Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

5
Sep
2017

Jesús asumió una carne de pecado: ¿verdadero o falso?

4 comentarios
jesus02

Si en un examen de teología se preguntase si es verdadera o falsa esta proposición: “Jesús asumió una carne de pecado”, estoy convencido de que la mayoría de las respuestas dirían: “falsa”. Y, sin embargo, la respuesta correcta es: “verdadera”. Nos cuesta aceptar la verdadera humanidad de Jesús. Sobre todo, cuesta aceptarla cuando se sacan las últimas consecuencias de la verdad de la Encarnación.

Como los creyentes partimos del presupuesto de que “Jesús era Dios”, nos resulta difícil entender que pudiera ignorar cosas, por poner un ejemplo. Esta ignorancia de Jesús es afirmada en Mc 13,32: el Hijo ignora la hora de la parusía. Este versículo ha planteado muchas dificultades a los intérpretes cristianos. San Agustín, por ejemplo, no acepta esta ignorancia del Hijo e interpreta que el texto bíblico quiere decir que no podía revelarla. Pero afirmar que el saber de Jesús tiene sus límites no es negar la confesión de fe en su naturaleza divina, sino comprender que, al hacerse verdaderamente hombre, asume las limitaciones de lo humano.

Nos cuesta aceptar, por poner otro ejemplo, que Jesús fuera verdaderamente tentado. Pero la tentación es consustancial a lo humano. Una cosa es ser tentado y otra caer en la tentación. Precisamente, en las tentaciones de Jesús se manifiesta que, desde nuestra condición humana, si nos apoyamos en la Palabra de Dios, es posible vencer a la tentación. La tentación es inevitable, pero caer en ella es evitable.

Vuelvo a la pregunta que ha motivado esta reflexión: ¿Jesús asumió una carne de pecado? Es correcto decir que Jesús asumió una carne semejante a la del pecado. Eso afirma Rom 8,3. O sea, Jesús asume una humanidad real, no una humanidad ideal. Cuando Jn 1,14 dice que “la Palabra se hizo carne”, se trata de carne débil y pecadora. Otra cosa es que Jesús pecase. No pecó, pero su humanidad era débil como la nuestra. Por eso, pudo ser tentado de verdad. Puede verse también Gal 3,13: Jesús se hizo maldición por nosotros; y 2 Cor 5,21: “a quién no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros”.

Posterior Anterior


Hay 4 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
JC
6 de Septiembre de 2017 a las 10:14

Yo insistiria más en desarrollar su naturaleza que su humanidad, me parece que la segunda ha tenido y tiene muchos mas imitadores y seguidores que la primera; basicamnete porque la humanidad es convertir su vida en testimonio de su relación con Dios y su naturaleza es asumir que la vida es un continuo fluir de la naturaleza creadora.

2
josep
6 de Septiembre de 2017 a las 11:51

verdadero, sarx

3
ivan grillo
6 de Septiembre de 2017 a las 17:04

Yo, hubiera contestado a la pregunta: Ni verdadera, ni falsa. La carne, como la materia, como un arma es indiferente a lo que se llama pecado. Jesús al nacer asumió una naturaleza humana pura, limpia de pecado. Fue el mito bíblico de la creación la que indujo la idea de que todos naceríamos en pecado por la falta de Adán, incluso Jesús. Razón por la cual, su existencia en este mundo fue tan particular. Por cuestiones de conveniencia, las doctrinas establecidas en los primeros tiempos son inmutables, eso no quiere decir que sean verdaderas. Nadie, ninguno de los padres apostólicos, ni Agustín de Hipona, ni siquiera el mismo Pablo escribiría lo que escribió sobre Jesús, si le tocara hacerlo en este tiempo. Hoy el pueblo católico acepta esas doctrinas por ignorancia. No sabemos hasta cuando se propagaran en el tiempo...

4
José Luis Barrera Calahorro
8 de Septiembre de 2017 a las 01:09

Gracias, Martín por tu reflexión profunda sobre la verdadera humanidad de Jesús. Nos hubiera ido distinto a la iglesia sin subir ha considerado este rasgo De Jesús, todas las consecuencias de la Encarnación un cristianismo sin evasiones fáciles y afincado en la realidad del mundo.
Pecado que hubiera sido visto no como una condena sino como una coherencia de la debilidad de la carne. "Versus Deus, versus homo".