Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

2
Mar
2018

La salvación según Congregación de la Fe

3 comentarios
salvación

La Congregación para la Doctrina de la Fe acaba de publicar una carta sobre la salvación cristiana, subrayando dos dimensiones fundamentales de la misma que resultan difíciles de comprender por la cultura moderna. Pues esta cultura está marcada por la autosuficiencia y el individualismo. Por una parte, el hombre se considera poderoso, capaz de conseguir por sí mismo todo lo que se proponga. Por otra, el hombre moderno tiende a encerrarse en sí mismo, olvidándose de los demás. Dicho de otra manera: el hombre de hoy no quiere salvadores, se basta a sí mismo; y no le importan los demás, mientras él esté bien.

La fe cristiana deja claro que la salvación viene de y por Otro (el Dios de Jesucristo); que toda liberación humana, por muy necesaria que sea, siempre es insuficiente; que el hombre por sí mismo nunca puede alcanzar una felicidad estable y completa. Toda autorrealización es, por principio, insuficiente, pues siempre topa con los límites de lo humano. Sólo Dios puede llenar el corazón humano. Todos nuestros amores son limitados y siempre buscan más. Esta búsqueda de “más” es la huella de una insatisfacción que sólo Dios puede colmar.

Por otra parte, la fe cristiana deja claro que la salvación no puede reducirse a algo puramente interior, y mucho menos a un menosprecio del cuerpo, pues una salvación completa debe alcanzar a todas las dimensiones de la persona, incluida la corporal, que participa de la imagen de Dios. Más aún, una salvación completa debe llegar a todos los seres humanos. No hay salvación individual. Dios nos salva como pueblo, porque Dios es un Dios de comunión y amor. Por eso, la salvación que Dios prepara consistirá en el encuentro con un misterio de Comunión interpersonal; y esta salvación se anticipa ya en este mundo en la medida en que vivimos en comunión con los otros seres humanos y el resto de la creación.

En la carta se encuentran una serie de consideraciones sobre Jesús como camino de salvación, porque ha asumido plenamente nuestra humanidad y vivió una vida en comunión con el Padre y con los hermanos; sobre la Iglesia como “sacramento universal de salvación”; o sobre como Dios puede conducir a la salvación en Cristo a los creyentes de otras religiones y a todos los hombres de buena voluntad. La salvación definitiva se realizará cuando todos participemos en la gloria de Jesús resucitado, que llevará a plenitud nuestra relación con Dios, con los hermanos y con toda la creación.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Antonio López Sernández
3 de Marzo de 2018 a las 08:32

Gracias, P. Martín, por esta reflexión. Esto nos hace pensar que no debemos olvidar que Dios es Padre de todos y que, aunque nosotros nos olvidemos de Él, Él no se olvida de nosotros. Nuestro pasaporte para la eternidad inefable en Dios se asegura anticipando en este mundo la vivencia de esta eternidad en el amor a Dios y a todos en el amor fraternal en Dios. Cristo murió por todos en un holocausto de amor total, hasta el punto de asumir la muerte más cruel, la muerte de cruz. El mensaje de amor comunitario y pleno es el único de dar sentido a nuestra vida, sin fisuras. Me siento obligado a resaltar el final de su consideración: "La salvación definitiva se realizará cuando todos participemos en la gloria de Jesús resucitado, que llevará a plenitud nuestra relación con Dios, con los hermanos y con toda la creación".

2
Ricardo B.
4 de Marzo de 2018 a las 20:25

Hola, la Carta De la doctrina de la Fe es explicita. Pero, o no entiendo bien, si la salvación es para nos., su pueblo o nos insertos en el pueblo como comunidad y no individual, hemos de relacionarnos con los individualistas autosuficientes, de que manera?, viviendo solidariamente y permitiendo q se nos recuesten sabiendo ellos q no los dejaremos solos xq bien saben, como decía mi tia, "cuando el muerto sabe q tiene quien lo cargue, se hace más pesado". Ahora bien, ese misterio de comunicación interpersonal lo alcanzaremos en y con el matrimonio?.

3
Vicente
15 de Marzo de 2018 a las 12:02

También se afirma que la salvación cristiana se nos da en el sacramento del bautismo, que es la puerta de la vida eterna. Pero no basta con estar "pasado por agua", es necesario vivir todo lo que supone el bautismo.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo