Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

24
Nov
2013

La hembra abrazará al varón

5 comentarios

“El Señor crea algo nuevo en la tierra: la hembra abrazará al varón”. Así se expresa el profeta Isaías (31,22). El texto se refiere a la reanudación de las relaciones de amor entre Israel y su esposo Yahvé. Sin embargo, leído más allá de su contexto, el texto suena un poco extraño y hace pensar: ¿representa alguna novedad que la mujer abrace al varón? En cierto modo sí. Para empezar, los abrazos solo se dan entre los seres humanos. El abrazo es una novedad en el mundo de los animales superiores. Es un signo de hominización, o sea, de un determinado grado de evolución anatómico morfológica. En el coito de los simios, la hembra solo ofrece la espalda al macho, no puede abrazarle ni ver su rostro. No es posible la intersubjetividad del amor. El abrazo recíproco y los rostros unidos es, al menos, signo de hominización. Y probablemente de humanización. Entre la sexualidad animal y la humana hay una diferencia cualitativa, porque la sexualidad humana desborda los límites de lo biológico para adentrarse en la riqueza de lo interpersonal.

Desde esta perspectiva, el texto de Isaías podría ir más allá de su sentido original y tener un alcance antropológico universal. La hominización es la base de la humanización. La base morfológica hace posible la aparición de seres humanos creados y estructurados para el encuentro amoroso. Pero no sólo el del macho con la hembra, sino el de todos los seres humanos entre sí. La bisexualidad es el prototipo biológico de una verdad de amplio alcance, pues como dice el Vaticano II “la sociedad de hombre y mujer es la expresión primera de la comunión de personas humanas, ya que el humano es, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir ni desplegar sus cualidades sin relacionarse con los demás”.

Que los seres humanos se abracen, o sea, vivan fraternalmente, resulta siempre una novedad. Porque lo cierto es que la historia de la humanidad es una historia de guerras, enemistades, desencuentros. La novedad que introduce la fe bíblica, sobre todo la neotestamentaria, es que la normalidad humana no está en el desencuentro, sino en la comunión. Y viviendo en comunión, los humanos se divinizan. Vuelvo a citar al Vaticano II: “El Señor, cuando ruega al Padre que todos sean uno, como nosotros también somos uno (Jn 17,21-22), abriendo perspectivas cerradas a la razón humana, sugiere una cierta semejanza entre la unión de las personas divinas y la unión de los hijos de Dios en la verdad y en la caridad”.

Cuando la hembra abraza al varón (y por extensión: cuando los humanos se abrazan) ocurre algo nuevo, dice el profeta. Se abren perspectivas, dice el Vaticano II. La novedad y la perspectiva de lo divino

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Anónimo
26 de Noviembre de 2013 a las 18:38

Lástima que este tema suscite 0 comentarios, y el número de "me gusta", desciende notablemente. No interesa el tema de la mujer, del afecto, de la ternura. Aún hace falta un día como el de ayer en que se nos recuerda la lacra de la violencia de género. Cuarenta y cinco mujeres asesinadas en lo que va de año en España por aquellos que confunden el amor con posesión. El abrazo del oso que asfixia la vida. Alerta en el acoso que sufren las adolescentes en redes sociales. Vuelven estereotipos que se creían superados. Las abuelas de hoy tienen que recordar a sus nietas que valen por ellas mismas, y no por referencia a quien tienen al lado. Quien bien te quiere, te hace feliz, busca tu desarrollo como persona.

La ternura y el afecto son revolucionarios. Nos lo recuerda Francisco en la recien publicada Evangelii Gaudium.

2
vicente
27 de Noviembre de 2013 a las 20:50

genial el padre Gelabert, como siempre.

3
Juan
27 de Noviembre de 2013 a las 21:05

"Viviendo en communion los humanos se divinizan". Bien dicho, fray Martin. Pero, cuantas parejas consideran santificantes sus relaciones matrimoniales? Seria interesante una encuesta al respect. El sentido de culpabilidad, de concupisciencia, que se nos inculco en la juventud, nos juega una mala pasada. Que el Senor bendiga a los matrimonios.

4
mar
28 de Noviembre de 2013 a las 20:35

Fray Martin. Su comentario nos lleva a la ternura y al amor....hay una canción que habla de este tema.
La recomiendo...es preciosa...gracias Fray Martín

https://www.youtube.com/watch?v=KboiEh9sUp0&feature=youtube_gdata_player

5
Anónimo
3 de Diciembre de 2013 a las 15:51

Realmente muchas veces las mujeres olvidamos aquella dignidad dada por Dios, aquella dignidad de mujer que se nos ha otorgado para que lo honremos, la olvidamos en el buscar o mendigar amor, en una prostitución por amor, encontando humillación,desprecio del otro, olvidándo aún más que existe alguien incodicional, que está simpre, alguien que no nos manimula, no miente, que nos valora y respeta por lo que somos y no por las meras apariencias o intereses, este alguién es DIOS, y fácilmente le damos la espalda y nos volcamos a este mundo buscando incesamente amor en el otro,cuando verdaderamente el amor ha estado siempre allí junto a nosotros, en nosotros, pero que lo hemos querido apagar. Entonces queda la pregunta a nosotros mismos de ¿hasta cuándo?, hasta cuándo vamos a huir de este verdadero amor, de este amor que da vida, esperanza, paz......

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo