Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

28
Oct
2017

Desgarro compartido

6 comentarios
luzsobresuelo

“Un desgarro compartido entre quienes esperábamos que, al final, el seny, el bien común, el bien mejor, se impondrían. Un déficit importante en las relaciones políticas y sociales”. Así comienza el correo que ayer me envió una persona cercana, amable lectora de este blog. Luego añade algo que me parece muy serio: “sufrimiento innecesario en las familias”. Sí, desde hace un tiempo hay familias divididas por culpa de una bandera. Y comunidades religiosas. Y pueblos pequeños, donde todos se conocen y aprecian. ¿Cómo es posible que la bandera sea más poderosa que el amor? El amor todo lo supera, todo lo soporta llega a decir san Pablo. Igualmente serio me parece que haya insultos entre las personas. Una persona vale más que todas las banderas. En realidad una persona no tiene precio, porque tiene dignidad. Una dignidad inviolable. ¿Cómo es posible que las banderas puedan con la dignidad humana?

La política es el arte de convivir, el arte de lo posible. Y, desde esta perspectiva, la política es lo más digno y razonable que hay. Arte de convivir, de vivir juntos. Para vivir juntos hay que dejar espacio, respetar al otro en lo que tiene de diferente, ver en la diferencia una riqueza. En todo caso, lo diferente no es motivo de separación, sino una invitación a encontrar caminos de encuentro sin renunciar a la propia identidad. Arte de lo posible. Lo posible requiere saber ceder, no querer ocupar todo el espacio, dar al otro su parte de razón. ¡Qué hermoso dar al otro su parte de razón! ¡Qué humano el don de la razón!

Añade mi interlocutor: “hoy se inicia una nueva etapa”. Etapa en la que habrá que curar relaciones y aprender de los errores. Etapa en la que debe predominar la sensatez, el perdón, la búsqueda de espacios en los que quepamos todos. No sería bueno que nos dejásemos llevar por el pesimismo. Es la esperanza la que debe guiarnos. La esperanza es la virtud de los fuertes. La esperanza es posible, porque es realista. Si se apoya en el poder de lo real nunca queda frustrada. Cuando la esperanza busca lo imposible entonces se convierte en desesperanza.

Para el cristiano la esperanza se apoya en el poder de la oración. Oración que se convierte en tarea. Oremos al Dios de la paz, pidiéndole que guíe nuestros pasos. Y con todas las personas de buena voluntad trabajemos por la concordia, evitando palabras y gestos que separan.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
anónimo
28 de Octubre de 2017 a las 10:41

Y el día de después
más allá de lo simbólico
todos hemos perdido algo
la confrontación nosotros-ellos
deja corazones heridos
miradas de soslayo
sospecha
que alza muros y circunscribe guetos

Necesitamos el perdón, primer paso
que reinicie la bendita cotidianidad
la sonrisa indiscriminada al cruzarnos en la acera
el abrazo al familiar disidente , aislado en el desamor
de una realidad en la que todos somos nosotros
símbolos, banderas e himnos
en el Amor no hay ellos distantes ni distintos
El Amor nos convoca a un relato fraterno

Renovado
inter-generacional, multicultural, inter-religioso

A una Paz compartida

Como Él nos amó.

c.m.c.

Mil gracias, P. Martín, por ofrecer esperanza al desgarro y silencio de quienes lloran en privado . El tiempo de plomo, aún en la memoria de una generación. Paz y concordia.

2
Gerardo
28 de Octubre de 2017 a las 10:43

Totalmente de acuerdo ante una guerra de banderas (Constitucional española-independentista catalana). La persona humana es lo más sagrado es en este mundo. Lo que debería indignarnos no es el color de una bandera sino el sufrimiento injusto de tantos seres humanos.

3
Carmen
28 de Octubre de 2017 a las 12:04

Yo, tampoco lo entiendo!

4
Mar Garci Mora.
29 de Octubre de 2017 a las 00:37

Fe y esperanza,Dios todo lo puede y llegara la solución.Pero todo enfrentamiento deja secuelas dificiles.de borrar.Gracias padre Martín.

5
anónimo
29 de Octubre de 2017 a las 07:44

fe de errata:

comentario 1- anónimo - 28-octubre 2017 10.41

día despues
donde aparece: día de después

como Èl nos ama
donde aparece: como Êl nos amó

título del poema: Hilván de concordia

ruego disculpas

c.m.c.

6
Elena Guillot
29 de Octubre de 2017 a las 18:40

Los colores van y vienen, lo mismo que las banderas, se ponen o se quitan, lo único que permanece es el amor. Lo que ha ocurrido es que se ha roto mucho la convivencia en la sociedad Española, no hay respeto, y ni una educación cívica, esta es muy importante.Pero tienes razón el amor puede y debe hacernos superar todos los obstáculos y divisiones.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo