Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

4
Jun
2021

Mi cuerpo, mi morir por la multitud

2 comentarios
corpus2021

En la fiesta del “Corpus” de este año leemos el evangelio de Marcos que, probablemente, contiene las fórmulas más primitivas de la Eucaristía. Esto es mi cuerpo significa: esto soy yo mismo, con este pan me doy a mi mismo. Esta frase quiere decir: al recibir los discípulos el pan, participan de la autoentrega de Jesús. Jesús nos entrega su vida para que participemos de su vida. Las palabras sobre la copa hablan de sangre derramada por la multitud, por todos sin excepción. De nuevo se alude aquí a una vida entregada, a un morir por la multitud. La realidad significada por este binomio: mi cuerpo / mi morir por la multitud, tiene un alcance universal, va más allá del momento en que acontece: los discípulos participan de la entrega que Jesús hace de su propia vida por los demás. El que participa de la eucaristía está marcado por la fuerza reconciliadora universal de la muerte de Jesús. Así se comprende que en los grupos y comunidades eclesiales donde no hay verdadera fraternidad, no hay tampoco una adecuada recepción de la eucaristía.

La fiesta del “Corpus”, más allá de sus manifestaciones procesionales y populares, nos recuerda la indisoluble relación que hay entre eucaristía y fraternidad. Recibir el cuerpo de Cristo es formar parte de su cuerpo, recibir la sangre de Cristo es imbuirse de su espíritu de vida. La transformación sustancial que se realizó en el cenáculo está destinada a realizar un proceso de transformaciones, cuyo último fin es la transformación del mundo hasta que Dios sea “todo en todos” (1 Cor 15,28), o sea, la realidad que todo lo determine. Mediante la eucaristía, Jesús nos invita a entrar en la dinámica de esta transformación. El cuerpo y la sangre de Cristo se nos dan para que nosotros seamos transformados, convertidos en consanguíneos de Cristo. Y para que, desde nosotros, el amor de Cristo se extienda a todo el mundo, para que el amor sea la medida dominante del mundo.

Por razones históricas y motivos higiénicos (cosa que con la pandemia resulta hoy perfectamente comprensible) se ha priorizado el pan como elemento de comunión y de adoración. De hecho, la fiesta del “Corpus” recalca precisamente este aspecto. Pero no hay que olvidar que la mayoría de los binomios refuerzan una realidad que está contenida totalmente en cada de sus términos. Así, por ejemplo, decir “mujeres y varones”, o “blancos y negros” indica la totalidad de los seres humanos, pero la realidad humana se realiza igualmente en la mujer o en el varón. Cuerpo y sangre es un binomio que indica el todo de la vida de Cristo, pero este todo se significa en cada uno de los términos del binomio. La fiesta del “corpus”, celebra la presencia de Cristo en los elementos del pan y del vino, la presencia de aquel que está con nosotros de forma velada, a la espera del día glorioso en que podamos beber con él el vino nuevo en el Reino de Dios.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


1
Loreto
4 de Junio de 2021 a las 12:17

(...)también es verdad que la aflicción terrena fue cubierta de esperanza por un Consolador, genio celestial y silencioso, que pregonó el final de la tristeza, anunció su vuelta y también desapareció, no sin antes dejarnos el pan y el vino en prenda de alegría. Todavía es pronto para más altos dones y para mayores gozos, pero esas gracias son benditas y con razón se cantan y loan: el pan de la tierra, bendecido por la luz, y el vino del júbilo
Ese Hijo reconcilia el día con la noche, guía las estrellas, lleno de amor. En él se funden las tradiciones griegas, la corona de yedra, el fruto de las Hespérides, el blandir de las antorchas. No es aún el momento del Padre Éter, que será reconocido y escuchado por todos. Es, sí, la hora de los bienaventurados, que en las sombras atisban la luz, aunque su alma esté todavía como encarcelada
Elegía pan y vino de Friedrich Hõlderlin

2
Juan Óscar Gonzalez
4 de Junio de 2021 a las 15:57

La meditación del Curpus del P.Gelabert es muy interesante.Insiste que Cristo murió por todos los hombres ,abarca a toda la humanidad sin distinción. La sangre de Jesús derramada por TODOS.
La pregunta que se hacen muchos fieles cómo en la consagración se dice" sery derramada por muchos" ¿ cuántos son muchos? Miles...cientos. Muchos adverbio de cantidad....La fórmula anterior era" será derramada por TODOS los hombres ".

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo