Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

19
Dic
2006

¿Qué tendrá el ser humano?

2 comentarios
¿Qué tendrá el hombre para que Dios quiera hacerse hombre? Sólo encuentro una respuesta: el ser humano tiene una dignidad sin igual, una capacidad para lo divino; por eso, Dios ve reflejada en el hombre su propia imagen. Así se explica que no codicie su categoría de Dios, que no le importe despojarse de sí mismo para tomar la condición humana (Flp 2,6-7), pues al hacerlo en realidad se encuentra con lo más propiamente suyo: “vino a lo suyo” (Jn 1,11). A lo suyo, y no a lo nuestro, pues lo nuestro es lo más propiamente suyo. Cuando Dios viene a nuestra casa en realidad viene a su casa. Por eso se encuentra tan a gusto.

Hay un peligro. Vino a los suyos, pero los suyos no le recibieron (Jn 1,11). No le recibimos cada vez que negamos la fraternidad. Cuando no queremos ver a los africanos que duermen bajo el puente del viejo cauce del Turia en Valencia. Cuando no acogemos a los sudamericanos como lo que son en su sentido más biológico: nuestros propios abuelos que un día emigraron y hoy regresan a casa. A la suya, y no sólo a la nuestra. Cuando no respetamos la vida del anciano o del enfermo.

¿Qué tendrá el hombre para que Dios quiera hacerse hombre? Una enorme riqueza, un gran poder que no puede guardarse para sí, porque si lo guarda lo pierde. La riqueza divina que nos habita la tenemos para derramarla a manos llenas. Porque rico no es el que guarda, sino el que reparte. El que guarda es un egoísta, un solitario, con una mirada tan corta que sólo alcanza a verse a sí mismo. El hijo tiene la amplia mirada del Padre, los poderes paternos, la bondad del Altísimo, tan generosa que alcanza incluso a los desagradecidos y perversos (Lc 6,35).
Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JMValderas
20 de Diciembre de 2006 a las 12:22

Querido Martín Más allá del tono espiritual de tu reflexión se esconde un profundo problema teológico que algunos profesinales (biblistas y dogmáticos) obscurecen todavía más. Me refiero, como bien sabes, al "despojarse de su condición divina", que otros traducen por vaciamiento de Dios, el himno paulino de la kenosis en esa epístola a los filipenses.. La cuestión se ha vuelto central en las relaciones entre ciencia y teología. Se trataría de entender lo creado, hombre incluido, como un coto distinto de Dios, Hasta ahora ese aspecto ha sido campo casi exclusivo de la teología protestante. Y aunque esta sección o foro sea de "edificación", parece oportuno no olvidar que todo ahondamiento teológico y bíblico tiene su extensión o vertiente espiritual. Y en la kenosis falta mucha luz.

2
santiago rodriguez
25 de Diciembre de 2006 a las 00:06

Creo que la clave no es muy complicadada; Genesis 1:26.- Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; somos las unicas criaturas corporeas con los atributos de Dioa: amor, poder, sabiduría y justicia en una misma pieza.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo