Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

15
May
2019
El predicador es un sembrador, no necesariamente un segador
0 comentarios

sembrado

La predicación, la proclamación de la fe en cualquiera de sus formas (catequesis, clases, escritos, etc) es una tarea apasionante, pero no es fácil. En ocasiones no aparecen los resultados esperados. ¿Significa esto que no es eficaz? De ningún modo. Significa que los resultados aparecen cuando menos se espera, en la hora de Dios, en el momento en que Dios los haga eficaces.

Cuando preguntamos por la eficacia de la evangelización no podemos pensar en resultados inmediatos o deslumbrantes. Los resultados pueden venir a corto o largo plazo. Pero lo lógico es que sean a largo plazo, porque la auténtica conversión requiere tiempo, implica desprenderse de muchas ideas y actitudes, es un cambio radical de vida. La fe cristiana necesita tiempo para madurar. Jesús nos pone en guardia contra nuestras impaciencias, a veces calificadas de “santas”. No quiere que se arranque la cizaña antes de hora, como pretenden sus discípulos. Hay que dar tiempo al crecimiento. Solo en la hora final será posible la siega y la separación (cf. Mt 13,24-30). Por eso, los frutos de su trabajo puede recogerlos el predicador o puede no ver la cosecha. Uno es el sembrador y otro el segador (Jn 4,37).

Como muy bien dice el Papa Francisco no debemos obsesionarnos por los resultados inmediatos. Tenemos que estar prestos a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad (Evangelii Gaudium, 223). Pero hay más: tenemos que saber que Dios puede actuar en medio de aparentes fracasos. La fecundidad es muchas veces invisible, “no puede ser contabilizada. Uno sabe bien que su vida dará frutos, pero sin pretender saber cómo, ni dónde, ni cuándo... A veces nos parece que nuestra tarea no ha logrado ningún resultado, pero la misión no es un negocio ni un proyecto empresarial, no es tampoco una organización humanitaria, no es un espectáculo para contar cuánta gente asistió gracias a nuestra propaganda; es algo mucho más profundo que escapa a toda medida. Quizás el Señor toma nuestra entrega para derramar bendiciones en otro lugar del mundo donde nosotros nunca iremos” (Evangelii Gaudium, 279).

Ir al artículo

11
May
2019
Células de Jesús en el corazón de María
5 comentarios

alfinallarosa

He leído algo que me ha llamado la atención a propósito de las células cardíacas de una mujer que ha tenido hijos varones. Como es sabido, las células humanas tienen 23 parejas de cromosomas. En las mujeres una de esas parejas tiene dos cromosomas X, y en los varones hay un cromosoma X y otro Y. Lo esperable sería que en el corazón de una mujer todas las células fueran XX. Pues bien, parece ser que las mujeres que han tenido embarazos de niños varones tienen algunos miocardiocitos (células musculares del corazón) XY, es decir tienen células con información genética distinta, unas XX (las de la madre) y otras XY (las del hijo). Esto explicaría porque algunas atletas, después del embarazo de un varón, han experimentado lo que podríamos llamar un “rejuvenecimiento cardíaco” y han batido records mundiales en distintas especialidades deportivas.

El Dr. Manuel Martínez Sellés, que además de doctor en medicina y cirugía es creyente, a partir de los datos anteriores, hace una reflexión interesante sobre del corazón de María, la madre de Jesús de Nazaret. Una reflexión como la que hace el doctor, me resulta curiosa y llamativa, pero no aumenta ni refuerza mi fe. Pero como me parece seria (al contrario de otras reflexiones que desde la ciencia pretenden poco menos que “demostrar” la fe), la doy a conocer. Los datos anteriores nos conducen a pensar que todas las madres tienen en su corazón células que les aportan sus hijos. Esto se realizaría también en el caso de la Virgen María: ella tuvo en su corazón células de su hijo Jesús. De ahí esta conclusión del Dr. Martínez Selles: “creo que la belleza de este hecho viene dada por demostrar que la profunda unión que se dio entre Madre e Hijo también sucedió desde el punto de vista biológico”.

Sin duda, la buena relación con Jesús no es biológica ni cultural. El mismo Jesús dejó claro que el parentesco carnal no es lo determinante a la hora de relacionarse con él: “mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios”. A una mujer que declara dichosa a su madre por haberle llevado en su seno y haberle dado de mamar, Jesús le respondió que los verdaderamente dichosos son los que escuchan la Palabra Dios, como sin duda María lo hacía fielmente. Por eso, ella fue dichosa: no por haber llevado a Jesús en su seno, sino por haberle acogido con fe y amor en su corazón. Y ahí estamos todos. No es la carne ni la sangre lo que nos hace hijos de Dios y hermanos de Jesús, sino la fe con la que acogemos la Palabra de Dios y el amor que profesamos a Jesús.

Ir al artículo

7
May
2019
En la oración no está lo que necesito
0 comentarios

alabando

Estaba yo hablando de oración y alguien me interrumpió diciendo: “lo que necesito no está ahí”.

Una primera reflexión a propósito de esta respuesta: una cosa es lo que uno necesita y otra ser consciente de lo que necesita. Todos necesitamos amor, vida, felicidad. Pero cuando queremos concretar dónde está el amor y la vida para cada uno, entonces podemos perfectamente pensar que las respuestas religiosas son malas o, al menos, inadecuadas. Considerar inadecuada la respuesta religiosa o, por utilizar el comentario del oyente antes referido: “lo que necesito no está ahí”, suele partir de un presupuesto utilitarista, aunque a veces no se sea consciente de ello.  Si lo que el oyente buscaba y necesitaba era trabajo, entonces su comentario era correcto: lo que buscaba no estaba en la oración.

A veces las necesidades inmediatas nos impiden ver las necesidades verdaderas. La necesidad inmediata de mi oyente era, probablemente, un puesto de trabajo. La necesidad inmediata de muchos inmigrantes o de muchos refugiados es el pan. Esta necesidad inmediata, a veces, es tan urgente y perentoria, que impide cualquier otra consideración, por muy acertada que sea. La tentación de algunos creyentes es responder a aquellos que reclaman pan, que “no sólo de pan vive el hombre”, apoyando esta respuesta en Jesús de Nazaret. Pero las palabras de Jesús (no el mal uso que a veces hacemos de ellas) no dicen nada contra la necesidad urgente de pan. Al contrario.

Las palabras de Jesús invitan a los que tenemos pan a compartirlo con los que no tienen. Y sólo cuando hayamos compartido con aquel que nos dice: “lo que necesito no está ahí”, sólo cuando le hayamos llenado de pan, estará en condiciones de entender que precisamente lo que necesita “está ahí”. Porque sólo entonces podrá darse cuenta de que el pan del cuerpo no llena el corazón ni ofrece sentido a la vida. Y si se da cuenta de eso, estará en condiciones de prestar atención a “la palabra que sale de la boca de Dios”.

Dios es gratuito; la relación con Dios no está basada en intereses, aunque desde otro punto de vista puede ser lo más interesante. El mundo no valora los bienes espirituales. Esos bienes, para quienes piensan con mentalidad “mundana”, parece que no valen nada. No valen para las cosas que muchos buscamos: riqueza, placer, poder. Pero esos bienes materiales, que el mundo busca, no llenan el corazón, ni hacen feliz a la persona. El amor es lo más gratuito, porque siempre se da sin motivo, sin razón, sin merecerlo. Por eso, parece que no vale nada y, sin embargo, es lo más valioso, es el don más perfecto.

Ir al artículo

3
May
2019
Secreto de confesión, ¿inviolable?
0 comentarios

confesionario

La Iglesia siempre ha considerado inviolable el secreto de confesión. Dado que actualmente, en el caso de determinados delitos socialmente reprobables, es legalmente obligatoria la denuncia por quienes tengan conocimiento de los mismos, se ha planteado si, en esos casos, el secreto de confesión no sólo podía, sino que incluso debía quebrantarse. La Iglesia mantiene que, incluso en esos casos, sigue siendo inviolable el secreto de confesión.

Una primera reflexión. Supongamos el caso de un inocente acusado y condenado por un grave delito. Si el confesor conoce la identidad del verdadero culpable, ¿puede consentir que se condene a un inocente, pudiendo evitarlo? En un caso como este, toda la responsabilidad recae sobre el culpable. Si está verdaderamente arrepentido y ha recibido la ayuda de la gracia sacramental, ese arrepentimiento y esa gracia la moverán a buscar el modo de evitar la condena de un inocente. Estamos ante un caso extremo, y los casos extremos suelen darse muy raramente. Más aún, la mayoría de las veces son puramente teóricos. Por eso, la buena reflexión está en otro nivel

Hay que dejar muy claro que una confesión no es un chantaje. No hay caso si, fuera de confesión (por el motivo que sea) conozco la identidad del delincuente y éste (sobre todo si sabe que yo sé) pretende confesarse conmigo. Yo debo negarme a confesarle, y recomendarle dos cosas: una, que, si está verdaderamente arrepentido, su arrepentimiento se demuestra asumiendo las consecuencias de su acto, y pidiendo perdón a la víctima; y dos, que busque otro confesor que no le conozca de nada.

Por su parte, el pecador debe tomar en serio el sacramento. Si está verdaderamente arrepentido y acude de buena fe al sacramento (y sólo así hay confesión válida), y su pecado es un delito, si quiere reconciliarse con Dios, además de asumir las consecuencias de su delito, debe buscar un confesor que no pueda identificarle.

Además, nadie (excepto el penitente y el confesor) saben lo tratado en confesión. Por tanto, me pregunto cómo se puede obligar a un confesor a dar un nombre, cuando nadie sabe que este confesor conoce el caso. Si nadie sabe que el confesor conoce el caso, a nadie se le ocurrirá pedirle cuentas.

Lo que me parece que se impone, además de defender la inviolabilidad del secreto de confesión, es instruir tanto a penitentes como a confesores sobre la seriedad y la discreción con la que deben actuar. A veces lo que necesitamos no son discusiones teóricas, sino sentido común.

Ir al artículo

30
Abr
2019
Dios ama sin condiciones
1 comentarios

candelabro

Espontáneamente solemos pensar que el amor de Dios es consecuencia de nuestra conversión. Cuando pedimos perdón por nuestros pecados, nos arrepentimos y convertimos, entonces Dios nos ama. Este esquema es inadecuado, más aún, es totalmente falso. Porque Dios ama incondicionalmente y, por tanto, su amor siempre es primero y no depende del nuestro. Dios ama en toda circunstancia, ama a los buenos y a los malos, a los justos y a los pecadores. Y ama a todos con todo su amor. Por eso tampoco es correcto pensar que podemos hacer algo para que Dios ame más.

Decir que Dios ama igual a la víctima y al victimario, al asesino y al asesinado, choca con nuestra sensibilidad. Y también con nuestra idea de lo que debe ser la justicia. Nosotros estamos dispuestos a conceder que Dios ama a los asesinos si se convierten. Y, sin embargo, el Dios que Jesús revela, ama a sus enemigos, a los pecadores. Otra cosa es que esté de acuerdo con lo que hacen sus enemigos. Pero les ama. Eso sí, también les llama a convertirse. Pero la conversión no es la condición del amor de Dios, sino la consecuencia.

Hay dos pasajes evangélicos, entre otros, que muestran eso con toda claridad. La parábola del siervo sin entrañas (Mt 18,23-35), al que el rey perdona una deuda que no podía pagar. Lo primero es el perdón. El siervo no lo merece. Pero una vez recibido el perdón, se espera de él un cambio acorde con el don recibido, o sea, que él también se comporte de forma misericordiosa con el compañero que le debe una pequeña cantidad. Por su parte, Zaqueo (Lc 19,1-10) se encuentra con la sorpresa de que Jesús toma la iniciativa de ir a su casa. Jesús acoge a un pecador, más aún, se hospeda en su casa. Una vez que Jesús ha devuelto la dignidad a ese hombre, entonces viene la conversión: Zaqueo decide no sólo devolver lo robado, sino de entregar mucho más.

La conversión sigue al perdón. Porque el amor de Dios es incondicional y siempre es primero. Ama aunque no nos convirtamos. Cierto, la no conversión es manifestación de que no hemos acogido su amor y su perdón. Pero aún así, Dios sigue amándonos. ¿Cómo es posible no acoger un amor como el de Dios? Ahí entra en juego el misterio de la libertad humana. Es posible pensar que no nos hemos enterado, o que nos hemos enterado mal, debido a nuestra obcecación y a nuestro egoísmo, unido a que, en este mundo, Dios siempre se manifiesta a través de mediaciones terrenas (y, por tanto, ambiguas, susceptibles de ser interpretadas de modos distintos). Quizás entonces el amor divino se manifiesta como comprensión y misericordia.

Ir al artículo

27
Abr
2019
Campaña acabada, ¿empieza el servicio?
3 comentarios

urna

Ha terminado una campaña un tanto confusa, en la que lo más destacado han sido las descalificaciones mutuas. Propuestas ha habido pocas. En muchas de las intervenciones de los líderes de los partidos parecía oírse algo así: “vóteme a mí, porque los otros son muy malos”. Es una propuesta insuficiente. Que los otros sean malos, no me hace a mi bueno. Un modelo de buena propuesta es: “vóteme a mí, porque ofrezco un programa serio y creíble”. Lo propio de la política no es la descalificación, sino la proposición de medidas que puedan beneficiar a los ciudadanos. El buen político, la etimología de la palabra lo dice, es el que se ocupa y preocupa de los ciudadanos. O sea, el que tiene vocación de servicio.

Dentro de unas semanas posiblemente tendremos nuevo gobierno. La palabra gobierno procede del griego. Originalmente significa “pilotar un barco”. Una nación es como un barco en el que hay todo tipo de personas. El objetivo del barco es llegar a buen puerto. Para ello es necesario que a bordo haya un poco de orden, y que los pasajeros se respeten unos a otros. La función el piloto es precisamente que el barco no sólo no se hunda, sino que navegue con la mayor tranquilidad posible. Sea quién sea el piloto de este gobierno, importa que todos podamos vivir en paz.

Los cristianos estamos invitados a orar por los que nos gobiernan. El motivo de la oración es precisamente “que podamos vivir una vida tranquila y apacible” (1 Tim 2,2). Evidentemente, para vivir con paz y tranquilidad se necesita que todos tengamos cubiertas nuestras necesidades básicas y que se respeten los derechos individuales y sociales. Esperemos que el parlamento de la nación dicte leyes en este sentido. Sin duda, cuando se desciende a lo concreto, las soluciones divergen. Pero cuando el objetivo está claro, la solución que toma la mayoría (si es por consenso, mejor) no tiene que ser perjudicial para las minorías.

La campaña no ha sido muy elegante, pero se acabó. Ya que hemos votado un parlamento recemos para que el diálogo, el respetar y escuchar al otro, el integrar lo bueno de las propuestas del otro, o sea, el parlamentar, sea lo habitual. ¡Por pedir que no quede!

Ir al artículo

25
Abr
2019
Jesus resucitado: peregrino, jardinero, mercader
0 comentarios

sepulcrovacio

El próximo lunes, día 29, se clausurará solemnemente en la Catedral de Valencia el año jubilar dedicado a San Vicente Ferrer. Aprovechando estos días de Pascua, ofrezco una interesante reflexión del santo sobre las figuras con las que se presenta Cristo resucitado.

El dominico valenciano explica que después de su resurrección, Cristo se presentó a sus discípulos bajo tres figuras o imágenes, como peregrino, como jardinero y como mercader, mostrando así las tres formas de vida que había tenido en el mundo. Observación de una gran importancia teológica esa que hace el santo: el resucitado muestra la forma de vida del Crucificado; sin la referencia a la vida de Jesús no hay modo de comprender su resurrección. Las tres imágenes que retratan esa vida y que muestra el resucitado son: fue peregrino durante su vida en esta tierra, donde no tenía casa ni sitio donde reposar su cabeza; fue jardinero por su predicación, pues el jardinero desarraiga las malas hierbas y planta las buenas, como Cristo hacía por medio de su palabra; y fue mercader, porque su muerte fue el precio de nuestra redención.

Añade el santo que nosotros, en el seguimiento de Cristo, estamos llamados a ser peregrinos, o sea, a vivir moderadamente y como quién no tiene su morada en este mundo, pues los cristianos tenemos otra ciudad, la celestial; por eso somos huéspedes y peregrinos sobre la tierra. Estamos llamados a ser jardineros, pues cada uno debemos desarraigar de nuestra vida las malas hierbas, o sea, soberbias y vicios, y plantar en su lugar la humildad y demás virtudes. Y estamos llamados a ser mercaderes, perseverando en una vida santa, para que al término de nuestro viaje podamos recibir el premio del cielo.

Ir al artículo

21
Abr
2019
Pascua: el mundo desborda de alegría
0 comentarios

valasaltas

Parece un poco exagerada esta afirmación que se encuentra en todos los prefacios de las Eucaristías del tiempo pascual: “con esta efusión de gozo pascual, el mundo entero desborda de alegría”. ¿El mundo entero? Dejémoslo en el mundo que acoge el misterio de la resurrección de Cristo. Pero aún así, podemos preguntar: ¿cómo desbordar de alegría cuando, a todos los niveles, sigue habiendo injusticia, sufrimiento, desgracia, muerte? La resurrección de Cristo no ha impedido que, una y otra vez, los humanos que creen en Dios clamen a él “desde lo profundo” (según dice el libro de los Salmos). Y entre los que no creen en Dios, se oyen muchos gritos que claman por la salvación.

La Pascua de Cristo es el origen y la referencia constante de la fe cristiana. Pero esta fe no hace del cristiano un ingenuo ni un triunfalista. Más bien le abre a la esperanza, una esperanza que le ofrece nuevos motivos para tomar partido a favor del bien y luchar con todas las fuerzas contra el mal. Si solo existiera este mundo de injusticia, la superación del mal sería algo trágico, pues únicamente la muerte lo haría desaparecer. Pero si Cristo ha resucitado, a pesar de las muchas preguntas que siguen sin resolverse y de las muchas tareas que siguen pendientes, es posible mirar al sufrimiento con esperanza.

La alegría cristiana, “que nadie nos puede quitar”, según prometió Jesús, tiene su fundamento en un futuro de plenitud que ahora sólo poseemos en esperanza (Jn 16,22). Esta esperanza es la que nos impulsa a proclamar la buena noticia de la resurrección de Cristo. En la medida en que, gracias a nuestro testimonio, esta noticia se vaya extendiendo, será verdad eso de que por el gozo de la Pascua el mundo desborda de alegría.

Ir al artículo

18
Abr
2019
Jueves santo: la noche del traidor
0 comentarios

cruzconaltar

Durante la última cena Jesús anuncia la traición de Judas. Y al discípulo que le pregunta por la identidad del traidor, le ofrece esta señal: “aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado”. El mismo relato evangélico relaciona discretamente esta respuesta con lo que dice el salmo 41: “incluso mi amigo, de quien yo me fiaba, que compartía mi pan, es el primero en traicionarme”. De este modo se cumplía la Escritura. Una Escritura que sigue cumpliéndose pues también hoy hay personas que toman el pan de Jesús y le traicionan (tal como notaba Benedicto XVI en su libro sobre Jesús). El sufrimiento de Jesús continúa hoy, aunque, por otra parte, hay que notar que Jesús toma sobre sus hombros la traición de todos los tiempos, de ayer y de hoy, soportando así hasta el fondo las miserias de la historia.

Ahora bien, cuando se traiciona a Jesús, después de haber convivido con él, después de haberle seguido, ocurre algo sorprendente, pues la luz recibida del encuentro con Jesús nunca se oscurece del todo. Después de haber traicionado a Jesús, Judas reconoce ante los que le han pagado para ello: “he pecado”. Hay un primer paso hacia la conversión. Judas no podía olvidar todo lo que había recibido de Jesús. Su problema no es tanto haber pecado, y menos aún reconocer su pecado. Su problema es su incapacidad de creer en el perdón. Por eso su arrepentimiento se convierte en desesperación.

Esta es una lección para la Iglesia de hoy: los pecados, los malos ejemplos de un cristiano suelen ser juzgados más severamente, por el escándalo que produce la incoherencia entre el ser cristiano y el pecado cometido. Cuando un cristiano comete un delito, que además es socialmente repudiado, ¿cómo tratarle cristianamente? El caso de Judas hoy sería socialmente repudiado: entrega a muerte a un inocente, y encima lo hace por dinero. Ante un delito lo primero, lo fundamental, es ayudar a la víctima y reparar, en la medida de lo posible, el daño causado. Pero también hay que ayudar al delincuente, primero a que se arrepienta y pida perdón. Y luego mostrándole que hay salidas, para que el reconocimiento del pecado no se convierta en desesperación.

Judas, después de pecar, sólo ve sus propias tinieblas, todo es oscuro para él. A los Judas de hoy la Iglesia tiene que decirles que la esperanza forma parte del arrepentimiento, pues hay una luz capaz de iluminar las tinieblas, la luz de Jesús que muere perdonando a sus enemigos. Si los demás no te perdonan, él sí te perdona. Porque le encanta acoger a los pecadores arrepentidos. En realidad, le encanta acoger a todos los pecadores, lo que ocurre es que los no arrepentidos no acuden a él. Y como no acuden, no pueden ser acogidos.

Ir al artículo

17
Abr
2019
Notre Dame como metáfora
2 comentarios

notredame

Católicos y no católicos hemos lamentado el incendio ocurrido en la Catedral de París, símbolo de la religiosidad y de la cultura europeas. Dentro del mal siempre hay cosas buenas, destellos de esperanza. Se ha salvado la principal imagen de la Virgen y otras reliquias. Se ha desatado una ola de solidaridad mundial, no solo en el terreno moral, sino también en el económico; la desgracia ha suscitado un sentimiento de fraternidad en esta nación que tiene como lema no sólo la igualdad y la libertad, sino también eso más difícil que es la fraternidad.

Más allá del desgraciado hecho, el incendio suscita algunas reflexiones. Lo ocurrido en Notre Dame puede ser una metáfora de la Iglesia. Durante toda su historia (ya desde sus mismos comienzos en vida de Jesús: basta pensar que entre sus amigos más íntimos había un traidor) la Iglesia se ha visto sacudida por todo tipo de vientos en contra. También hoy muchos se preguntan qué futuro tiene la Iglesia en general y muchas de sus grandes instituciones en particular. Pues bien, el firme deseo de levantar otra vez la Catedral de París y dejarla nueva y reluciente, es una metáfora de una Iglesia que cae y se levanta. Porque si es penoso caer, lo más grave es no levantarse. La Iglesia cae, los religiosos, los sacerdotes, los cristianos caen. La gran pregunta es si se levantan.

Por otra parte, los templos son importantes. La belleza de las piedras, y de lo que ellas contienen y hacen posible, ayuda a elevar el espíritu a lo trascendente. Los cristianos no debemos olvidar que el culto que Dios ama es el que se le tributa en “espíritu y verdad”. Necesitamos cuerpo, signos materiales, pero lo importante es lo que hay en nuestro corazón. Porque si hay espíritu nos mantendremos en pie. Si no hay espíritu, por más incienso, procesión, canto y piedra que haya, nuestra espiritualidad será pura apariencia. Será una contradicción: una espiritualidad sin Dios.

Finalmente, y muchos ya lo están diciendo en las redes sociales: no hay que olvidar que si las piedras son importantes, en definitiva son piedras muertas, que pueden quemarse y reducirse a cenizas. Hay otras piedras, las vivas, con las que se construye el templo espiritual agradable a Dios. Esas piedras vivas son las personas. Y las piedras vivas más delicadas son los enfermos, los abandonados, los maltratados, los verdaderamente necesitados. Está bien haber recaudado ya más de 800 millones de euros para restaurar la Catedral de París. Cuando queremos, hay dinero. Y se recauda en poco tiempo. Pues eso, cuando queremos hay soluciones para las necesidades humanas.

Yo no voy a caer en la demagogia de Judas, cuando María gastó mucho dinero en un frasco de perfume para manifestar su amor a Jesús. Pero no hay que olvidar que Jesús alabó el gesto de María y, al mismo tiempo, recordó que los pobres estaban ahí.

Ir al artículo

Posteriores Anteriores