Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

2
Nov
2020

Martín de Porres, el perro y el gato

6 comentarios
martindeporres

Martín, hijo del español Juan de Porres y de la panameña de raza negra Ana Velázquez, fue bautizado en Lima el mismo día de su nacimiento. Falleció en Lima, a los 60 años, el 3 de noviembre de 1639, lo que explica que su fiesta se celebre el 3 de noviembre, día de su entrada en el cielo. Ignoro el motivo por el que se le impuso el nombre de Martín. Este es el nombre del considerado primer confesor de la Iglesia, San Martín de Tours, o sea, el primer santo en ser venerado con culto litúrgico sin ser mártir.

Martín de Porres tampoco fue mártir, aunque sí fue religioso como el de Tours. Y ambos fueron dos ejemplos de cercanía a pobres y necesitados. El empeño que ponía Martín de Porres en socorrer a los enfermos, en procurar comida, vestido y medicinas a los pobres, su ayuda a los agricultores, negros y mulatos que por aquel tiempo eran tratados como esclavos de la más baja condición, le valió, por parte del pueblo, el apelativo de “Martín de la caridad”, como recordó Juan XXIII en la homilía de la canonización.

En las imágenes de los santos suelen aparecer símbolos que recuerdan atributos de su vida, como una cruz, una iglesia en la mano, un libro de teología, una biblia o una custodia. Los símbolos que aparecen en las pinturas de Martín de Porres son más humildes. Fundamentalmente estos tres: frascos de remedios, como buen enfermero que era; una escoba, como humilde servidor del convento; y un perro, un gato y un ratón, que recuerda uno de sus prodigios más raros y más sonados, a saber: el que los tres comieran en el mismo plato. Y es que, cuando uno reparte amor, logra unir y reconciliar lo que parece más opuesto.

Los títulos de las dos grandes encíclicas de Francisco, Laudato si’, sobre la ecología integral; y Fratelli tutti, sobre la fraternidad universal, están inspirados en la vida de san Francisco de Asís. Ambos aspectos, el cuidado de la naturaleza y el cuidado de los hermanos, también son propios de Martín de Porres. Los santos tienen muchos rasgos en común, porque santo es el que quiere identificar su vida con la de Cristo.

Martin de Porres se habría sentido cómodo con la última encíclica de Francisco. Fratelli tutti tiene aplicaciones en todos los grupos cristianos. También en la familia y en la vida religiosa, a la que tanto amó Martín de Porres. En nuestras comunidades decimos que todas y todos somos hermanos. ¿De verdad? ¿De verdad es este nuestro signo distintivo? Me temo que, a veces, nos comportamos unos con otros como el perro y el gato, que evoca la idea de dos personajes que se llevan mal por naturaleza. La imagen de Martín de Porres, logrando que el perro y el gato coman juntos en el mismo plato, haciendo posible que los distintos puedan estar en comunión, debería ser motivo de reflexión para tantas y tantos que se dicen hermanos. Para que este decir no sea una frase sino una realidad.

Posterior Anterior


Hay 6 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Loreto
2 de Noviembre de 2020 a las 18:47

Por mi existencia en el medio rural, el milagro está en el ratón.
Tanto el perro como el gato, lo matan en cuanto lo ven. En Castilla, más que ratón es topillo campesino.
Gracias
Y a comer torrezno, para coger glucosa para el cerebro y el alma
.

2
Hormias
2 de Noviembre de 2020 a las 21:40

Gracias por su estupendo articulo

3
J. García
3 de Noviembre de 2020 a las 02:33

No importa nuestras distintas tareas, todos encontraremos en San Martín de Porres un ejemplo de vida cristiana: son muchos los que tratan imitarlo, pues es un santo popular: ruega por nosotro, San Martín. Gracias, fray Martín.

4
Fefi
3 de Noviembre de 2020 a las 22:27

Hoy hace unos cuantos años empecé mi vida laboral en el colegio Virgen de Atocha en el que también había sido alumna, regentado por PP.Dominicos.
Al principio del Claustro de la Basisilica había una capilla muy pequeña donde está San Martin de Porres (para mi "Porrines"), al que yo visitaba con mucha frecuencia.

5
SUSANA LUCIA ERRA
4 de Noviembre de 2020 a las 10:25

Hermosa reflexion , muchas gracias

6
Pbro. Luis Alberto Mata patiño
8 de Noviembre de 2020 a las 05:17

Martín de la Caridad, enséñanos a amar y a servir a los pobres

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo