Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

19
Jul
2020

De un solo ser, Dios forma dos

7 comentarios
puestasol

Tengo publicado algo que también dicen otros, a saber, que el “adán” del que habla el libro del Génesis no es el varón, sino el ser humano genérico que todavía no tiene conciencia ni del sexo ni del otro. A partir de este ser viviente, Dios crea la diferenciación. La primera diferenciada es la mujer. Por tanto, la mujer no procede del varón. Tanto la mujer como el varón fueron formados del ser humano genérico, sin diferenciación de sexos.

Me he alegrado al leer, en el último documento de la Pontificia Comisión Bíblica, titulado: “¿Qué es el hombre?”, que esta es la interpretación “exegéticamente más rigurosa”. Según esta comisión, “hasta el versículo 20 (de Gen 2), el narrador habla de adam prescindiendo de cualquier connotación sexual. La generalidad de la expresión exige renunciar a imaginar la configuración precisa de tal ser y, menos aún, a recurrir a formas monstruosas del andrógino (o sea, un ser que tendría en sí mismo la doble sexualidad). Se nos invita, pues, a hacer con adam una experiencia de lo desconocido, para poder así descubrir, por revelación, cuál es el maravilloso prodigio realizado por Dios”.

Y añade, refiriéndose al hecho de que el primer ser humano diferenciado, a saber, la mujer, apareciera durante el sueño del adam (el humano genérico), o sea, cuando el adam estaba inconsciente y no se enteraba de nada: “De hecho, nadie conoce el misterio del propio origen. Esta fase, caracterizada por la falta de visión está simbólicamente representada por el acto del Creador que ‘hizo caer un letargo sobre el hombre que se durmió’ (Gen 2,21): el sueño no tiene la función de la anestesia total para permitir una operación sin dolor, sino que evoca más bien la manifestación de un evento inimaginable, por el que de un solo ser (adam = ser humano), Dios forma dos, varón (is en hebrero) y mujer (issa en hebreo)".

De esta forma queda más claro que la mujer y el varón tienen idéntico origen, son radicalmente semejantes, sin ningún asomo de subordinación o prelación. Pero, sobre todo, esta diferenciación del ser humano en varón y mujer, nos invita a descubrir el bien espiritual del recíproco reconocimiento, principio de comunión de amor y llamada a convertirse en “una sola carne”. Concluye la Pontificia Comisión Bíblica, refiriéndose a esta palabra de Yahvé: “no es bueno que el hombre esté solo”, diciendo: “no se trata de la soledad del varón; es la soledad del ser humano la que hay que remediar, a través de la creación del varón y la mujer”.

Una cosa más, el término hebreo sela de Gen 2,22, que las primeras versiones griegas y latinas de la Biblia tradujeron como costilla (Yahvé formó una mujer de la costilla del hombre), sería mejor traducirlo como lado o costado. Quedaría así resaltado que varón y mujer son como costado y costado, llamados a estar uno al lado del otro, como ayuda y aliado.

Posterior Anterior


Hay 7 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
J. García
19 de Julio de 2020 a las 11:59

Las aclaraciones científicas siempre son bienvenidas.
Pero me temo, que la mujer moderna, ya tiene esa idea de sí misma. Quizás el hombre machista es el que tenga que leer y meditar el informe Bíblico. Gracias, fray Martín, por tus excelentes y intermediarios servicios.

2
Guillermo Taberner Márquex
19 de Julio de 2020 a las 12:38

Hola ,Martín
Ante tu comentario que concluye que Adam es un ser genérico y que " no se enteraba de nada".... me pregunto. A un ser inconsciente y que no se enteraba de nada Dios le confiere realidades cruciales como insuflarle el hálito de vida y regalarle la palabra de cuya obediencia o no dependerá toda la historia de salvación? Pues para no enterarse de nada.... No será que estamos cayendo en competición a ver quien es más feminista no sea que nos digan machistas y hacemos interpretaciones al límite......Para mostrar la unidad en dignidad y misión del hombre y la mujer no hace falta ir al cap 2 del GN . Solo con el cap 1 sobra. Bueno, sólo son preguntas. Un abrazo

3
Mariana Di Nardo
19 de Julio de 2020 a las 14:44

Nos ha resultado interesante, pero el artículo usa el término ''monstruoso'' para una condición que hermanos nuestros, transitan durante su vida.
Sin duda, condición compleja, minoritaria y anómala.
Es una realidad muy difícil de acompañar, pero me permito sugerir que el buen Jesús no los llamaría monstruos.

4
Martín Gelabert
19 de Julio de 2020 a las 17:33

Sospecho que el paréntesis en el que intento explicar lo que es el andrógino puede confundir. El mito de los andróginos dice que antaño nuestros antepasados eran dobles. Tenían dos rostros, cuatro manos, cuatro piernas y dos sexos. Zeus quisó castigarlos por su rebeldía y los partió literalmente en dos, de arriba abajo. Desde entonces cada uno va en busca de la mitad que le falta. Este mito intenta explicar lo que es el amor. Todos buscamos nuestra media naranja.

5
María
20 de Julio de 2020 a las 08:45

A mi me ha parecido interesante su comentario, porque lo veo más comprensible y además ahonda en un tema siempre actual, controvertido, polémico desde luego...y al final misterioso. Todos, hombre y mujer, pensemos de la mano de Dios.

6
Juan Carlos Usó
22 de Julio de 2020 a las 13:44

No sé si ando muy desencaminado, pero la metáfora creacionista se presta a muchas interpretaciones. Por ejemplo, siempre he pensado que la idea de que Dios creara a Adán a partir del barro está directamente vinculada con la personificación del gólem, un ser animado creado a partir de materia inanimada (normalmente barro, arcilla o un material similar), que forma parte del folclore medieval y de la mitología judía.

7
Fabián Hernández
22 de Julio de 2020 a las 22:22

Es interesante lo expresado en este artículo. No sé si entendí bien, pero tal parece que lo que se trata de decir es que, en el principio, Dios no creó varón y mujer, sino a un ser asexuado. La diferenciación vino después. A "Adan" se le relaciona a ese ser asexuado, a ese ser humano genérico. Ahora bien, que yo recuerde, nada de eso confronta con el texto de Génesis, lo he leído y recuerdo que está bastante claro que Dios creo a Adan y a Eva y se identifica, sin lugar a duda a Adan como a un varón y a Eva como a una mujer. No hay ningún ser asexuado que haya sido creado previamente.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo