Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

26
Ago
2017

Lutero, ¿qué celebramos?

4 comentarios
LuteroyPapa

De parte católica, grupos y personas con similar ideología a los que condenaron la Declaración Conjunta sobre la doctrina de la justificación (de la que hablé en un post anterior), no se han cansado de repetir que no hay nada que celebrar con los luteranos. Y lamentan que el pasado año, el 31 de octubre de 2016, el Papa participara en Lund (Suecia) en una ceremonia ecuménica con motivo de los 500 años de la reforma protestante de Martín Lutero.

Evidentemente, si lo que celebramos es una pelea, no hay nada que celebrar. Pero si celebramos que la pelea puede superarse y buscamos comprender las circunstancias históricas y doctrinales que la provocaron, para aprender a no repetirla, para que si hoy se dieran dificultades encontrar caminos para resolverlas de otra manera, entonces es bueno recordar el pasado y celebrar los caminos que han conducido a un presente de concordia y colaboración. La Declaración Conjunta es un buen ejemplo de a dónde pueden conducir esos caminos de estudio crítico del pasado, de comprensión y de colaboración. El Papa Francisco ha reconocido que “hoy luteranos y católicos estamos de acuerdo sobre la Doctrina de la justificación”. Más aún, que “sobre este punto tan importante Lutero no estaba equivocado”.

Lo que nos une es más que lo que nos separa. Si seguimos acentuando lo que nos separa no podremos avanzar. Lo que nos separa, nos aleja cada vez más. Ahora bien, poner el acento en lo esencial, compartido por unos y por otros, que es confesar a Cristo, a través de quien Dios se da a sí mismo en el Espíritu Santo y prodiga sus dones renovadores, puede ser compatible con distintas teologías y espiritualidades. De ahí la importancia que, en el diálogo ecuménico, cobra el principio de la “jerarquía de verdades”, que no solo se aplica a las “verdades de la fe”, sino también a las explicaciones doctrinales.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Nairo Salinas
31 de Agosto de 2017 a las 13:36

Buen día, entiendo que soy un tanto atrevido en opinar sobre este tema pues me siento ignorante al respecto, sin embargo y me corrijen, si bien hay que buscar la unidad entre toda la raza humana, para nosotros quienes confiamos en la tradición, el magisterio y la santa escritura, no debemos ser laxos con los dogmas de nuestra iglesia universal por la que muchos santos derramaron y siguen derramando su sangre. Porque después termina la iglesia aceptando lo que los que se dicen no católicos afirma. ,

2
Hormias
31 de Agosto de 2017 a las 16:12

Qué gran verdad lo que usted dice fray Martín enhorabuena

3
prueba
4 de Septiembre de 2017 a las 17:41

Prueba

4
Martín Gelabert
4 de Septiembre de 2017 a las 18:10

Ultima prueba que hago. Es posible que no entren en algunos post y en otros sí

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo