Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

29
Nov
2007

Lo difícil de oír a Dios

2 comentarios

Para la Sagrada Escritura Dios no es una evidencia. El Dios del que habla la Biblia es un Dios oculto, al que nadie ha visto jamás, pues “habita en una luz inaccesible, que no ha visto ni puede ver ningún ser humano” (1 Tm 6,16). Para cubrir la distancia que le separa de nosotros, cuando Dios quiere darse a conocer lo hace a través de mediaciones. Para los cristianos, el mediador por excelencia es el hombre Jesús. Pero todas las mediaciones, por ser humanas, son susceptibles de diversas interpretaciones. En el pobre es posible ver sólo al pobre. También es posible ver la presencia de Dios en él. En el hombre Jesús es posible ver sólo a un hombre, incluso a un impostor. Si no hubiera sido así, nunca le hubieran crucificado.

Quién no cree en Dios no actúa de mala fe. Ocurre que en las mediaciones sólo ve realidades mundanas. El creyente ve esas mismas realidades, pero interpreta que en ellas se manifiesta algo oculto, invisible. Por ser invisible y oculto, el no creyente puede acusar al creyente de hacerse ilusiones. La fe siempre es oscura. Nunca es fácil creer. Los creyentes hacemos profesión de oscuridad. Esta oscuridad de la fe es la que nos permite comprender la postura atea. La posibilidad del ateísmo es condición de la seriedad de la fe. Si el ateísmo no fuera posible, la fe tampoco lo sería. Si el ateísmo no fuera posible, la fe desaparecería al convertirse en una evidencia que se impondría por si misma, con lo que también desaparecería la libertad del ser humano al creer.

De ahí que los creyentes tenemos mucho interés en escuchar la “interpretación atea” de la realidad. Porque nos interesa afinar y no ver visiones. Hay mucho visionario entre los que se consideran creyentes. De ahí al fanatismo no hay más que un paso. La incapacidad de comprender al ateo es un peligro para la fe, pues conduce a la intransigencia. No comprender al ateo es no comprender el verdadero sentido del silencio de Dios. Es, en suma, incapacidad de comprender al Dios que en Jesús se revela.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Abdel Legra'Pacheco
8 de Agosto de 2020 a las 21:04

Grácias, gracias, cuando encontré mi camino en la fé, comprendí, la necesidad de entender al que no tenía fé, pues era la Manera de tratar de ser mejor persona, que para mi, es el propósito de Dios y de la fé en sí misma.

Marcela Díaz
8 de Abril de 2022 a las 01:13

Jesús , por ser Dios uno y Trino elige quedarse en silencio escondido en el pan y el vino de la eucaristía y en cada Sagrario del mundo el no es un fantasma sino que sigue traspasando las paredes como en palestina y sigue obrando milagros y sale al encuentro de cada pecador nosotros sus hijos ingratos esperando paciente nuestra flor de Santidad y así un día completar todos los santos q hacen falta para su fin muchas gracias hermano Abrazos fraternos llenos de Bendiciones Paz y Bien Alabado sea Jesucristo y él Dulce Nombre de María derrame los efectos de la gracia de sus llamas de Amor sobre toda la humanidad Amén

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo