Dios se hace humano (bien en Jesús, bien en la vida de cualquiera de nosotros) se empequeñece, se abrevia, y aparece la debilidad.

Más aún, la convicción absoluta de algo, no se demuestra desde la fuerza, sino desde la tranquilidad: que dos y dos son cuatro no es más verdad porque lo proclame a gritos; incluso es más creíble si lo digo tranquilamente. Es verdad en ambos casos, pero es más creíble en el segundo. O sea, del segundo modo, tengo más posibilidades de convencer. Igualmente, la firme convicción de la existencia de Dios no resulta más creíble cuando descalifico a los que no creen en él, sino cuando busco argumentos que les hagan pensar, aunque no les lleven a la fe.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Mercedes
29 de Septiembre de 2014 a las 15:26

Hace unos días tuve un encuentro con dos misioneras de la Iglesia de Jesucristo de los Últimos días ( mormones ) , e intentaron convencerme , es más , me invitaron a visitar su Templo así como a las celebraciones litúrgicas que allí se realizan .Acudí días mas tarde , hice la visita , atendí a sus explicaciones , escuché su mensaje y decidí , así se lo hice saber , que con todos mis respetos hacia sus creencias , Jesucristo es el único y último Profeta , y que con él la revelación cristiana se ha completado y no hay nada más que decir .
Como usted dice, " creer en algo o en alguien es estar convencido de que las otras probabilidades son menos firmes que aquella en la que se cree ".
Gracias por sus enseñanzas ¡
Por cierto , lo tienen muy bien montado en cuanto a la acogida ...

José María Valderas
29 de Septiembre de 2014 a las 18:13

Martín, las alternativas de las que habla Swinburne están relacionadas con lo que los epistemólogos de hablan inglesa llaman "inference to the best explanation", exhaustivamente diseccionada por Peter Lipton. Es un capítulo que a mí siempre me ha parecido muy aprovechable en teología, en especial en el tema de la existencia de Dios, ahora que, erróneamente entiendo, se reitera que no podemos probar ni negar dicha existencia. Abundando en ello, me ha parecido una idea extraordinaria el proyecto de la facultad de Teología de san Paciano de abrir una nueva línea sobre relaciones entre fe y ciencia. Confían en jesuitas de la Gregoriana y en opusdeístas de la Santa Croce. Qué pena que una propuesta no hubiera sido escuchada en otros lares tiempo atrás. Porque, hoy, es más necesaria que nunca.

Anónimo
29 de Septiembre de 2014 a las 20:43

¡ Y qué bien habrá hecho Dios las cosas para que exista la posibilidad de la fe! ¡Cómo ha hecho Dios las cosas para no mostrase como una evidencia, pues no habría fe, ni tampoco como un total imposible, sin que tuviéramos la más mínima posibilidad de al menos intuirlo! ¡Qué misterio la revelación! Unos pueden libremente creer, con sus razones y otros no! ¿Digamos que Dios ha hecho el mundo sin forzarnos a creer en Él?

apostol Juán
30 de Septiembre de 2014 a las 15:17

dios es amor

Valero
1 de Octubre de 2014 a las 17:11

Siempre he pensado que en el fondo, la fe es un acto de humildad. En primera instancia es un don que se nos regala, pero que se nos regala si lo deseamos y si nos sentimos necesitados e incomplentos, es decir, si nuestro corazon es como el de aquellos pobres en el espírito de los que habla Jesús, en el capítulo cinco de Mateo.