Logo dominicosdominicos

Blog Nihil Obstat

Martín Gelabert Ballester, OP

de Martín Gelabert Ballester, OP
Sobre el autor

22
Dic
2019

Encarnación o Dios como amante apasionado

3 comentarios
navidad05

No estamos muy acostumbrados a decir que Dios es un amante. Quizás porque la palabra puede tener connotaciones negativas. Pero incluso entendida en su sentido más positivo de sentir una intensa atracción emocional hacia una persona y desear compartir la vida con ella, nos cuesta aplicarla a Dios. Y, sin embargo, el misterio de la Encarnación nos empuja a entender que Dios es amante de los seres humanos, porque desea compartir nuestra vida y desea que nosotros compartamos la suya; un amante que quiere unirse con lo humano hasta el punto de hacerse él mismo humano. Lo propio del amante es querer ser como el amado. Hay algo en el ser humano que empuja a Dios hacia lo humano. Sólo así se entiende esto que dice el evangelio de Juan: “vino a lo suyo”. Si al venir a nosotros vino a lo suyo, eso significa que lo humano es lo suyo y, por eso, desea ser humano.

El término “eros” indica un amor apasionado que busca la presencia y la compenetración con el otro. Benedicto XVI, en su primera encíclica (Deus caritas est), rehabilitó la palabra “eros” como una buena expresión del “amor apasionado de Dios por su pueblo”, y califica a Dios de “amante con toda la pasión de un verdadero amor”. Recordemos que el Cantar de los cantares (6,3) canta en términos de entrega mutua el amor de Dios para con su pueblo: “yo soy para mi amado y mi amado es para mí”. Dios y el hombre son el uno para el otro. En este ser el uno para el otro, la persona humana, lejos de quedar anulada, queda supremamente potenciada en su propia humanidad; y Dios, lejos de quedar empequeñecido, manifiesta lo que es, un Dios que no puede más que amar, porque la relación es un elemento constitutivo de su ser. “Se da ciertamente una unificación del hombre con Dios”, dice Benedicto XVI, pero en esta unificación ninguno queda anulado, los dos “siguen siendo ellos mismos”, pero potenciados.

“Con su Encarnación, Dios se ha unido con todo hombre”. Así se expresa el Magisterio del Vaticano II y de Juan Pablo II, inspirándose en la teología patrística. La Encarnación es, sobre todo, un misterio de amor, cuya iniciativa está en Dios. Entender la encarnación desde la perspectiva del pecado es hacerse una pobre idea de Dios y una pobre idea del hombre. La Encarnación no es algo coyuntural; es, como dice Juan Pablo II, “la dimensión que Dios quería dar a la vida humana desde sus comienzos”. La Encarnación sólo se entiende desde la perspectiva del amor, de un Dios que crea un ser a su imagen para poder amar y ser amado y, por eso, desde el comienzo de la historia, va en busca del ser humano, buscando una respuesta a su amor.

Posterior Anterior


Hay 3 comentarios, comparte el tuyo

En caso de duda, puede consultar las normas sobre comentarios.

Aviso: los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores. Por este motivo, tu comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Cancelar repuesta


J. Garciaevo con su
22 de Diciembre de 2019 a las 12:57

En la Encarnación del Hijo de Dios, el hombre, todo hombre, queda de alguna forma “divinizado”. El cuerpo humano adquiere una nueva dimensión: “la materia espiritualizada” que recibe en el momento de su concepción se encuentra de nuevo con su Creador en un diálogo amoroso.

Francisco
24 de Diciembre de 2019 a las 10:57

Cuanta razón tiene el autor, y qué profundo y hermoso todo lo que dice. Siempre me ha parecido que la única forma sensata de entender el Amor de Dios por el hombre, y de éste por Él, es una RELACIÓN ESPONSAL, de AMOR, similar a la de un esposo por su esposa y viceversa. La cuestión es ser consciente y tener experiencia personal de ese AMOR de Dios por mí, y, con la ayuda de su Gracia, corresponder a ese Amor incondicional

Delia María Sagastegui
27 de Diciembre de 2019 a las 15:23

Dios al ser amante de su pueblo manifiesta la esencia de su ser, la relación. La Encarnación grita a los cuatro vientos que Dios no puede ser sino Amor. Y con ello grita también que nuestra dignidad humana queda divinizada. Que su Espíritu nos ayude a corresponder a semejante amor.

Suscripción

Suscribirse por RSS

últimos artículos

Archivo