Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

12
Feb
2021

Oración y teología, mutuamente implicadas

6 comentarios
claustrosilos

Según el Concilio Vaticano II, la comprensión de la palabra de Dios crece “cuando los fieles la contemplan y estudian repasándola en su corazón”. Contemplar y estudiar son dos verbos que van unidos, pues se implican mutuamente, remiten el uno al otro. No hace falta forzar el texto para traducir “contemplación y estudio” por “oración y teología”.

Una buena oración se prolonga en el estudio y en la búsqueda teológica, pues el amante (o sea, el orante) desea conocer cada vez mejor al Amado (a Dios). Para conocerle mejor es necesario pensar, reflexionar, buscar, en una palabra, estudiar. El “estudio del Amado” se llama teología. Y la teología, dice Tomás de Aquino, tiene una meta, un objetivo, una finalidad: Dios mismo y todo lo que a él se refiere.

En apoyo de los verbos contemplar y estudiar, el Concilio cita un texto del Evangelio, ese que dice que María, después de maravillarse de lo que escuchaba de su Hijo, “guardaba todas esas cosas y las meditaba en su corazón” (Lc 2,19). Meditar es reflexionar, pensar, dar vueltas a las cosas. Eso es exactamente la teología: pensar, reflexionar sobre la Palabra de Dios y la incidencia que esa Palabra tiene en la vida.

Quizás sea bueno aclarar que hacer teología no es algo reservado a especialistas. Todo creyente hace teología, aunque la mayoría de forma espontánea, cuando se pregunta qué quiere decir la Palabra de Dios o cuando busca una respuesta a las preguntas que le plantea la fe. Hay dos maneras de hacer teología: una más espontánea y otra más técnica. Muchos creyentes se quedan solo con la espontánea, pero si su reflexión es buena buscarán modos de mejorarla, por medio de lecturas que les ayuden a profundizar en los conocimientos bíblicos y teológicos.

Según Tomás de Aquino el estudio de la teología nos hace amigos de Dios. Porque la teología nos hace conocer mejor a Dios, y al conocerle mejor, le amamos más limpia y más intensamente. Y cuanto más le amamos, mejores amigos suyos somos. Un amigo desea conocer lo más íntimo, los secretos más profundos del amigo. Para eso sirve la teología. En este sentido, la teología es la necesaria prolongación de la oración. Pues si la oración es encuentro, la teología es conocimiento: he aquí las dos dimensiones de la amistad. Oración y teología están estrechamente unidas y compenetradas, manan de la misma fuente, se unen en el mismo caudal, corren hacia el mismo fin.

La teología ayuda a orar mejor, el conocimiento da calidad al encuentro; la oración busca un mejor conocimiento del amado. Una oración sin teología produce visionarios, crédulos y fanáticos; una teología sin oración carece del ambiente necesario para realizar su tarea, y se convierte en ciencia presuntuosa y vacía. Oración y teología se retroalimentan la una a la otra. Separarlas es mutilar a las dos. En realidad, es imposible separarlas. Si alguien lo pretende es porque no comprende lo que son, por tanto, es alguien que no sabe lo que hace.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Un amigo
12 de Febrero de 2021 a las 18:26

Muchas Gracias Padre Martín por este magnífico post. Excelente reflexión. Formidable discurso, porque aunque parezca ser lo más lógico y evidente del mundo, no siempre ha sido así y seguirá habiendo quien piensa que la teología no sirve para nada. Bueno…. para muy poco.
Mil gracias, porque llevo más de 25 años experimentando ese mismo razonamiento, viviendo realmente cada una de las ideas plasmadas en la postal. ¡Y qué bien me ha hecho! ¡Cuánto beneficio proporciona la teología; (la buena y libre teología).
Muchas veces vuelvo la vista atrás y me digo; ¿Qué hubiera sido de mi vida si no hubiera estado apoyada por el estudio de la teología?. Sí, me imagino como sería.
Mi agradecimiento al teólogo y amigo que provocó mi amor por el estudio, por la búsqueda, por la lectura, la inquietud; a ese bloguero que ha tenido gran parte de culpa.

2
Hormias
12 de Febrero de 2021 a las 20:39

Suscribo palabra por palabra lo dicho por el anterior comentario

3
MARIA
13 de Febrero de 2021 a las 11:40

Sus comentarios tan claros siempre ayudan a ahondar en los conocimientos bíblicos y teológicos.
Tiene el arte, Fr. Martín, de poner la teología y la palabra bíblica al alcance de todos, y de hacerlas gustar. Gracias

4
Mercedes
13 de Febrero de 2021 a las 12:12

Su magnífica reflexión , describe exactamente lo que me ha sucedido a mí desde hace más de 30 años ..
Mi inquietud por conocer al Amado , comenzó escuchando las homilías impartidas por ustedes en la Basílica de San Vicente Ferrer, ( Rm 10, 17 ) , y actualmente llevo estudiando 8 años en la Escuela de Teología Santo Tomas de Aquino .
La teología , me ayuda , fcomplementa y potencia mi vida de oración , tan NECESARIA para todos los cristianos que escuchan la Palabra y la quieren ponen en práctica , ( St 1, 22-25)
Gracias , fray Martin !

5
Juan viejo
13 de Febrero de 2021 a las 21:56

Gracias fray Martín

6
Jesús Sard
15 de Febrero de 2021 a las 08:01

Su post me ha sido revelador y junto con mi estudio ( éste es mi primer año) en la Escuela de Teologia Santo Tomás Aquino, cada día que pasa percibo que crezco en esa fé que por momentos es tan difícil de mantener. Y es ,como Ud. dice,la oración y la meditación, las dos grandes herramientas que ayudan a fortalecerla. Muchas gracias y un saludo.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo