Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

2
Ene
2017

Ni tres ni reyes, y magos según

3 comentarios
reyes

El evangelio de Mateo dice que, una vez nacido Jesús, “unos magos que venían de Oriente” buscaban en Jerusalén “al rey de los judíos que había nacido”. Interesante este detalle de “rey de los judíos”. El evangelista abre (en su nacimiento) y cierra (en su muerte en cruz) la vida de Jesús calificándolo de “rey de los judíos”. Si había nacido un rey, lo lógico es que los magos le buscasen en la ciudad de los grandes palacios, o sea, en Jerusalén. Se equivocaron de camino y de lugar. El Rey de reyes que ellos querían adorar solo podía nacer entre los pobres.

Me detengo en la cuestión popular de los tres reyes magos. El evangelista no ofrece ningún número, ni se refiere a ninguna realeza que no sea la de Jesús. Por eso los magos “se postran” ante el Dios-Rey y le ofrecen unos dones que son un reconocimiento de su dignidad regia. Lo de magos es otra cosa. Los había buenos y malos. En el libro de los Hechos (13,10) un brujo es calificado de mago “repleto de todo engaño y de toda maldad”. Mago es también el sabio. Tal vez estos magos que se presentaron en Jerusalén fueran astrónomos.

La religiosidad popular y la tradición le han puesto imaginación al relato evangélico. Es la tradición la que ha interpretado que eran reyes, procedentes de los tres continentes entonces conocidos: África, Asia y Europa. El rey negro aparece siempre. En el reino de Jesucristo no hay distinción por la raza o por el origen. Jesucristo une a todos los pueblos y a todas las personas, sin perder la riqueza de su variedad.

Detrás de este relato, ¿hay algo histórico en el sentido moderno de la palabra? No hay una respuesta segura. Pero lo importante no es lo que puede haber “detrás” de la narración, sino lo que en ella se quiere significar, a saber: estos sabios representan a la humanidad en búsqueda de paz, verdad y justicia. Representan el anhelo profundo del espíritu humano, la marcha de las religiones, de la ciencia y de la razón humana al encuentro de Cristo.

El evangelista termina su relato notando que, una vez que los magos se han encontrado con Cristo, “regresaron a su país por otro camino”. Lectura espiritual: si tú te has encontrado con Cristo, volverás a tu casa, a tu trabajo, a tus ocupaciones, pero ya no será lo mismo. Volverás de otra manera, por otro camino, con un corazón y un espíritu nuevo.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Carmen
2 de Enero de 2017 a las 13:31

Sí. Es transformador el encuentro con Cristo, tus comportamientos son más humanos, hay más comprensión en el trato con los que compartes momentos de vida, trabajo, familia... Pero subsiste la personalidad, la forma de ser hecha a base de lidiar con los próximos, que te aparta del camino. Y ves que te traicionas a ti mismo, que una cosa son los propósitos y otra cosa lo que finalmente haces. Pero a fuerza de equivocarte te acercas más a Él porque sabes que es lo único que te "llena" para poder volver a "vaciarte" con los demás.

2
JM Valderas
3 de Enero de 2017 a las 19:08

Con los escasos datos que ofrece Mateo, 2:1-2, se consiguió en el año 2000 forjar un libro de astronomía maravilloso, sobre el que Owen Gingerich, astrofísico de Harvard y experto indiscutido en historia de la astronomía, escribió: (Es este libro) una fascinante contribución a la ingente bibliografía que se propone desentrañar la identidad de la estrella de Belén. Esta obra es la más importante del siglo XX," Se trata de un libro delicioso sobre los magos. De hecho, el subtítulo es The Legacy of the Magi. El titulo, lógicamente, era The Star of Bethlehem". Escrito por el físico y astrónomo Michael Molnar fue publicado por la Rutgers University Press.

3
felicianolopezrobles
3 de Enero de 2017 a las 19:53

Entiendo que los magos iban en busca de el "rey de los judíos", iban a conocerlo, a encontrarse con el, para satisfacer sus deseos de conocer y saber de lo nuevo según sus conocimientos e informaciones.- ¡Qué importante es y resulta encontrarse con Jesús!.- Quizás aquí reside uno de nuestros fallos más comunes.- Pasan los años, también los reyes, seguimos de espaldas, no encontramos a Jesús, no ha llegado el momento de encontrarnos con el.- El tiempo pasa y pasamos, inadvertidamente, arrastrados por el bullicio del siglo, vamos por otro camino, no hemos aprendido la lección de los magos.-

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo