Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

5
Abr
2019

Personas para la casa

2 comentarios
rosaenjardin

En el Evangelio encontramos esta clave: para ganar la vida hay que entregarla. No se trata de perder la vida, se trata de ganarla. El secreto está en que quién la guarda egoístamente, aislándose y creyéndose autosuficiente, equivoca su verdad y, por eso, se pierde. La soledad absoluta, además de imposible, es inmoral. La soledad absoluta es la absoluta destrucción del individuo. Estamos hechos para la comunión, pero hay tanta más comunión cuanto más fortalecida está la persona. Paradójicamente, la persona se fortalece en la buena comunión. Individualidad y apertura, autoposesión y comunicabilidad, son dos dimensiones fundamentales y primarias de la persona. El yo y el tú se implican mutuamente. En último término no podemos olvidar que el hombre es un tú para Dios y que en la comunión con Dios y con los hermanos llega a plenitud nuestro ser personal, ser que es irrepetible y relacional a la vez.

El problema con el que hoy nos encontramos es que hay pocas casas donde las personas construyan comunión y, por tanto, donde la comunión construya a la persona. Muchas casas (familiares y religiosas) ya no son lugares de encuentro, sino de paso. Se pasa allí un tiempo, pero no se con-vive, pues los intereses y el corazón están en otros lugares.

De ahí la nostalgia que a todos nos embarga de encontrar “la casa de mi amigo”. Esa casa en la que, tal como cantaba Ricardo Cantalapiedra, había alegría y flores en la puerta, en la que todos ayudaban a todos y nadie quería mal a nadie. Porque allí había un amigo que a todos repartía vida y amor, que no tenía nada suyo. En esa casa entró demasiada gente y con ella entraron leyes, normas y condenas. Entonces hizo frío, ya no había primavera. Por eso, algunos se fueron de la casa en busca de las huellas del amigo.

En el fondo todos buscamos esas huellas, para que en nuestras casas se coma el pan y beba el vino, sin leyes ni comedias. Aceptando con realismo nuestros límites, como dice el Papa en Amoris Laetitia, pero escuchando “el llamado a crecer juntos, a madurar el amor y a cultivar la solidez de la unión, pase lo que pase”.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
ESPERANZA*
8 de Abril de 2019 a las 11:49

Así es Martín, más individualismo acentuado por los medios de comunicación que usamos y no nos caen de la mano. Una excelente comunión enriquece y sabe conjugar: "Individualidad y apertura " Soy persona única que me hace ser yo, pero no me encierra a mi mismo, me abre a la apertura y me enriquece. "Autoposesión y comunicabilidad". Mi riqueza moral y espiritual me construye- valora pasando a ser comunicativa con libertad, sencillez y sensatez llegando a ser posible establecer la comun-unión. El TÚ con el yo, criatura pero muy agraciada, es para mi vida una relación sorprendente que no admite que en mi casa interior entre mucha gente que pueda entorpecer la relación primaria. Pero ojo, sin dejar al amigo de puertas a fuera.

2
Manuel Monteagudo Gandía
8 de Abril de 2019 a las 11:53

Es verdad que la persona se fortalece en la buena comunión, y que la comunión con Dios y con los hermanos se puede llegar a la plenitud. Pero está supeditada a la fortaleza espiritual y al interés personal.
Si no hay suficiente fortaleza de comunión hacia las relaciones familiares, sociales y religiosas, hacia la entrega desinteresada por el hermano, si no cultivamos la convivencia con el amor hacia el prójimo y hacia uno mismo, la fuerza del espíritu puede fracasar.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo