Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

14
Dic
2007

Discurso performativo

6 comentarios

Desde Norte América me pide un lector que comente el folleto de los dominicos holandeses sobre la celebración de la Eucaristía en las comunidades sin presbítero. Le he contestado privadamente, diciéndole que los asuntos que plantean los hermanos holandeses están muy verdes y que no tengo ganas de polémica. Me replica diciendo que no tenga miedo. Como sigo sin ganas de polémica sólo digo una de las cosas que le he contestado, a saber, que según Sto. Tomás toda comunidad cristiana tiene derecho a la Eucaristía. Y, aunque es cierto que no todos los derechos pueden satisfacerse, sí que hay que satisfacerlos cuando es posible. Y ahí es donde se sitúa el problema de la ordenación de varones casados.

Hoy me interesan más otras noticias, una presente en nuestra página: las dificultades del obispo dominico Raul Vera; y otra que no aparece en nuestra página: el ayuno (creo que lleva ya más de 15 días) del obispo franciscano y brasileño, Luiz Flávio Cappio en solidaridad con los pobres a los que se les priva de agua en beneficio de los hacendados, protegidos por el ejército. Esos cumplen lo que dice el Concilio Vaticano II sobre los obispos: “consagren cuidado peculiar a los pobres”. Esos recuerdan la pregunta que se les hizo el día de su consagración episcopal: “Con los pobres, con los inmigrantes, con todos los necesitados, ¿serás siempre bondadoso y comprensivo?”.

Los problemas episcopales que tenemos en España son otros: condenas por parte de tribunales civiles, preparación de la manifestación del día 30 en Madrid, próximas consagraciones en las que todo quedará en familia. Eso también es vida eclesial. Pero lo que ocurre en México y en Brasil, con Raul y Luiz es vida evangélica. Y en este tema no podemos sentirnos indiferentes. Tenemos que expresar nuestra solidaridad. Mi comentario y hasta mi solidaridad es, para emplear las palabras del Papa en su reciente encíclica, un discurso informativo. Lo de Raul y lo de Luiz es más bien performativo, o sea que cambia sus vidas y nos llama cambiar las nuestras.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JM Valderas
14 de Diciembre de 2007 a las 23:02

Querido Gelabert Me parece de perlas que privilegies entre tus intereses la evangélica postura de Raúl Vera, OP., y de Luis F. Cappio, OFM, y los pongas de modelo, enmarcados sus respectivos comportamientos en la doctrina conciliar sobre el episcopado. Tal vez aguda, pero un pelín demagógica es la referencia al metropolitano de Madrid. Y totalmente injusta la contraposición entre lo que llamas vida eclesial y vida evangélica. Es una pena que no quieras abordar el sacramento de la Eucaristía, al que yo indirectamente apuntaba en mi comunicación anterior. Dices para no entrar en polémica. No veo que sea polémico enunciar en qué consiste el Memorial del Señor y la competencia exclusiva de actualizarlo. El Señor concedió ese poder, no a la comunidad, sino a los apóstoles, que éstos dejaron, interpretando el mensaje de Cristo, en manos también de los receptores del Orden. Asi lo ha entendido la Iglesia, léase la Tradición, en el curso de la historia. ¿Polémica por cantar las verdades del barquero? Los que vivimos in partibus infidelium sabemos muy bien, con Goethe, que si decimos la verdad nos quedamos solos. Pero esa soledad es hermosa, Gelabert.

2
Bernardo
15 de Diciembre de 2007 a las 11:10

El obispo franciscano está en la larga memoria de las víctimas del capitalismo. Pocos advierten que Francisco de Asís, hermano mayor de este obispo, fue un crítico radical de los orígenes del capitalismo. La miseria en el siglo XIII abundaba fruto del expolio de gente como el padre de Francisco. El mercantilismo, origen del capitalismo asesino, generó las más brutales exclusiones sociales. Francisco se solidarizó con las víctimas de la manufactura y se despojó de las ropas que enriquecieron a su padre a costa de sus hermanos. El desnudo en la plaza fue un acto simbólico de un profeta anticapitalista. Las ropas así producidas por el padre estaban corrompidas, no eran dignas de un seguidor del crucificado. El Hermano de todos se solidarizó con las víctimas de la historia de la barbarie multisecular, especialmente cuando nacía el mayor exterminio programado. Hoy, un hermano suyo, continúa la histórica lucha por los derechos de las víctimas, entre ellas la hermana naturaleza.

3
Juan
15 de Diciembre de 2007 a las 17:48

Gracias, fr. Martín, por tus respetuosas y sabias ideas: no "querías" ser polémico en algo tan serio y santo como es la Eucaristía, y simplemente te limitas a afirmar con Santo Tomás el derecho que la comunidad creyente tiene a tal sacramento: de eso mismo se trata: de no cerrar iglesias y privar a los creyentes del alimento para la vida eterna.
No se trata de ordenar a nadie (doctores tiene la santa madre Iglesia), sino de poner en práctica la posible verdad teológica de que todo bautizado sea un posible presbítero en ausencia del "legítimamente ordenado presbítero". No todo el mundo es como España: hay iglesias y curas en cualquier esquina, ni todo el mundo es tan papista como somos los españoles: felicito el coraje de los dominicos holandeses por exponerse a la "condenación" de muchos, habriendo las puertas a un diálogo nuevo (respetando la historia de la Iglesia y Roma) y a unas posibilidades satisfactorias para cumunidades
cristianas (conventos de monjas, por ejemplo) y grupos creyentes minoritarios en algunas partes del mundo y en situaciones especiales. Un fuerte abrazo, fr.Martín: paz y felices fiestas de Navidad y un año nuevo lleno de bendiciones.

4
Makarios
17 de Diciembre de 2007 a las 12:02

Pues tiene razón, el P. Gelabert: el caso de los Obispos Fray Raúl y Fray Luiz merece toda nuestra atención y solidaridad. Merece nuestras oraciones y cualquier apoyo que se pueda prestar, sean cartas, correos,... lo que sea, con tal que ayude. Es el principal problema de los dos que planteas, pero poco podemos hacer salvo solidarizarnos y rezar.
El otro problema está más crudo y nos toca más de cerca. Quiero hacerme con el documento de los hermanos holandeses para saber que dicen y poder formarme una opinión al respecto.
Por lo que deduzco hablan de la celebración de la Eucaristía en comunidades sin presbítero. Ojo: en comunidades sin presbítero, no sin presbítero en las comunidades.
Pues bien, opinemos los necios lo que no opinan los sabios. Tal vez así demos lugar a que corrijan nuestros errores y lleguemos a salvarnos.
Por más que repaso el relato de la Cena, no encuentro en ningún lugar la celebrada institución del sacerdocio. Es mi corta formación teológica, más de oídas que de sabidas, pero no leo que Jesús dijera “ocupad mi puesto y haced esto en memoria mía”, por ejemplo. O dijera “os doy potestad para hacer esto en memoria mía”. No; solamente dice a los que están presentes: “Haced esto...”

5
Makarios.
17 de Diciembre de 2007 a las 12:04

Ya se que está prohibido por las normas del blog, pero, si es posible me gustaría continuar un poco.
“Haced esto...”
Y esto fue dicho solamente para los apóstoles o también para las demás gentes que seguramente estaban presentes, como los dueños de la casa, los criados, las mujeres que acompañaban al grupo y los niños. ¿Realmente Jesús ordeno presbíteros a los Apóstoles y solo a ellos?
Si esto fuera dogma de fe, ruego me lo diga; a partir de ahí aparcaré las dudas y aceptaré el dogma para siempre jamás. Pero si se trata simplemente de tradición histórica, de magisterio hecho por presbíteros “herederos”, entonces permítanme seguir pensando que tal vez lo que apuntan los holandeses no sea tan descabellado como parece.
Y no quiero tener capacidad legítima para poder presidir el memorial de la Cena del Señor; me parece excesiva responsabilidad para mí; pero si conozco muchos seglares perfectamente aptos y algún que otro ordenado más bien poco digno, desde mis humanos y pobres conocimientos.
La sutil y delicada referencia a lo que algunos ven o vemos como posible caso de nepotismo, no pasa desapercibida. Tal vez no sea cierto el caso, pero lo parece.
Pido perdón por la extensión y por romper las normas del blog. Por otro lado el bloguer siempre puede borrar ambos semicomentarios.
Un abrazo y FELIZ NAVIDAD.

6
lector
18 de Diciembre de 2007 a las 19:35

Eso de los derechos es un tema vidrioso. Si alguien tiene derechos,una de dos, o bien alguien tiene deberes que cumplir, o bien el que tiene derecho puede conseguirlo por sí mismo, pero otros le impiden que lo realice o ejecute. Y por lo demàs, un signo de que el Reino ha llegado es el anuncio del evangelio a los pobres. Pero sin hacerse ilusiones, porque el primer mensajero de este evangelio a los pobres acabó crucificado. El Reino llega cuando los pobres oyen el Evangelio, pero también llega con la cruz. A mi eso me hace pensar.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo