Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

23
Nov
2021

Flores de las espinas

7 comentarios
flores01

¿Hay alguien en la Iglesia que no tenga alguna queja? Si respondemos sinceramente, lo bueno que vivimos es superior a lo que nos molesta. Eso no quita que a muchos les gustaría que algunas cosas cambiasen en la Iglesia. Hay personas, sobre todo mujeres, e incluso mujeres consagradas, que desearían sentirse más integradas en las instancias eclesiales o parroquiales; hay matrimonios en situación irregular, que no acaban de encontrar su sitio en la comunidad cristiana; hay personas que practican la fe, calificadas de disfuncionales, palabra que indica conflictividad; hay clérigos y religiosos que se sienten marginados; hay cristianos que quisieran ver mayor compromiso contra la guerra o la pobreza.

¿Cómo lograr que esas y otras personas se sientan más representadas, más escuchadas, más comprendidas, más integradas en la comunidad cristiana? Digo bien: “se sientan”. Porque el problema está ahí: no en lo que piensan los cristianos integrados, normales, sin problemas, sino en lo que sienten algunos. La convocatoria del Sínodo de la Iglesia universal por el Papa Francisco es una buena oportunidad para que todos podamos expresarnos con libertad y con verdad. Aunque nadie se lo pida, todas y todos tienen la oportunidad de entregar, bien en las parroquias, bien en el Obispado, sus propias respuestas a las preguntas formuladas en el documento preparatorio del Sínodo; o sus propias propuestas; o sus quejas.

Si quejas y desánimos se integran dentro de un diálogo que, por una parte, los amortigüe y, por otra, las transforme en motivo de autocrítica o, al menos, de reflexión por parte de los responsables eclesiales, lo que parecen cardos o espinas podrían convertirse en flores. El florecer sería facilitado si lográsemos crear un clima de comprensión, confianza, cercanía, acompañado de una apertura mental, que nos permitiera comprender lo bueno que puede haber en las perspectivas y posiciones distintas a las propias.

A mí me llamó la atención que, en su libro sobre Jesús de Nazaret, Joseph Ratzinger-Benedicto XVI citase a la bestia negra de la teología católica de hace unos años, a saber, Rudolf Bultmann. Cuando está en desacuerdo con la teología de Bultmann lo hace de forma respetuosa y razonada; y si lo cita, estando en desacuerdo, es porque considera que la posición de Bultmann es tan seria que merece ser considerada y escuchada. Lo sorprendente es que, en otras ocasiones, muestra su acuerdo con lo que dice Bultmann. Este es un buen ejemplo de cómo movernos en la Iglesia. Con apertura de mente, respetando al otro, escuchándolo, razonando antes de condenar, y acogiendo lo bueno que puede tener. Así lograremos que la Iglesia sea un hermoso jardín. Hagamos magia, hagamos que broten flores entre las espinas, mejor aún, convirtamos las espinas en flores.

Posterior Anterior


Hay 7 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
Luis Fonseca
23 de Noviembre de 2021 a las 17:20

Entre todos (laicos, consagrados, pastores), tenemos que hacer de nuestra Iglesia un recinto de escucha, encuentro y ternura, porque así es como se nos revela Dios en Jesús. Hoy ser sal de la tierra es también ser bálsamo de sus heridas, las de fuera y las del corazón.

2
Rut
24 de Noviembre de 2021 a las 09:10

Esta expresión " lo bueno que vivimos es superior a lo que nos molesta " es extraordinaria para hacerla cada uno efectiva.
Me ha hecho repensar mis descontentos o quejas, ruego al Señor que sepa caminar unida a este Pieblo de Dios, santo y pecador, hasta el final de mis días. Gracias.

3
Valero
24 de Noviembre de 2021 a las 09:12

A veces idealizamos los inicios de la iglesia y también entonces hubo distintas opiniones, desencuentros, luchas y peligros de que estas realidades destruyesen la comunión de los santos. ¿Cómo salió victoriosa de estas realidades? Por el testimonio de los mártires y no sólo hablo de los que murieron en el circo, sino de todos aquellos que amaron a Cristo y a la iglesia por encima de sus propias opiniones.

4
M Pilar Melgar
24 de Noviembre de 2021 a las 16:05

Ojalá sea así, es necesario dar testimonio de unidad en la diversidad, me parece buenísimo, " escuchar, razonar antes de condenar, y acogiendo lo bueno" . Nadie en la Iglesia deberíamos sentirnos marginados

5
Hormias
25 de Noviembre de 2021 a las 12:55

Debemos seguir las enseñanzas del Santo Padre. Y ayudarlr con nuestras oraciones

6
Loreto
25 de Noviembre de 2021 a las 19:45

El esplendor de la rosa y la blancura del lirio no roban a la pequeña violeta de su esencia ni a la margarita de su simple encanto. Si cada diminuta flor quisiera ser una rosa, la primavera perdería su encanto.
(Santa Teresa de Lisieux)

Las distintas formas de la esencia

7
Rafael Urias
26 de Noviembre de 2021 a las 22:42

Y cómo integrarnos en el trabajo del Sinodo en Sevilla? O en Camas?Qué caminos o sistemas se ha establecido para que los componentes de alguna comunidad parroquial quiera o pueda participar exponiendo sus dudas o deseos?

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo