Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

1
Jun
2020

Sumo y eterno sacerdote

4 comentarios
sacerdote

Una vez acabado el tiempo pascual, la liturgia sitúa una serie de fiestas que nos recuerdan distintos aspectos fundamentales de la fe cristiana. La primera es la celebración de “Jesucristo, sumo y eterno sacerdote”. Es una manera de decir que Jesucristo es el que une a Dios con los hombres y a los hombres con Dios. Pues lo propio del sacerdote es ser mediador, tender puentes entre Dios y los seres humanos. Ahora bien, el sacerdocio humano no puede ser una mediación perfecta, porque sólo participa plenamente de una de las dos partes que hay que unir. Jesús, al participar de las dos partes, la humana y la divina, puede unirlas perfectamente porque las comprende plenamente a las dos. Por eso el Nuevo Testamento le califica de “único mediador entre Dios y los hombres” (1 Tim 2,5).

Jesucristo es el único que puede mediar porque participa de los dos extremos de aquello que une, al ser verdadero Dios y verdadero hombre. Jesús no es un mediador que se encuentra en una posición intermedia entre dos polos, Dios y el ser humano. Es mediador omnicomprensivo, su mediación es englobante, con una posición que se extiende de un extremo al otro, es decir, del último grado de humillación humana al más alto grado de la gloria divina.

El único sacerdocio de Cristo es participado, de distintas maneras, tanto por los ministros sagrados como por el pueblo fiel. Al ser bautizados nos hicimos partícipes del sacerdocio de Cristo, se nos destinó a vivir en amistad con Dios y a actuar según su espíritu. Los ministros sagrados participan de ese mismo sacerdocio de Cristo para realizar funciones santificadoras, que unen a Dios con los hombres. También los cónyuges, en el amor que se profesan públicamente, ejercen su sacerdocio común, puesto que este amor es un vínculo sagrado, con el que hacen históricamente visible y presente en el mundo el amor de Cristo por su Iglesia.

¿Qué significa “participar” en el sacerdocio de Cristo? Significa que, al acoger el amor de Dios en nuestras vidas, entramos en una nueva relación con Dios. Y esta relación nos mueve a realizar acciones sacerdotales, o sea, a unir nuestra vida con Dios, buscando actuar en consonancia con su voluntad; y a trabajar (con nuestro testimonio, nuestras buenas palabras y nuestras buenas obras) para que aquellos con los que vivimos y nos encontramos se sientan movidos a unir su vida con Dios y a cumplir su voluntad. En este sentido, la vida de un cristiano es sacerdotal, mediadora de gracia, es ocasión para que el amor de Dios se difunda sobre aquellos que le rodean.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Oscar P.
1 de Junio de 2020 a las 09:49

Gracias. profesor, por su blog. Nunca había escuchado una explicación tan convincente de la mediación de Jesucristo: mediador onmicomprensivo

2
Vicente
1 de Junio de 2020 a las 12:45

cabe recordar que hoy se celebra la memoria de María, Madre de la Iglesia.

3
Hormias
1 de Junio de 2020 a las 15:54

Una vez más gran por su blog frsy martin

4
Hormias
1 de Junio de 2020 a las 15:55

Gracias quise decir

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo