Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

20
Dic
2011

¿Feliz Navidad? ¡Según y cómo!

5 comentarios

Estos días se repite hasta la saciedad, en labios de unos y otros, el estribillo de: ¡Feliz Navidad! De tanto repetirlo se ha convertido en una expresión vulgar y poco significativa. ¿Qué deseamos en realidad? ¿De qué felicidad hablamos? ¿La felicidad que brota del vientre, del buen comer? ¿O la que brota de la bolsa, de la suerte de la lotería que nunca toca, o de los gastos inútiles que siempre hacemos estos días? Dicen que hay crisis. Si uno entra en los grandes comercios, no sé sabe muy bien dónde está la crisis. Y, sin embargo, está. Hay mucha gente que estos días no es feliz, ni estos días ni casi ninguno.

Los que nos deseamos “feliz navidad”, deberíamos preguntarnos cómo se puede ser feliz cuando hay tantos sufrimientos sobre la tierra, cómo se puede reír cuando brotan diariamente tantas lágrimas, cómo se puede mal gastar comida cuando dos terceras partes de la humanidad tienen hambre, cómo se puede hablar de paz cuando sigue habiendo tanta miseria y tantas guerras. Y, sin embargo, sí se puede. Se puede ser feliz cuando como María nos alegramos en Dios nuestro Salvador, ese Dios que levanta del polvo al humillado, dispersa a los soberbios, colma de bienes a los hambrientos y a los ricos los despide vacíos.

Dicho de otra forma: sólo podemos alegrarnos si trabajamos por la justicia, la libertad, la fraternidad y la paz, si nos solidarizamos con los hambrientos y necesitados, si vivimos en comunión con los que sufren, si consolamos a los que lloran. Seremos felices si buscamos la felicidad de los demás. Porque sólo el que busca la felicidad de los demás, ese y sólo ese trabaja por su propia felicidad. Por eso a mi me gustaría hoy desear, desde el fondo de mi corazón, una feliz Navidad a todos, un feliz nacimiento. ¡Qué nazca en nosotros un nuevo ser! Así podremos trabajar para que nazca en los que nos rodean una nueva criatura modelada según el Espíritu de Jesús.

Posterior Anterior


Hay 5 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Joaquin
20 de Diciembre de 2011 a las 18:27

Feliz Navidad, Martín (en el bello sentido en que lo describes).

2
Jorge
20 de Diciembre de 2011 a las 21:30

Lamentablemente la navidad en los tiempos actuales, para muchos es una época para HACER y no para SER. Me explico, es decir, la navidad muchos la han tomado para hacer compras, para hacer el pavo relleno, para hacer regalos, para hacer fiestas y un largo, largo etc. Nos hemos olvidado que el verdadero festejado de ese dia es Jesús, quien no tuvo ni siquiera una casa para nacer, que es a él a quien deberiamos ofrendarle muchos obsequios, desde luego no materiales, pero si nuestra propia vida, haciendo morir nuestro hombre viejo y sepultar nuestros pecados. La navidad mas bien es para SER, si, para ser solidario con quien no tiene nada, para ser humilde y reconocer todos los errores que cometimos durante el año, para ser mejores padres, hijos, esposos, etc. Oremos a nuestro Buen Padre Dios, para que nos conceda la gracia de serle siempre fiel. ¡Bendiciones para todos!

3
Desiderio
20 de Diciembre de 2011 a las 23:40

Gracias por el post, Martín. Pues sí, hay gente que no es feliz ni estos días ni ninguno, y no porque le falte algo, todo lo contrario: porque precisamente no le falta de nada. Gente que llama a una contrariedad una crisis, a un desánimo una depresión, a una mala temporada el acabóse... Se podrían multiplicar los ejemplos. Gente que, en definitiva, vive ajena a lo que verdaderamente supone ser persona, ser persona solidaria y preocupada por los demás a la vez que sanamente por uno mismo. ¡Que Jesús continúe inundándonos con su Espíritu, y nos ayude a acogerlo!

4
Mercedes
21 de Diciembre de 2011 a las 19:17

Ven Señor Jesus ¡ Feliz Navidad ¡

5
Isabel
23 de Diciembre de 2011 a las 07:22

No me resisto a no Felicitar a todos los que comentan el post del P.Martin,pero tampoco encuentro mejor modo que subrayar el último párrafo del post para hacerlo.
"Solo podemos alegrarnos si..."
Somos felices porque pensamos en el otro y asi nos deseamos los mejores días esperando el nuevo Nacimiento de un Dios todo Amor.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo