Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

21
May
2018

¿Nuestro Padre Jesús? Pues no

1 comentarios
JesúsMedinaceli

La religiosidad popular merece mucho respeto. Pero también necesita ser educada y reorientada. En algunos lugares es posible encontrar instituciones que se amparan bajo el título de “nuestro Padre Jesús”. Tras este tipo de expresiones hay una inadecuada comprensión del inefable misterio trinitario. El Dios cristiano es un Dios cualificado. Todas las religiones monoteístas hablan de Dios, pero no de la misma manera. No es lo mismo acentuar que Dios es “Señor”, aunque sea un señor clemente y misericordioso, que acentuar que es Amor. La primera acentuación reclama sumisión; con la segunda es posible hablar de una relación de amistad entre Dios y la persona.

La revelación cristiana culmina afirmando: Dios es Amor. Esta comprensión de Dios es coherente con el dogma trinitario. El amor solo es posible si hay relación, si hay comunión y si hay diferencia (una diferencia que no altera la igualdad). La unidad divina no se resuelve en la soledad. Padre, Hijo y Espíritu no son tres maneras de designar a Dios en función de nuestras conveniencias o de nuestras ideas. Esta triple modalidad divina es esencial al Dios cristiano, no es un invento o una proyección humana. Es el modo como en Jesús, Dios revela lo que es en sí mismo.

Porque Dios es personal nuestras relaciones con él son personales. No son relaciones con Dios “en general”. La relación con Dios tiene matices personales, ya que cada una de las personas de la Trinidad se relaciona de forma diferente con nosotros. Como bien dice el Catecismo “toda la vida cristiana es comunión con cada una de las personas divinas”. Y con cada una nos relacionamos en función de lo que es. Por eso, somos hijos del Padre, hermanos del Hijo y templos (amigos del Espíritu). No somos hijos del Espíritu, ni hijos del Hijo.

Sería interesante preguntar que entienden muchos cuando recitan el Padre nuestro. ¿Quién es ese Padre, Dios o una de las personas divinas? Nos dirigimos al Padre, nos relacionamos con el Padre, al que llamamos “nuestro”, porque nosotros somos hijos “suyos”. Él es nuestro y nosotros de él: esa mutua pertenencia solo es posible en el amor. Dígase lo mismo del Hijo, encarnado en Jesús de Nazaret: somos hermanos y no hijos de Jesús. El es nuestro hermano, y nosotros somos “hijos en el Hijo”. Nuestra filiación se asemeja, de algún modo, a la filiación única de nuestro hermano Jesús.

La teología no nos hace más santos, más buenos o más generosos. Tampoco la falta de teología, no nos confundamos. Pero la teología ayuda a comprender mejor la fe, a vivirla con más precisión, incluso con más alegría, y a presentarla de forma más creíble.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Pablo Garcia Serrano
21 de Mayo de 2018 a las 20:26

Si me permites voy a dar mi opinión diferente a la oficial, basado en el poder de Dios y en Hch 2.

Para hablar de Dios siempre tenemos que tener en cuenta que es todo poderoso y eso significa que puede hacer todo lo que quiera, y como es amor y nos ama siempre hace las cosas para nuestro bien. PARA QUE NO TENGAMOS QUE SUFRIR EN LA REALIDAD LO QUE A ÉL LE HICIERON COMO A UN HOMBRE QUE REPRESENTÓ.
Jesús es nuestro hermano y amigo, porque quiso comportarse en todo como los hombres menos en el pecado, y como nos ama quiere ser nuestro amigo si no despreciamos su amistad, pero es el poder de Dios, por eso Cristo y Dios es el mismo ser, ese poder de Dios hecho hombre es el que representa con lo que le pasa a ÉL, lo que nos puede pasar a nosotros si no hacemos caso a lo que nos dice y a lo que en su propia carne le pasó.

Pero que cristo haya sido crucificado, no quiere decir que haya sufrido, porque como es todo poderoso puede evitar el sufrimiento propio, lo que le pasó es real, pero solo puede ser una representación de lo que nos puede pasar a nosotros en realidad si libremente escogemos el camino del mal.

No es solo mi opinión personal, es cierto que clavaron a Cristo en la cruz, pero dice en Hch2,24: Dios lo resucitó anulando los dolores de la muerte, porque es imposible que fuera dominado por ella. Dios lo puede todo, y parece razonable pensar que era innecesario que tuviera que sufrir sin merecerlo. EL SUFRIMIENTO ES SOLO PARA EL MAL.
Hch 3,26 Dios resucitó a su Hijo, pero nos lo envió primero para que cada uno de nosotros se convierta de su maldad. CRISTO CUMPLIÓ SU PAPAL POR AMOR PARA QUE NO TENGAMOS QUE SUFRIR EN LA REALIDAD LO QUE A ÉL LE PASÓ EN MISTERIO O COMO SÍMBOLO REAL PARA NOSOTROS.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo