Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

27
Jul
2017

Virginidad Consagrada, ¿un carisma inútil?

3 comentarios
orquidea

El carisma de la virginidad consagrada es poco conocido, tanto en la Iglesia como en la sociedad. En estos próximos días, desde el 28 de julio al 1 de agosto, se va a celebrar en Valencia el XXVII “encuentro nacional ordo virginum”, con el título general de “la atracción de la virginidad consagrada”. Este carisma pudiera ser un modo actual de estar en el mundo sin ser del mundo, de ser fermentos en la masa, semillas silenciosas que fecundan una sociedad cada vez más secularizada.

Dirigiéndose a un grupo de vírgenes consagradas, Benedicto XVI calificó su carisma de “tan luminoso y fecundo a los ojos de la fe, cuanto oscuro e inútil a los del mundo”. La contraposición entre la luz y la oscuridad se encuentra al inicio del cuarto evangelio: vino la luz al mundo, la luz que era vida, pero las tinieblas no la recibieron (Jn 1,4-5). Esta paradoja de una luz, que es vida, y de unas tinieblas incapaces de acogerla, se encuentra en otros lugares de este mismo Evangelio (Jn 3,19-20; 8,12; 9,39-40).

Estos textos pueden ayudar a comprender por qué el carisma de la virginidad consagrada es luminoso y fecundo a los ojos de la fe pero oscuro e inútil a los ojos del mundo. Lo que hay detrás de esta contraposición es el reflejo de una sociedad en la que Dios está ausente, de un tiempo en el que el olvido de Dios se hace habitual. Dios, que es luminoso y fecundo, resulta para muchas personas y ambientes de este mundo, oscuro e inútil. Por este motivo esta sociedad necesita más que nunca chispas que enciendan en el mundo la búsqueda del Dios escondido, varones y mujeres consagradas que sepan encontrar a Dios por las calles y plazas, y señalarlo con su vida y su palabra, para que, al menos algunos, se pregunten si esta aparente ausencia y silencio de Dios no es más que la otra cara de su respeto y su gran amor al ser humano.

Por no ser muy visible, quizás sea mejor calificar a la virginidad consagrada, no como foco de luz, sino como foco de calor. Porque sin luz es posible vivir, pero sin calor aparece el frío y el frío mata. Este mundo nuestro necesita focos de calor, sobre todo de calor espiritual, y la virginidad consagrada es uno de ellos. Decía Unamuno: “Luz, luz, más luz todavía, dicen que dijo Goethe moribundo. No, calor, calor, más calor todavía, que nos morimos de frío, no de oscuridad. La noche no mata, mata el frío”.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
anonimo
27 de Julio de 2017 a las 09:27

La virginidad consagrada se encuentra en los orígenes de la vida religiosa. En las primeras comunidades cristianas. Y en este siglo XXI, aceptada por el DC , canon 604, se actualiza en hombres y mujeres, poniendo en valor su carisma como instrumento actual en la nueva evangelización.

Presente ya en nuestras diócesis, se encuentra, la vida eremítica aceptada por el DC canon 603, germen de la vida contemplativa, que hunde sus raices en los Padres y Madres del Desierto. Carisma que habita, montañas y valles. Y los actuales desiertos urbanos. La vida eremítica diocesana,ora, estudia y trabaja en el silencio de la soledad, inserta en la Iglesia diocesana, espera que, como a la virginidad consagrada, le llegue el momento de su público reconocimiento eclesial.
Me uno en oración, y mis mejores deseos por los buenos frutos del XXVII encuentro nacional “Ordo Virginum”.

Mil gracias P. Martín Gelabert.

eremita de votos privados

2
Rafael Arjona.
27 de Julio de 2017 a las 12:18

Magnifico. Gracias

3
pablo santángel
4 de Agosto de 2017 a las 08:08

La vida Eremítica Diocesana se encuentra ya hecha realidad en algunas diócesis de España. En una de ellas,en concreto, oficialmente reconocida desde la década de los años 80. Su característica de retiro y silencio hace que no aparezca demasiado en los medios y pase más desapercibida.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo