Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener información y realizar análisis estadísticos sobre el uso de nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la página sobre las cookies.

Entendido

Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

11
Jul
2017

Hijos de genocidas

2 comentarios
hijosgenocidas

Distintos periódicos españoles han publicado una noticia que hay que calificar de esperanzadora: algunos hijos de los represores de la dictadura argentina se unen para rechazar los crímenes de sus padres y exigir que cumplan sus condenas. Alguno reniega incluso de su apellido “por estar manchado de sangre”. La noticia manifiesta, entre otras cosas, que el bien y el mal no son hereditarios. Sin duda, el ambiente familiar influye en la educación, pero no es determinante. A medida que nos hacemos adultos, juzgamos con más independencia de criterio. Y, en muchos casos, juzgamos de forma diferente a como lo hicieron nuestros padres. Esta independencia de criterio puede tener su lado bueno, cuando somos capaces de condenar el mal que ellos hicieron. Jesús de Nazaret reprochaba a “los escribas y fariseos” que fueran imitadores de las malas acciones de sus padres (cf. Mt 23,31-32; Lc 11,47-51). A veces lo bueno es no seguir las enseñanzas de los padres.

La persona humana es compleja. Estamos llenos de contradicciones: en muchas ocasiones el odio coexiste con el amor. Es posible ser un brutal torturador y al mismo tiempo un amoroso padre de familia. Aunque también se da el caso del torturador que se comporta violentamente con sus hijos. Los humanos somos seres muy extraños: estamos hechos a imagen de un Dios bueno, que es Amor, pero al mismo tiempo somos frágiles y llevamos esta imagen en vasijas de barro. Somos capaces de lo mejor y de lo peor. Pero precisamente porque la imagen buena nunca se borra del todo, también somos capaces de arrepentimiento, de reconocer nuestras culpas. Si este reconocimiento de culpas lo hacemos público tendemos puentes con aquellos a los que hemos dañado.

Los hijos que reniegan del mal hecho por sus padres manifiestan no sólo que el bien también existe, sino que el bien se infiltra por lugares inesperados. Yo no digo de que del mal pueda salir el bien, porque del mal solo sale mal. Pero sí digo que hay una bondad constitutiva en todo ser humano que, a veces, se manifiesta de forma sorprendente e inesperada. Gracias a Dios, el bien aparece donde menos se le espera.

Posterior Anterior


Hay 2 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

cancel reply


1
Carlos Merli
14 de Julio de 2017 a las 04:01

Hola padre Gelabert. He visto su video de ¨Un Dios chapucero. A vueltas con el problema del mal¨....y no entiendo la parte en donde se refiere a que Dios es un amañador de la historia porque le pedimos que intervenga cosa que va en contra de nuestra libertad. Es cuando usted habla de la finitud y la autonomía independiente del ser humano.(minuto 39 al 43 aprox del video).Agrega que le hacemos quedar mal a Dios con esa con esa contradicción. Lo que no entiendo es que es lo que usted remarca con ese comentario. Me lo podría explicar.?.También cita a Eduardo Yirbec? (así se escribe el nombre?). Gracias.

2
Martín Gelabert
14 de Julio de 2017 a las 10:47

A la atención de Carlos Merli: Le agradezco que haya escuchado mi conferencia y que lo haya hecho con interés. Esta idea a la que usted alude en realidad es un objección que yo pongo, citando a Denis Edwards: según como se entienda la intervención de Dios en la naturaleza, podría ser considerado como un gran amañador. Eso es lo que dice Edwards y que yo acojo como una objección. El texto de mi conferencia está publicado en "Teología Espiritual", 2012, paginas 109 a la 132. Le doy esa referencia para que pueda leer con tranquilidad mi texto original y ver allí las notas correspondientes. Si usted desea que yo le envíe este artículo en pdf, entonces envíeme un correo electrónico, por medio de esta sección de comentarios. Evidentemente, yo no haré público su correo. Gracias