Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

30
Jun
2011

¿Dónde está el corazón de Jesús?

9 comentarios

La fiesta del Corazón de Jesús tiene sus admiradores y sus detractores. Sospecho que unos y otros tienen una idea parecida de lo que es el Corazón de Jesús, que se refleja en estampas y expresiones piadosas de dudoso gusto. Esa idea bastante infantil a unos les produce rechazo y a otros atracción. Pero quizás habría otros modos de presentar y de actualizar esta devoción. El Vaticano II afirma que Jesús “amó con corazón de hombre”. Por eso todo lo verdaderamente humano encontraba eco en su corazón.

Desde la real humanidad del corazón de Jesús (y también de su inteligencia y de su voluntad: “pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre”, sigue diciendo el Vaticano II) se comprende mejor su solidaridad con todos los seres humanos, con sus sufrimientos, sus gozos y sus esperanzas. Más aún, sólo contemplando la humanidad de Jesús se descubre el misterio que en ella se refleja. Desgraciadamente, a veces parece que algunos “no saben qué hacer” con esa humanidad y pasan por encima de ella para ir a una divinidad hecha a la medida de sus sentimientos o de sus intereses.

Posiblemente nuestra idea del corazón de Jesús cambiaría si, en vez de buscarle en imágenes que alejan nuestra mirada de la realidad, le buscásemos allí donde realmente está. La buena pregunta para saber dónde está el corazón de Jesús es: ¿dónde pone Jesús su corazón? En los pobres, en los misericordiosos, en los pacíficos, ahí pone Jesús su corazón. Por tanto, ahí es donde debemos buscarlo y donde con toda seguridad lo encontraremos. Pero para ello hay que cambiar la idea de lo sagrado (“sagrado corazón”) como espacio que separa y buscar lo sagrado en lo más humano que hay en nosotros. Toda la imaginería barroca que acompaña a la fiesta del corazón de Jesús debería cambiarse por un compromiso que nos llevase a aliviar el sufrimiento de tantas personas, parados, enfermos, ancianos abandonados, niños maltratados, emigrantes sin papeles, y tantas otros en los que Jesús tiene puesto su corazón.

Posterior Anterior


Hay 9 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
javier langarita
30 de Junio de 2011 a las 15:50

Totalmente de acuerdo Martín. Yo no me identifico mucho con estas "devociones de la biología", pero entiendo que hay mucha gente que le puede hacer bien. A mi me parece un poco de una iglesia en blanco y negro. También creo que el corazón de Jesús estará con todos los jóvenes, y no tan jóvenes, que de buena fe vienen a la JMJ,a la que el Papa también viene, es decir el sujeto de la convocatoria entiendo que es la JMJ, no la visita del Papa . Lo que ya dudo es que el corazón de Nuestro Señor esté con estas empresas, bancos y multinacionales del IBEX 35 que figuran como patrocinadores.

2
Juanjo
30 de Junio de 2011 a las 18:12

¡Pues sí!. Lo mismo que se podría haber dicho recientemente de la fiesta del Corpus. Dios detrás de un sagrario, dentro de una luneta o en volandas de una espectacular custodia, ante la que uno se emociona, llora, y se arrodilla, pero sin verlo, ni sentirlo de igual modo en el desgraciado, marginado, o necesitado de al lado.

3
Isabel
30 de Junio de 2011 a las 20:18

Sí.El Corazón de Jesús está:en el pobre,marginado,desgraciado etc.Está presente en ellos pero tambien está por suerte nuestra:en un Sagrario,en una luneta,en una custodia que,enciende en Amor a su paso por las calles,nos hace llorar de emoción,hincarnos de rodillas y ponernos en oración para,pedirle protección por todos los seres que sufren y en donde LE vemos representado.Tambien en su Vicario en la tierra:el Papa, que pronto se dignará pisar tierra española y que,encenderá la fe en el corazón del creyente en este caso especialmente en la juventud mundial reunida.
No contradigo nada.Lo confirmo.

4
Miseri-cord-es
30 de Junio de 2011 a las 22:26

El Corazón de Jesús es el corazón del mundo. El latido Crístico es hálito de Vida sincopado en el corazón del mundo. En el corazón de cada uno de nosotros. Muchos sienten alivio al verse a si mismos sumergidos en la Misericordia Divina, que suaviza los rigores de su vida. Pero no puede quedarse en solo consuelo divino. La Misericordia Divina suplica a ser comunicada. Ser pálpito y latido de corazones con riesgo de infarto.Victimas de des-Amor. Miseri-cordia. Com-pasión.

Oh alma mía
sal fuera, Dios entra!
Hunde todo mi ser
en la nada de Dios.
¡ Húndete en el caudal
sin fondo!
Si salgo de tí,
tu vienes a mí,
si yo me pierdo
a tí te encuentro,
¡Oh Bien más allá del ser!

Meister Eckhart

5
Oscar
30 de Junio de 2011 a las 22:39

Me ha llamado la atención eso que dice de cambiar la idea de lo sagrado como espacio que separa. Efectivamente, el “sagrado” corazón parece de entrada separado de lo profano, del mundo. Pero Jesús, para meter a Dios en la vida de las personas, lejos de alejarse de lo profano, lo que hizo fue introducirse él en lo más profano, en lo menos sagrado, tocando a leprosos, tratando con prostitutas, comiendo con publicanos y pecadores.

6
Paul T.
1 de Julio de 2011 a las 13:07

También en la unidad está lo más sagrado del corazón de Jesús. Esa unidad tan deseada por el mismo Jesús y reflejada en el texto de Juan 17: "que todos sean uno Padre, como tu y yo lo somos". Buscar la unidad entre los cristianos no es una cuestión superficial, sino más profundo que nos hace unidos a Jesús y no a otro; sentirnos unidos a Jesús es pues, unirnos e identificarnos con el que sufre, marginado y el censurado...El corazón de nuestras madres es completamente feliz cuando ve que sus hijos se llevan bien, que pueden vivir en unidad, que dialogan, que se respetan y que se aman. Tanto más hacemos sagrado el corazón de Jesús si con esfuerzos de verdaderos cristianos alcanzamos la unidad.

7
josemaría esteve i pallarés
1 de Julio de 2011 a las 19:38


Es dificil hablar del Amor cuando las circunstancias te hacen estar tranquilo,pero un día te das cuenta,que el Amor no son palabras,ni sentimientos,que de lo que se trata,es de entregar el corazón. No un corazón perfecto, normalmente está lleno de cicatrices y heridas. Este corazón que la vida ha ido conduciendo de un lado a otro. Este es el corazón que Jesús quiere.
El nos da el suyo herido con todos los dolores y sufrimientos de la humanidad.

8
Bernardo
2 de Julio de 2011 a las 19:36

El Sagrado Corazón sabemos que es una fiesta cargada con cierta ideología, y lo digo sin animadversión, pero también puede tener una lectura comprometida con el mundo, como la que tú apuntas, y otras más plásticas que están en la frontera de lo que hoy se sigue sufriendo. Recuerdo la adaptación cinematográfica de la novela de Kazanakis, "la última tentación de Cristo", donde Jesús se arranca literalmente el corazón y se lo da a sus discípulos. Es una metáfora bellísima de lo que Cristo hace por nosotros y también puede serlo de lo que podemos hacer unos por otros en un mundo tan difícil.

9
Enrique Sanjuan Zapico
24 de Junio de 2019 a las 19:23

Me ha servido mucho
Muy buena meditación que me hace identificarme con el hermano Martin Geleber

Muchas gracias

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo