Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

1
Abr
2020

La gran pregunta

4 comentarios
soyparaotro

El ser humano, además de hacerse muchas preguntas, de un modo u otro, termina preguntando por sí mismo: ¿quién soy yo?, ¿de dónde vengo?, ¿a dónde voy? Estas preguntas nunca encuentran una respuesta definitiva. En muchas ocasiones, las respuestas terminan apelando a una “fe”: “creo” que vengo de Dios, o “creo” que no voy a ninguna parte, porque mi vida se acaba con la muerte.

Una prolongación de las anteriores preguntas sería: ¿para qué estoy aquí? ¿Estoy aquí para aprovecharme de la vida propia y de la vida ajena, estoy aquí para sufrir, o quizás estoy aquí para hacer de mi vida un servicio a la justicia, a la verdad, al bien, a la belleza? Sería bueno profundizar aún más y preguntarnos para quién estamos aquí. Las preguntas por el quién soy y para qué estoy pueden terminar desembocando en uno mismo. Son preguntas que no nos sacan de nosotros mismos. Pero la pregunta: ¿para quién estoy aquí?, necesariamente me reenvía más allá de mi mismo, me orienta al encuentro con el otro, con los otros. Me hace caer en la cuenta de que yo no soy único, más aún, que hay otros que reclaman ayuda, una ayuda que yo estoy en condiciones de dar. Estoy en condiciones, sí, pero ¿estoy dispuesto a darla?

El Papa Francisco, en su carta Christus vivit (286) ha afirmado: “Quiero recordar cuál es la gran pregunta. Muchas veces, en la vida, perdemos tiempo preguntándonos: “Pero, ¿quién soy yo?”. Y tú puedes preguntarte quién eres y pasar toda una vida buscando quién eres. Pero pregúntate: “¿Para quién soy yo?”. Eres para Dios, sin duda. Pero Él quiso que seas también para los demás, y puso en ti muchas cualidades, inclinaciones, dones y carismas que no son para ti, sino para otros”. La respuesta a la pregunta para quién soy yo, nos obliga a tomar postura: ¿no soy para nadie, soy solo para mi mismo, o soy para otros? La fe cristiana, nos invita a responder que somos para Dios. Y ser para Dios es ser para otros, es ser para amar a los hermanos.

También desde posiciones humanistas es posible responder que somos para otros. Un buen padre o una buena madre, aunque no sean creyentes, pueden pensar que su vida es para educar y proteger a sus hijos, y actuar en consecuencia con su convicción. Por mi parte, estoy convencido de que vivir “para los demás” es un signo de la presencia del Espíritu Santo en la vida de quién así vive, aunque no pueda ni demostrarlo y, muchos menos, forzar a nadie a que se lo crea. Porque la buena fe es respetuosa con las convicciones de los otros y se alegra cuando estás convicciones coinciden con la propia buena fe.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Emilio
2 de Abril de 2020 a las 01:29

Para mi, la gran pregunta siempre ha sido: ¿Dios existe?
No hay una respuesta general demostrable, pero si una respuesta por cada persona, que en gran medida va a influir, cuando no determinar, como va buscar cada persona la respuesta al resto de las preguntas que siempre se ha planteado el hombre.

2
J. García
2 de Abril de 2020 a las 12:36

De una forma u otra, todos y alguna vez, supongo nos hayamos hecho tales fundamentales preguntas. Y todos y cada uno de nosotros tendremos diferentes respuestas: "Ser y estar para los demás", creo que sintetiza toda posible respuesta. Una de las características del coronavirus más preocupante para mucha gente es tener que morirse sin despedirse de los seres queridos: venimos de Dios y a Dios volvemos con el recuerdo del servicio sanitario que son los que "son y están" a nuestro servicio, y ellos son también nuestros hermanos, pues tenemos un mismo padre.

3
Hormias
4 de Abril de 2020 a las 18:37

Siempre el ser humano se ha hecho estas preguntas por eso la fe es tan impórtate te da la esperanza vital. Para surcar por el mundo.... Le deseo lo mejor fray Martín

4
Juan viejo
5 de Abril de 2020 a las 10:02

La fe mueve montañas gracias fray Martín

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo