Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

19
Dic
2021

Embarazo de alto riesgo

6 comentarios
joseymariaabelen

El colorido y la alegría espontánea de las fiestas navideñas, no deben hacernos olvidar las dificultades históricas de aquel nacimiento. Por otra parte, desde la perspectiva teológica, a veces insistimos en la obra salvadora del Jesús adulto, en su crucifixión y resurrección, y olvidamos la aceptación divina de la vulnerabilidad, que se manifiesta en la encarnación: no retuvo su categoría de Dios, se hizo uno de tantos, compartió la naturaleza humana común a todos, dice san Pablo a los filipenses (2,6-7). Si se hizo uno de tantos, en una situación histórica y geográfica concreta, debió pasar por todas las dificultades y riesgos que pasaban los recién nacidos en aquella sociedad. Una pregunta: ¿cuál era la tasa de mortalidad infantil en la Galilea del siglo primero? No he encontrado los datos, pero seguro que era muy alta. Ese era el primer riesgo que corrían todos los nacidos entonces.

La buena nueva liberadora de la encarnación divina no comienza en el ministerio de Jesús como adulto. “Por el contrario, dice Elizabeth O’Donell Gandolfo, comienza con un embarazo de alto riesgo social; con un parto humilde, desordenado y doloroso, y con el cuerpo natal de un niño chillón, dependiente y vulnerable”. Lo de alto riesgo social, además de las implicaciones que antes he notado sobre la mortalidad infantil y, por supuesto, la falta de comadrona durante el parto, tiene una implicación socio-familiar muy significativa. “No tenían sitio en el alojamiento” dice el evangelista (Lc 2,6).

El término griego traducido por alojamiento, “katályma”, designa una sala de aquellas casas de campesinos de la época, donde albergaban a los huéspedes. Lo lógico es que José, al llegar a Belén, pidiera alojamiento en casa de sus parientes. Pero ellos no le recibieron: “vino a los suyos y los suyos no le recibieron” (Jn 1,11), les enviaron a un pesebre, comedero del ganado, que sin duda se hallaba instalado en la pared de su pobre casa. ¿Cómo es posible que la propia familia de José no quisiera recibirles? Probablemente estaban escandalizados de un embarazo no previsto, tan no previsto que el nacimiento estaba a punto de producirse a los pocos meses -bastantes menos de nueve- de matrimonio. Un auténtico escándalo para gentes religiosas y bien pensantes.

El amor divino, en la Encarnación, comienza por enfrentarse a una inevitable vulnerabilidad. Fijarnos en el vulnerable niño Jesús y recordar la dependencia de todo niño de sus cuidadores, nos recuerda que la vulnerabilidad es una dimensión de toda vida humana. Siempre dependemos de alguien y siempre estamos enfrentados a la amenaza del dolor, del sufrimiento, de la marginación, de la maledicencia y de la muerte. La respuesta a la vulnerabilidad es el cuidado. El cuidado que tuvieron José y María del niño Jesús, y el cuidado que debemos tener los unos de los otros.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
Arturo Dextre
19 de Diciembre de 2021 a las 13:42

Qué bien escribes Martín. Feliz navidad 🎁 para ti también.

2
Maria Angeles Villalibre
19 de Diciembre de 2021 a las 18:45

Gracias por tu forma de escribir. Llega de verdad y alguna vez te la copio para hacerla mas extensiva a otros.

3
Valero
20 de Diciembre de 2021 a las 08:22

El Todopoderoso se hizo realmente vulnerable. Gracias Martín por recordarme que todo lo me hace vulnerable y débil fue asumido por Dios y que el amor se hace fuerte en la debilidad. También en mi vida he visto que esto es cierto, que como dice San Pablo: "cuando soy débil, entonces soy fuerte".

4
Marta Delicia
20 de Diciembre de 2021 a las 14:47

Estimado Padre, ayer pensaba en este traslado de María a otra ciudad, y muy cercana al parto. Qué difícil circunstancia, casi dramática. Las cosas que le ocurren a una mujer a poco tiempo para dar a luz: constracciones, dolores, molestias por todos lados. Muchas veces hasta con dificultades para respirar. Y el lugar de nacimiento con ausencia de condiciones mínimas de higiene y cuidado ante el nacimiento de un ser, que aunque Dios, no dejaba de ser vulnerable en tales circunstancias. Lo que más estremece es la total aceptación a "esas" circunstancias, que muy lejos estaban de ser las adecuadas y muy poco en correspondencia en relación al Hijo de Dios y a la Bienaventurada. Todo contrario a un mínimo pensamiento de dignidad, todo a contra todo lo que podían ser condiciones mínimas para un nacimiento, una venida anunciada y esperada. Nada de nada. Solo amor a un gran desamor. Pienso en María adaptada y acomoda a las circunstancias, frente a un Dios Padre que le promete: "ser Madre del Salvador" . Una aceptación y fe a prueba de lo visible, de lo palpable y lo que podía ver, tocar, oler. Me deja sin palabras. Me deja mirando la limitada visión que tengo frente a los planes del Señor para mi vida. En lo cotidiano, lo de cada día. Mujer del siglo XXI y ciega.

5
Hormias
21 de Diciembre de 2021 a las 15:48

Feliz Navidad... Fray Martín

6
José Orden de Predicadores
30 de Diciembre de 2021 a las 18:20

FELIZ NAVIDAD FR. MARTIN

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo