Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

6
Nov
2020

Templos y templos

4 comentarios
basilicaletran

El 9 de noviembre celebra la Iglesia la fiesta de la dedicación de la Basílica de Letrán. La Basílica de Letrán es la catedral de Roma. En sus naves se han celebrado cinco Concilios Ecuménicos. La catedral es la sede, la cátedra desde la que enseña el Obispo. En nuestro caso se trata del Obispo de Roma, Pastor de la Iglesia universal.

Esta fiesta es una buena ocasión para tomar conciencia de que la Iglesia es una comunión. Comunión de los fieles cristianos, sin duda. Y comunión entre las diferentes Iglesias. Diferentes, porque la Iglesia que está en la India, o la que está en Guatemala, o la que está en Roma, tienen intereses, necesidades y problemas distintos. Por este motivo, si bien todas ellas viven del mismo Evangelio, este Evangelio único tiene repercusiones y aplicaciones distintas en cada comunidad. Estas diferencias no son obstáculo para que vivan en comunión y cada una reconozca en las otras el mismo aire de familia, el mismo Espíritu que la guía a ella. Las diferencias, lejos de ser motivo de distanciamiento, son una riqueza y un estímulo, una ocasión de buscar la mutua emulación en el bien.

Además, esta fiesta es una buena ocasión para subrayar que hay templos y templos. Está el edificio de piedra, donde los fieles se reúnen para orar. Pero hay otros templos mucho más importantes, y sin ellos el de piedra no tendría ningún sentido ni valor. Resulta oportuno recordar la conversación de Jesús con una mujer samaritana. Los samaritanos y los judíos rivalizaban en muchas cosas, y una de ellas era sobre cuál era el templo de piedra en el que supuestamente Dios se hacía presente, el construido sobre el monte Garizim o el de Jerusalén. Pues bien, Jesús aclara a la samaritana y a todos nosotros que el templo de piedra no tiene importancia. Lo que importa es adorar al Padre en espíritu y en verdad.

Espíritu y verdad son dos actitudes fundamentales en nuestra relación con Dios. A Dios hay que amarle con toda el alma, con todo el corazón, con lo mejor que tenemos. Y hay que dirigirse a El con toda verdad, sin ocultarle nada, sin dobleces, sin querer justificarnos. Pero espíritu y verdad remiten también a Jesús. El es la Verdad y él es el que derrama el Espíritu. En él habitan en plenitud la gracia y la verdad. De esta plenitud todos nosotros hemos recibido (Jn 1,16-17). Por eso, Jesús es el verdadero templo. Su “cuerpo” es el templo (Jn 2,21), el lugar en el que habita la divinidad. Más aún, en el seguimiento de Cristo los cristianos se convierten en templos de Dios, puesto que el Espíritu habita en ellos (1 Cor 3,16).

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Loreto
6 de Noviembre de 2020 a las 21:09

Tanto tiempo buscando la verdad y la tenía dentro

2
J.García
6 de Noviembre de 2020 a las 22:26

Cuando se habla de templos, sí, lo primero que viene a la mente es el lugar donde los feligreses se reúne para rezar. Recuerdo mi primer viaje por Europa, buscando templos, y después de mucho caminar, no era lo mismo encontrar un templo protestante sin santísimo que uno católico..Hoy, el encuentro con el Señor, lo celebramos en la eucaristía o en casa. Gracias, Fray Martín.

3
Hormias
7 de Noviembre de 2020 a las 22:42

Siempre tenemos un templo de referencia en mi caso.. San Julián... Gracias por todo fray Martín

4
SUSANA LUCIA ERRA
10 de Noviembre de 2020 a las 10:25

Muy buena reflexion Fray Martin ,

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo