Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

27
Feb
2019

Siervo inútil por hacer lo debido

2 comentarios
arbolsoitario

En uno de mis artículos decía que cuanto más preparados estamos, mejor actúa Dios. De ahí la importancia del estudio a la hora de hacer una buena catequesis, una buena homilía o impartir una clase de religión. A los pocos días de publicarlo alguien, sin duda con buena intención, pero con poca perspicacia, me indicó que lo que de verdad importa en estas cuestiones no es el estudio o la preparación, sino la oración y la experiencia de Dios. Y apelaba a lo que yo mismo había escrito en otro artículo: Tomás de Aquino había aprendido más al pie del crucifijo que en los libros.

No conviene olvidar que, quién dice haber aprendido más rezando ante el crucifijo que estudiando, es precisamente alguien que se pasó la vida estudiando. El mismo Santo Tomás, al final de su vida, tras haber escrito innumerables obras de teología, confesó que todo lo escrito le parecía paja, de poco valor. No cabe duda que así era, porque todo lo que de Dios podemos decir o pensar no es más que un pálido reflejo de lo que Él es. En realidad, de Dios no sabemos nada. Pero esto de que de Dios no sabemos nada, o dicho con palabras del propio santo Tomás, de que a Dios le conocemos como a un desconocido, puede decirlo con toda verdad el que se ha pasado la vida buscándole. El que no le he buscado, cuando dice que no sabemos nada de Dios, sólo manifiesta su propia ignorancia. El que dice que lo que han escrito los teólogos sobre Dios es paja, sin haber leído una página seria de teología, manifiesta que su cabeza está llena de serrín.

En el evangelio podemos encontrar esta admonición, puesta en boca de Jesús: “cuando hayáis hecho lo que os fue mandado, decid: somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer” (Lc 17,10). Siervos inútiles, sí, pero cuando hemos hecho lo que debemos. Cuando no hemos hecha nada, no somos ni siquiera siervos. El que no ha hecho lo que debía no es el siervo más listo, tampoco el más inútil, ha dejado de ser siervo o nunca lo ha sido, está fuera del ámbito de la acción del Señor. ¡Quizás porque es siervo del diablo!

Solo el sabio es consciente de su ignorancia, o sea, de la complejidad de lo real y, por tanto, de lo mucho que le falta por saber. El ignorante, por el contrario, es muy atrevido, simplifica todo y, creyéndose muy listo, no se entera de nada.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Terrsa Safont
28 de Febrero de 2019 a las 10:01

No deseo copiar lo dicho Padre. Me quedo con lo mas importante para mi. La verdad en que yo creo. El ultimo párrafo no le quito ni una coma. Tal cual.....................creyendose muy listo , no se entera de nada. Y como siempre gracias

2
Gabriel Otero Giordano.
2 de Marzo de 2019 a las 12:16

Le escribo desde Uruguay.
Muy de acuerdo. Cuando más trabaje yo, mejor. Yo soy músico, y si bien cuando improviso me dejo llevar por la inspiración, nada podría hacer sin mis anteriores horas de práctica de técnica, escalas, teoría, lectura de otros músicos, etc. Nada.
Y siempre digo que cuando alguien ve un músico sin estudios formales o que no lee música, cree equivocadamente que no estudia nunca. No es así. Siempre hay detrás muchas horas de práctica y trabajo.
Es más, si hoy toco una melodía, y algo no me conforma, y luego al acostarme pienso en ello y digo Eureka!, lo que pasó fue tal o cual cosa, y mañana la corrijo: ACABO DE ESTUDIAR.