Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

15
Jun
2022

Sínodo: temas delicados

1 comentarios
asambleasinodomadrid

De entre los muchos temas del documento final, que se aprobó el pasado 11 de junio en Madrid sobre la sinodalidad, selecciono dos: uno, el clericalismo. El documento nota que el clericalismo no va en una sola dirección, sino que es bilateral: lo hay por un exceso de protagonismo en los sacerdotes, y lo hay por un defecto en la responsabilidad de los laicos. Tiene pues una doble causa: por un lado, los sacerdotes, por inercia, desempeñan funciones que no les son propias y no impulsan la corresponsabilidad laical; por otro lado, los laicos no asumen su papel en la edificación de la comunidad, por comodidad, inseguridad, miedo a equivocarse, o por experiencias negativas anteriores. A este respecto hay que tener en cuenta que la Iglesia no está solo organizada sobre el sacramento del orden; también está organizada sobre el sacramento del bautismo; ambos son recíprocamente imprescindibles. En relación con el clericalismo está el autoritarismo y la falta de estima de la vida consagrada.

Por otra parte, para crecer en sinodalidad es necesario, en los asuntos en que esto sea posible, pasar de la consulta a la codecisión, de forma que los órganos y consejos existentes no se limiten a ser instrumentos consultivos, sino que en ellos se adopten decisiones después de un serio discernimiento. Un ejemplo explícito que se pone es el del nombramiento de párrocos. Ejemplo interesante, pero que, como todo, tiene sus pros y sus contras. En este caso, uno de los inconvenientes es la escasez de sacerdotes y, por tanto, las dificultades para elegir. Pero conscientes de esta dificultad, y asumiendo con realismo las situaciones, sería bueno que los consejos pastorales tuvieran una palabra que decir en el nombramiento del párroco.

Relacionado con el asunto de la toma de decisiones y de la asunción de responsabilidades, el documento afronta el papel de la mujer en la Iglesia. Se ve imprescindible su presencia en los órganos de responsabilidad y decisión de la Iglesia. Sin duda, se pueden aducir ejemplos de mujeres que ya ocupan cargos importantes como la cancillería de una diócesis o delegaciones episcopales. También hay parroquias, sobre todo en lugares de falta de clero, en la que la responsable es una monja o una mujer. Pero esto debería ser lo normal y no la excepción.

Son muchos más los temas que toca el documento de la Conferencia Episcopal. A mi modo de ver han hecho una buena síntesis de lo recibido, sin obviar las cuestiones más delicadas y conflictivas, como el celibato opcional de los presbíteros o la ordenación de varones casados. Con todo hay que decir que estas cuestiones solo se han suscitado en unas pocas diócesis, y han sido magnificadas por la prensa como si estos fueran los únicos temas que importan. En suma, se trata, a mi entender, de un documento válido, que ha sabido escuchar y acoger las inquietudes de muchos creyentes. Escuchar siempre es bueno, aunque luego sea necesario discernir.

Posterior Anterior


Hay 1 comentario, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


Marcela Díaz
15 de Junio de 2022 a las 15:50

Se suma además las mujeres Consagradas a las distintas congregaciónes religiosas , vocaciones tanto de curas, monjas , Laicados se pierden muchos años de seminarios , deberían permitir Consagración de entrada y al poco tiempo empezar la actividad como cura monjas o laicos el estudio debe ser por siempre a mi parecer se pierden vocaciones por la cantidad de Años q les hacen cursar , menos Años y estudio por siempre sería la clave

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo