Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

19
Dic
2014

Un Dios del camino

2 comentarios

Se ha escrito mucho sobre las cuatro letras hebreas que forman el nombre de Dios: YHWH. Hay algunos autores que dicen que el verbo que hay detrás de esta raíz no es el verbo “ser” (de ahí las traducciones por “soy el que soy” o “soy el que seré”), sino hasah, que significa amar apasionadamente. Es un tema interesante, aunque propio de expertos. En cualquier caso, el nombre de Yahvéh, que ningún judío piadoso se atrevía a pronunciar, pone de manifiesto la absoluta trascendencia divina. Pero, por otra parte, también muestra la solicitud de Dios por su pueblo: Dios es el que visita a su pueblo, el que ha visto sus sufrimientos y ha escuchado su clamor. Más aún, es el Dios que guía al pueblo y se hace presente en los diversos avatares de su historia, el Dios del camino. No es un Dios vinculado de un lugar, sino el Dios que se hace presente allí donde el pueblo camina.

El ser de Dios es existencia para su pueblo. Va siempre por delante. Por eso se le dice a Moisés que no puede ver su rostro, porque esto es algo imposible en las condiciones de este mundo. Pero Moisés puede ver la espalda de Dios, o sea, las huellas de su paso por la historia. En Jesucristo, este Dios que acompañaba al pueblo y caminaba delante de él, se ha manifestado como “Emmanuel”, que traducido significa: “Dios con nosotros” (Mt 1,23). Para los creyentes en Jesús como el Cristo, ha quedado definitivamente claro que en él “se ha manifestado la gracia salvadora de Dios a todos los hombres” (Tit 2,11). La gracia es la misericordia eficaz de Dios, su bondad y su amor. Y, al contrario de lo que ocurría con Yahvéh, a Jesús sí se le puede mirar cara a cara.

Hay una continuidad entre Yahvéh que libera a su pueblo de la esclavitud y le acompaña en su camino, y Jesús, que es también “el Camino” que conduce a la Verdad y a la Vida. Un camino está para ser recorrido. Pero en nuestro caso el Camino es la persona de Jesús. ¿Cómo se recorre este camino hecho hombre por nosotros y por nuestra salvación? Poniéndonos en su seguimiento, o sea, viviendo su misma vida, teniendo sus mismos sentimientos, actuando con su mismo espíritu. En Jesús, Dios no solo nos acompaña en nuestro camino, sino que él mismo se ha hecho Camino. Mirándole a él, sabemos de forma muy concreta dónde esta la puerta de la vida, por dónde tenemos que ir para encontrarnos definitivamente con Dios.

El Nombre innombrable de Yahvéh se ha unido de forma irrevocable con nuestra humanidad, acompañando a todo ser humano, de forma que si Yahvéh es el Dios del camino, Jesús es el Camino que llevamos con nosotros dondequiera que vayamos.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
la novedad de cada paso
21 de Diciembre de 2014 a las 13:28

Sus amigos del equipo de rugby atrapados en el avión siniestrado en los Andes necesitaban sus piernas como única posibilidad para seguir viviendo Eran los más fuertes. Se salvaban juntos o juntos perecían. Dieron el primer paso cuando del yo pasaron al nosotros. Se autodenominaron " la sociedad de la nieve". Dos supervivientes se pusieron en camino para decirle al mundo que aún vivían, cuando todos los daban por muertos “ Yo pondré todo de mi parte, pon Dios mío la tuya”, le rogó a Dios uno de ellos. Tuvieron la experiencia del Amor de Dios , presente incluso en las situaciones límite. Paso a paso lograron superar todas las dificultades. Fueron rescatados. Una realidad , cuyo testimonio puede encontrarse en la red.

Por el Camino que nos lleva a Dios, Jesús nos pide la generosidad del pensar en nosotros, saliendo de nuestro pequeño yo. Creatividad, audacia, buena dosis de esperanza en cada paso. Cada cual avanzando su propio paso, para que el otro avance en su camino. Porque al igual que los supervivientes de los Andes, la salvación es conjunta y fraterna . Él sigue naciendo en nuestro hondón del alma.

Por nosotros y por nuestra salvación bajó del cielo.

Feliz Navidad Fray Martín, lectores y comentaristas

2
mar
22 de Diciembre de 2014 a las 12:16

Queridos amigos y amigas en Jesús Lucas 2:12... Hallaréis al niño en pañales, acostado en un pesebre....

La PAZ sea con todos y la inmensa ALEGRIA de poder participar de un diseño maravilloso que le llamamos VIDA.
Feliz Navidad!!! un abrazo y gracias
Fray Martín

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo